El encuentro de dos mundos

El e-business va mucho más allá del comercio electrónico, englobando las transacciones que una em
Mónica Mistretta

Por años se ha hablado de la necesidad de “alinear” la tecnología de información con los objetivos del negocio. Gurús de todo tipo (léase también consultores) hicieron millones tratando de explicar cómo llevar la teoría a la práctica... con magros resultados. Pareciera que, finalmente, ha llegado el escenario en el que convergerán ambos mundos: la sala de consejo con el departamento de sistemas. El escenario se llama e-business, cuya traducción literal podría ser algo así como empresas electrónicas.

-

E-business va más allá del comercio electrónico, englobando las transacciones que una empresa realiza entre proveedores y clientes, aprovechando a Internet.

-

Pues bien, dada la necesidad de implantar aplicaciones que faciliten la interacción de la empresa con su entorno, al tiempo que provean información actualizada al minuto para facilitar el proceso de toma de decisiones, los departamentos de sistemas están comenzando a sentir la presión.

-

Una reciente encuesta realizada por Information Week en colaboración con Businessweek entre 375 ejecutivos senior y de sistemas reveló que más de 70% de los directivos de sistemas se ha visto involucrado en la toma de decisiones de negocio y casi 60% asegura que e-business ha forzado a su departamento a liderar procesos de reingeniería.

-

Cabe subrayar un hallazgo interesante: que el objetivo principal de implantar aplicaciones de e-business no es generar nuevas fuentes de ingresos, sino crear o mantener la ventaja competitiva actual, mejorar la satisfacción del cliente o mantener el ritmo con respecto a la competencia. En la mayor parte de los casos, los distintos sabores de e-business se encuentran presentes: 81% de los que respondieron dijeron que su compañía tenía un sitio Web; 76% tiene intranets; 56% cuenta con redes de intercambio electrónico de datos (ya sea tradicional o utilizando Internet), y 35% han iniciado comercio electrónico en el Web.

-

Aunque las encuestas no dejan de tener siempre un lado revelador, lo cierto es que estos hallazgos vienen a reforzar algo que intuitivamente  hemos venido experimentando. Cuando nuestra experiencia en una transacción comercial o un servicio es eficiente, detrás hay un sistema computarizado que lo hizo posible.

-

No obstante, la realidad en México todavía está lejos de coincidir con los resultados de la encuesta antes citada. Los proveedores de aplicaciones todavía se lamentan de lo alejado que se encuentran los directivos de sistemas de quienes toman las decisiones de compra, sea debido a un divorcio explícito o a la falta de un lenguaje común. Asimismo, mientras que es innegable que estos últimos comprenden los beneficios de una aplicación para los objetivos de la empresa, no siempre están dispuestos a lidiar con el cambio tecnológico y la curva de aprendizaje que lleva implícito. Por lo tanto, dejan que el departamento de sistemas lidie con la carga.

-

Son contadas las empresas donde los directores de sistemas forman parte del consejo de administración. Si se miran de cerca estos casos, se trata de compañías que utilizan herramientas de ti de manera intensiva y han conseguido una ventaja competitiva. Si con ello han logrado mejorar la satisfacción de sus clientes, el siempre escurridizo concepto del retorno de la inversión puede considerarse al menos como positivo.

-

Si, como ha sucedido en el pasado, los casos estadounidenses son un indicador de lo que estará sucediendo en México, no cabe duda de que el e-business será también un motor para terminar de alinear los mundos de la tecnología y el negocio.

Newsletter
Ahora ve
El auto perfecto para evitar el tráfico
No te pierdas