El enigma Aznar

¿Héroe o villano? El ex presidente español se defiende y cree en un área de libre comercio occid
Alberto Bello /

José María Aznar, 51 años, presidente del gobierno español entre 1996 y -marzo de este año, luce ojeras color huitlacoche. Una gira latinoamericana para -presentar su libro Ocho años de gobierno lo trajo a México en agosto. -Una visión personal de España, lo ha llevado de entrevista en entrevista. Él -quería “explicar el porqué de las cosas” en sus años de presidencia en -aquel país, afirma entre cordial y mecánico.

- Quiere explicar, por ejemplo, que el producto interno español creció en -ocho años 64%, muy por encima de la media europea; que la inversión española -en América Latina llegó a $105,000 millones de dólares, de los que 10% -vinieron a México, con la llegada de los bancos BBVA y Santander, o -Telefónica. También ha repetido hasta el cansancio que su estrategia -antiterrorista ha contenido fuertemente la violencia de ETA, el grupo -separatista vasco, responsable de muchos atentados. O las razones por las que -está convencido –“aún tengo el casco puesto”, dijo en algún encuentro -privado durante su visita– de que Irak está mejor ahora que antes.

- No lo dejan en paz. Todos quieren saber acerca de los tres días que -precedieron a la derrota electoral del Partido Popular, el 14 de marzo. Una -comisión de investigación del Congreso español aún analiza si el gobierno -mintió al atribuir la autoría de los atentados del 11 de marzo a ETA para -impedir una derrota electoral. Y está dispuesto a ponerse delante de quien sea -para defender su visión: “España está infinitamente mejor hoy que en 1996”, -cuando derrotó al invencible Felipe González por 300,000 votos.

- El costo de la arrogancia
-
La oposición y muchos analistas criticaron al gobierno de Aznar por la -actitud que mantuvo en la última Legislatura, durante la que contó con -mayoría absoluta.

- Mientras Reino Unido y Estados Unidos investigaban las informaciones con que -sustentaron la invasión de Irak –lo que desencadenó dimisiones en los -órganos de inteligencia estadounidenses–, el gobierno de Aznar no hizo nada. -Y con gran riesgo político había apoyado la invasión de Irak en marzo de -2002, con 91% de la población en contra, según una encuesta del Centro de -Investigaciones Sociales (CIS) español.

- “Para mí lo determinante es que la legalidad internacional había que -respetarla”, dice. “No estamos hablando de una intervención preventiva, -como se dice a veces. Estamos hablando de una intervención sobre 17 -resoluciones de la ONU.”

- Pero todo se basó en información falsa...
-
Los inspectores no pudieron acreditar que ese armamento no existía. Y si -los inspectores no pudieron hacerlo, tampoco lo pudieron acreditar los sistemas -de inteligencia. Y punto.

- No se sale una coma del discurso. Inspector de Finanzas del Estado, Aznar -asumió en 1990 la desorientada dirección del PP. Aplicó una disciplina -férrea y transformó su partido en un tanque sin fisuras –y ay de quien -discrepara– contra el gobierno de González. La lucha contra la corrupción -fue su bandera para derrotarlo.

- Sostiene tenazmente sus puntos de vista. El gobierno dijo “la verdad” -después de los atentados al afirmar que la autoría era, con la mayor -probabilidad, de ETA. Fueron la prensa y la oposición quienes en vísperas de -las elecciones “tuvieron actitudes muy poco democráticas”, afirma, al hacer -públicas informaciones que guiaban hacia la pista islámica de Al Qaeda –finalmente -cierta–. “Me siento personalmente muy tranquilo.” El candidato popular, -Mariano Rajoy, obtuvo 10 millones de votos en su derrota ante Rodríguez -Zapatero.

- Pero el legado Aznar se desmoronó, al menos en estos primeros meses. En su -partido una corriente trata de dejar atrás los años de gobierno del castellano -para mirar adelante. El presidente José Luis Rodríguez Zapatero, inesperado -vencedor de las elecciones por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), se -dedica a deshacer todo lo que Aznar ató: el regreso de las tropas de Irak y el -reinicio del diálogo con los partidos nacionalistas vasco y catalán.

- Hay que reformar la ONU como el resto de las instituciones multilaterales -nacidas después de la Segunda Guerra Mundial. “No es conveniente defender -ejercicios de multilateralismo que se convierten en bloqueos del funcionamiento -de las instituciones multilaterales, porque eso lleva a que la situación no -tenga salida”, afirma, en alusión al veto prometido por Francia y Alemania a -la invasión de Irak.

- “No tiene ningún sentido” mantener a los cinco miembros permanentes del -Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (China, Rusia, Francia, Alemania y Gran -Bretaña), por lo que habría que “ampliarlos y establecer más miembros no -permanentes”, así como “revisar el derecho de veto y poner reglas nuevas”.

- El crecimiento económico
-
Aznar puede presumir de un crecimiento económico superior a la media -europea, y es lo que le permitió tomar decisiones como la invasión de Irak. Su -movimiento clave fue el estrechamiento de los lazos con Estados Unidos y Gran -Bretaña frente a los tradicionales aliados de España, Francia y Alemania, -embarcados en la redacción de una constitución europea que limita el peso de -Madrid en la Unión Europea. En sus años de gobierno se concluyeron las -privatizaciones de Telefónica, Argentaria (hoy BBVA), Repsol o la eléctrica -Endesa, iniciadas en los 14 años de gobierno de Felipe González. Reformó el -mercado laboral, lo que provocó una huelga general; liberalizó el mercado de -la electricidad y la telefonía. Muchas compañías españolas buscaron el -crecimiento en México. Las inversiones en los últimos cinco años en este -país suman $5,000 millones de dólares.

- ¿Cuáles fueron las claves de su gestión económica?
-
Primero confianza económica en el país, confianza institucional, reformas, -bajadas de impuestos, liberalización de todos los sectores, privatizaciones de -empresas, reforma laboral y apertura del país al exterior. Ese es el secreto -del éxito de España, eso se llama cinco millones de puestos de trabajo en los -últimos ocho años y se llama un incremento de 64% de la riqueza nacional con -estabilidad.

- Ninguna de estas reformas se han podido hacer en México en los últimos -años. ¿Cómo ve la transición mexicana?
-
Yo espero que se consolide. De momento el proceso marcha. El problema es -cuando los procesos se paran. Después de siete décadas de régimen monolítico -que se abra una experiencia alternativa es muy positivo.

- Pero el gobierno mexicano tiene serios problemas de gobernabilidad y de -formación de acuerdos.
-
Cuando no se tiene la mayoría en las Cámaras es un gobierno difícil, y si -no se pueden articular consensos y apoyos que provoquen reformas en el país, -pues puede haber dificultades. Pero el camino esencial de México, de -alternancia, es bueno que se consolide y se fortalezca.

- En su etapa de gobierno han llegado a México varias empresas españolas. -¿Cómo percibe la relación económica México-España?
-
Entre 1990 y 1996 España invirtió $5,000 millones de dólares en América -y de 1996 a 2001 otros $105,000 millones. México fue uno de los principales -receptores. Es una opción estratégica, de fondo, no coyuntural. Deseo que a -futuro se pueda crear un gran área económica occidental que englobe a Europa y -Norteamérica (TLCAN) y luego se extienda. Engancharía a América a las -corrientes de estabilidad y seguridad atlánticas, y traería cierto grado de -estabilidad política y económica para muchos países. Podría estar en 2015, y -eso significa eliminar barreras, obstáculos y luego llegar a esa área de libre -cambio.

- ¿Qué representa México para los empresarios españoles?
-
El TLCAN consolida un área muy importante, pero a la vez México ya es un -socio privilegiado de España, y viceversa. México tiene un papel central para -atraer a Centroamérica y Sudamérica en la expansión de la prosperidad.

- Hay una foto célebre de José María Aznar, jovial, con un puro en la boca y -los pies sobre una mesa. A su lado están George W. Bush y Tony Blair. Eran los -tiempos del poder. ¿Bush o Kerry?. “Bush es amigo personal mío”, dice con -firmeza.

- ¿Y cómo es Bush?
-
Un buen presidente. Una persona sencilla, afable, con ideas claras, que -tiene a veces el inconveniente de decir lo que piensa. Y eso en la vida -política no se perdona.

- Tal vez, la imagen de sí mismo que proyecta Aznar en su libro. Se levanta, y -se dirige a una nueva entrevista con un suspiro.

Ahora ve
No te pierdas