El equilibrio que falta

Con ex empresarios al timón económico, el estado incentivó e incrementó la inversión, pero no r
Guadalupe Rico Tavera

Cada vez que el gobernador de Jalisco inaugura una empresa, no pierde la oportunidad para jactarse de las inversiones captadas por la entidad: nada menos que $5,000 millones de dólares en menos de un sexenio que, según datos oficiales, generaron 107,000 puestos de trabajo.

- “Iniciamos con un trabajo muy activo de promoción hacia afuera, diseñamos material promocional, creamos el Consejo Estatal de Promoción Económica (CEPE) y generamos los incentivos para atraer la inversión nacional y extranjera”, dice con orgullo Sergio García de Alba, titular de la Secretaría de Promoción Económica (Seproe).

- Sin embargo, los capitales han estado sumamente concentrados sectorialmente en telecomunicaciones y electrónica, y regionalmente en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG) y sus áreas conurbadas, lo que deja serias carencias de infraestructura para la población.

- Raúl Padilla, diputado del Partido de la Revolución Democrática (PRD) en el congreso local, pone en entredicho las cifras que reporta el gobierno jalisciense. “Son cuentas muy alegres”, califica. Sustentado en estadísticas de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial (Secofi), el también presidente de la Comisión de Desarrollo Económico y Social del Congreso del Estado sostiene que la inversión extranjera registrada en la entidad durante este sexenio “ha tenido un comportamiento normal, y no muy diferente a lo que ha sucedido en el resto de la República”.

- Los capitales instalados en la región son “reflejo de una política nacional y de la inercia generada por el Tratado de Libre Comercio”, lo apoya el diputado priista Jaime Hernández.

- No todos piensan igual. Para Alfredo Molina, director del Centro de Estudios Estratégicos del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), campus Guadalajara, los resultados son evidentes.  “Las inversiones ahí están, el empleo lo podemos ver, y la dinámica de las empresas la estamos viendo”. Y atribuye buena parte de los logros a la visión empresarial del titular de la Seproe. 

- Aunque el balance sea positivo, y por más que el gobernador Cárdenas reitere que en Jalisco “no hay retorno” porque “el cambio está funcionando”, Molina juzga que es momento de hacer un alto en el camino para evaluar si “la receta que funcionó en los años pasados nos va a funcionar para adelante”.

- La conclusión de Guillermo Martínez, presidente del Centro Empresarial de Jalisco (CEJ), es en el mismo sentido. “La medicina ya se dio; ahora necesitamos ver qué vitaminas tomamos para fortalecer la nueva estructura que hemos formado”. 

- Los imanes de atracción
De los $5,012 millones de dólares que entre mayo de 1995 y julio pasado había captado Jalisco, cerca de 55% eran capitales extranjeros, 36% nacionales, de los cuales sólo 8% son jaliscienses, y el resto son mixtos. Según el secretario de Promoción Económica –que proviene de las filas de la iniciativa privada–, la proporción de los flujos es lógica, y responde al impulso que en los primeros años de gobierno se dio a la inversión foránea, en virtud de la crítica situación por la que pasaban los empresarios de casa. Sin embargo, como un signo de su recuperación, “a partir de 1999 empezó a verse una participación mayor de los empresarios locales en la inversión privada, llegando en este año casi a 20%”, aclara.

- Martínez admite el rezago de los inversionistas regionales, aunque no los culpa del todo. “El esfuerzo no fue conjunto, porque ambas partes no supimos amalgamar un proyecto que permitiera que el sector empresarial jalisciense tomará más posiciones”.

- Mucho depende de la actitud de riesgo que asuma el empresario, opina Jorge García Fernández, director ejecutivo de Hilasal, compañía tapatía que en los últimos cuatro años ha invertido $36 millones de dólares y cuyas ventas han crecido 4.8 veces. 

- Con menos de un año de instalado en la perla tapatía, el Grupo Aeroportuario del Pacífico, firma de capital mixto (español y mexicano), no ha tenido ningún obstáculo para invertir en el estado.  “Por parte del gobierno de Jalisco todo ha sido ayuda”, valora su director general, Ubaldo De Azpiazu.

- ¿Ha habido, entonces, un trato privilegiado para los inversionistas de fuera? La pregunta, y reclamo de algunos empresarios jaliscienses, es rechazada por García de Alba, argumentado que los incentivos otorgados por el CEPE (deducciones temporales de impuestos y aportaciones estatales para obras de infraestructura y programas de capacitación) no diferencian de dónde proviene la inversión. “De los recursos humanos y económicos de la Seproe 90% son para atender los sectores locales. Incluso, mi agenda como secretario está más dedicada a la atención de proyectos locales que a inversionistas extranjeros”, agrega.

- Por sectores, 51% de los capitales que han arribado al estado corresponden a la industria electrónica y de telecomunicaciones. No es gratuito, pues desde que se inició esta gestión se determinó que sería el primer sector estratégico a promover.

- Jaime Reyes, presidente de la delegación Occidente de la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, Telecomunicaciones e Informática (Canieti), asevera que su sector ha correspondido con creces a la prerrogativa. “Hemos contribuido creando más plazas de trabajo (90,000 a la fecha), hemos ayudado considerablemente a las exportaciones de Jalisco (con tres cuartas partes de lo exportado en 1999), y hemos traído una cultura de calidad total y de respeto a la gente”.

- En cuanto a regiones, poco más de la mitad de la inversión productiva se ha quedado en la zona metropolitana de Guadalajara. La concentración aumenta a tres cuartas partes si se consideran los municipios de la zona connurbada. Pero esto se ha traducido en una excesiva concentración demográfica con los consiguientes problemas de falta de infraestuctura.

- Para contrarrestar la tendencia concentradora, el gobierno jalisciense premia a la inversión que se instale fuera de la ZMG. De igual forma, a partir de 1998 arrancó la construcción de siete parques y dos jardines industriales en el interior del Estado, a fin de descentralizar los sectores altamente empleadores de mano de obra.

- En opinión del presidente del CEJ, la reacción fue tardía y debió haberse dado al iniciar el sexenio. García Fernández, de Hilasal, valora la creación de esa red de parques industriales, aunque alrededor de ellos percibe la falta de una infraestructura adecuada.

- Los avances, acepta el titular de la Seproe, son incipientes, pero ya se empiezan a notar. “Del empleo formal que se generaba en Jalisco en 1994, 83% era en la ZMG y 17% en el interior del Estado; para junio, la proporción era de 70% y 30%, respectivamente”, aporta como prueba. No obstante, reconoce que la regionalización es un proyecto de más largo plazo.

- Lanzado con bombos y platillos en 1997 como una estrategia para generar un proceso sostenido de  desarrollo en cada una de las 12 regiones de la entidad, la regionalización ha sido, a juicio de Padilla, del PRD, más papel que hechos concretos. “Nunca funcionó; es nada más una tomadura de pelo”, arremete el priísta Hernández.

- Claroscuros
El Sistema Estatal de Información Jalisco reporta que, de diciembre de 1995 a junio de este año, se habían creado en la entidad cerca de 284,000 nuevos puestos de trabajo. Ello, según la misma fuente, ubica al Estado como el segundo empleador del país después del Distrito Federal, desplazando al Estado de México.

- Aunque escalar un peldaño ayudó a que la tasa de desempleo abierto en la ZMG cayera en los seis últimos años de 6.40% a 1.70% (41 céntimas inferior a la media nacional), también ha provocado que los empresarios locales sufran para conseguir personal. “Trajimos industria, sobre todo electrónica y maquiladora, pero no hubo al parejo un proyecto para cubrir las necesidades de la empresas que llegaron. Por ello el problema más serio que hoy vive Jalisco es la escasez de mano de obra calificada”, lamenta el presidente del centro empresarial.

- De acuerdo a estudios del Instituto Jalisciense de Promoción y Estudios Económicos, el lado oscuro de la competencia por los recursos humanos es una alta rotación de personal. “Ocurre en la mitad de las empresas (encuestadas), y ésta equivale a 21% del total que labora en una empresa en sólo cuatro meses”. El lado claro es que los trabajadores han visto incrementar sus salarios en términos reales (con una recuperación de entre 3.67% y 5.72% en este año).

- “A la industria electrónica se nos critica que ya no hay ayudantes caseras o que hemos encarecido la mano de obra. Eso es positivo, porque hemos elevado el nivel de competencia para la gente, lo que ha creado mayor riqueza en la comunidad”, comenta Reyes, también gerente general de Guadalajara Manufacturing & Solutions de Hewlett Packard de México. 

- Aun cuando el Estado lleve el papel coestelar en personal ocupado y sea el tercero del país en unidades económicas (según estadísticas del Instituto Nacional de Geografía e Informática de 1998), Padilla observa que Jalisco ha perdido dinamismo económico en los últimos años. Su crítica tiene que ver con la caída en la aportación de la entidad al Producto Interno Bruto (PIB) nacional (de 6.56% en 1993 a 6.35% en 1998), y el consiguiente retroceso del tercero al cuarto lugar entre las todas las entidades de la República.

- García de Alba rechaza el dictamen del diputado del PRD. “La economía de Jalisco está creciendo de 20% a 30% arriba del crecimiento nacional”, sostiene. Y si se quiere evaluar a este gobierno, agrega,  hay que comparar la aportación al PIB nacional de 1995  (6.26%) contra la de 1999 (6.50%). “Nos hemos quedado en el cuarto lugar, pero le hemos tomado más cacho al PIB nacional”.

- Para Molina, del ITESM, es importante tomar en cuenta el factor de la temporalidad. “Sería muy inocente pensar que el efecto en el PIB de lo que se ha hecho en la presente administración va a verse en este periodo; se verá de manera importante en el siguiente sexenio o en los dos siguientes sexenios”, explica.

- A los jaliscienses les cala hondo que Nuevo León, un Estado con menos unidades económicas y personal ocupado, les haya arrebatado la medalla de bronce. El funcionario de la Seproe interpreta la paradoja a partir de los motores que impulsan ambas economías. “Mucha de la economía de Nuevo León está anclada en industrias como el acero, el cemento y el vidrio, que tienen el beneficio de los oligolipolios. En cambio, el crecimiento de nuestra economía está basado en la industria electrónica y de telecomunicaciones, en la industria alimenticia, y en miles de micro y pequeñas empresas que se han reactivado y que se están enfocando a nichos de mercado de mayor valor agregado”. 

- Bajo esa óptica, y de continuar la dinámica de la entidad, confía en que este mismo año la economía jalisciense le esté pisando los talones al PIB de Nuevo León. Es más, “conforme pasen los años los vamos a rebasar”, apuesta.

- Calidad por cantidad
El funcionario estatal está seguro que la industria electrónica se ha anclado de tal forma en lo que se conoce como el Valle del Silicio Mexicano, que seguirá siendo una de las principales fuentes de inversión en los años venideros. Reyes, de la Canieti, no lo está tanto. Y es que, entre 1998 y 1999, este centro de manufactura ha perdido proyectos de inversión por más de $700 millones de dólares, los cuales hubieran implicado duplicar su tamaño en términos de empleo, exportaciones y contribuciones fiscales.

- El líder del sector atribuye la pérdida de los proyectos a la falta de competitividad como país y como región en cuatro terrenos: política industrial, sistema fiscal, recursos humanos e infraestructura. Sin embargo, aclara que, por ser factores que caen más dentro del ámbito federal que estatal, es el próximo gobierno foxista el que debe tomar cartas en el asunto.

- La instrumentación de las propuestas de la Canieti –presentadas al presidente electo en septiembre–, tiene un carácter de urgente, toda vez que actualmente hay inversiones por más de $600 millones de dólares que están evaluando si se localizan o no en Jalisco. “De destrabarse los factores que hoy inhiben las inversiones, podríamos duplicar en tres años lo que el sector ya ha logrado en el estado”, vaticina Reyes.

- Para repartir los beneficios, estima necesario apoyar la incorporación de la micro y pequeña industria local a la cadena de la electrónica, propiciando una mente empresarial de calidad total, financiamiento y costos competitivos. Molina extiende el concepto de integración hacia el resto de las cadenas productivas. “Si integramos más las cadenas, vamos a crear mayor valor agregado en el estado”, asegura.  

- Otra forma de darle valor a la economía, abunda, es generar empleo donde se pague el conocimiento. Y en particular señala que la ZMG debe dar el brinco de “la mano de obra a la mente de obra”.  Para Reyes tampoco es deseable que la metrópoli base su crecimiento en la manufactura. “Queremos diversificar el sector, por lo que a la nueva administración le pediremos un impulso mayor a la industria del software y que incentive más empresas que se dediquen al desarrollo de tecnología propia”.

- ¿Y qué hay del desarrollo del resto de la entidad? García de Alba no ve otra salida que intensificar las inversiones fuera de la ZMG. “Hay que llevar todavía mucho más inversión productiva al interior del estado, generar proporcionalmente mucho mayor empleo, lo que va de la mano de la diversificación de la economía de muchos municipios y regiones de Jalisco que están altamente concentrados en sectores vulnerables como el agropecuario, textil, confección o minería”.

- Sin embargo, dados  los rezagos que varios de los entrevistados siguen observando en  la infraestructura actual –abasto de agua, energía eléctrica, carreteras internas–, parece que el desarrollo regional será un reto que el actual mandato heredará a sus sucesores.

- A cuatro meses y medio de concluir el sexenio, García de Alba no oculta que quedaron asignaturas pendientes, siendo una de ellas la de la calidad. “A este gobierno le tocó la parte de cantidad en el desarrollo, y al próximo le deberá tocar la calidad de desarrollo”, remata.

Ahora ve
No te pierdas