El fantasma de la pobreza

Como en el resto del país, el más grave problema de Querétaro es la pobreza. El gobernador habla

Con una larguísima trayectoria en puestos de representación popular, que comenzó a los 24 años y habrá de culminar al final de su sexenio, cuando tenga 51, Enrique Burgos García, gobernador constitucional del estado de Querétaro, es un hombre optimista, puesto a dar las batallas que hagan falta para consolidar el proceso de industrialización de una entidad sedienta de agua e inversiones.

- Impulsor de una política de entendimiento, durante su mandato se ha logrado fincar un clima de tranquilidad política y laboral, que se manifiesta en el hecho de que en los últimos dos años no ha estallado una sola huelga en la región.

- Resultado de ello es, sin duda, la voluntad de numerosos inversionistas locales, nacionales y extranjeros para colocar nuevos capitales en fierros y ladrillos, estableciendo un récord envidiable para cualquier gobierno. Burgos asegura, en efecto, que en los últimos tiempos se ha fincado en promedio una industria mensual, en buena medida eslabonada a cadenas productivas en el sector de autopartes.

- Pero eso no basta. Abogado de profesión, el gobernador admite que en Querétaro "hay un fantasma grave que se llama pobreza, y que tenemos que atacar a fondo". ¿Cómo? No sólo con inversiones, ciertamente, sino con democracia.

- "Pobreza e inestabilidad son procesos que se aproximan -percibe el mandatario-, y esto tiene que ver también con las salidas democráticas; debemos poner las reglas claras, revisar nuestros esquemas legales y nuestras estructuras jurídicas; tenemos que estar más cerca de la sociedad y que el peso de nuestras fuerzas políticas se determine en función de la voluntad social. Sociedad y gobierno no son expresiones contrarias. El gobierno es la sociedad políticamente organizada."

- Esto, traducido a lo cotidiano, significa para Burgos fortalecer los vínculos de comunicación y desarrollar formas simples de acercamiento entre los funcionarios públicos y los diversos sectores. Desde invitar a los inversionistas a desayunar, o visitar las representaciones obreras y empresariales para escuchar sus propuestas, hasta crear consejos de concertación ciudadana para discutir y resolver en torno a temas como obra pública, vivienda, educación...

- Inversionistas consentidos
En consonancia con la época, Burgos ha hecho a un lado las políticas subsidiarias y situado a su gobierno en el papel de un promotor. "Somos gestores", dice y enfatiza que su responsabilidad es facilitar el camino a las inversiones, apoyando la creación de infraestructura y propiciando un clima de estabilidad.

- Con amplia experiencia como asesor jurídico de la CTM y la FSTSE, él mismo secretario de organización del Sindicato de Profesionistas al servicio de la central obrera que comanda Fidel Velásquez, el gobernador conoce el punto flaco de los inversionistas y decide atacar por ahí. "El inversionista -califica- es muy sensible y receptivo. El clima es lo primero que advierte: cómo están las relaciones patronales, cómo es el comportamiento de los sindicatos, la prestación de servicios, el funcionamiento del gobierno... y nosotros hemos procurado que la atmósfera sea atractiva, asegurarle condiciones propicias, reglas claras, y que las relaciones obrero-patronales se den con absoluta transparencia."

- La mecánica no tiene nada del otro mundo y bien podría resumirse en un solo concepto: relaciones públicas. O como Burgos lo expresa sin rodeos: "El gobernador tiene que ponerse al servicio de la gente, destrabar lo que este trabado y pedirles (a los inversionistas) que generen inversión."

- Pero el presupuesto no da para hacer alharaca de la promoción, así que, aunque no sea ese el método más adecuado, admite, su gobierno no ha realizado viajes ni auspiciado comitivas para promover a la entidad fuera del país.

- "Nuestro mercado natural es la zona texana", piensa, y para alentar los intercambios el gobernador ha abierto sus oficinas a los empresarios que tienen interés en acercarse. También consienten a los cónsules, a los embajadores de países más lejanos. "Los buscamos, les mandamos el anuario económico, los estudios sobre la perspectiva de turismo. Les decimos: venga a Querétaro un fin de semana. Los paseamos, los cuidamos..."

- Es parte del plus que han de ingeniar los gobernadores entre codazo y codazo para atraer a su entidad las inversiones foráneas que han decidido establecerse en México. Burgos acepta que hay una competencia a este respecto entre los ejecutivos estatales, pero no una guerra: “Procuramos conservar una buena relación; cabildeamos mucho; no hablamos mal de nadie. Simplemente decimos que condiciones hay aquí, mostramos el ambiente y los invitamos a conocernos".

- Como parte de este esfuerzo de promoción, en octubre del año pasado se celebró en Querétaro la Eurobolsa, una muestra de oportunidades europeas de inversión productiva que "dejó un buen saldo, pues Querétaro tuvo la oportunidad de mostrarse, de ser un aparador."

- Y si al momento de la entrevista no se habían clausurado, pese al colapso financiero del país, ninguno de los proyectos de nuevas inversiones que ya se habían concertado, si bien es cierto que muchos otros aún no eran ratificados.

- Satisfecho y contento, Burgos comenta que Grupo Vitro, ya le aseguró que su inversión por N$50 o N$70 millones de nuevos pesos (no recuerda la cifra exacta), para instalar una fábrica de latas y tapas para refrescos, sigue en pie (operará como una ampliación de la planta Vidriera de Querétaro que el grupo tiene ahí), y los holandeses no han desistido de una inversión cuantiosa, a tres años, por $90 millones de dólares", porque independientemente de la coyuntura nacional, "los hechos hablan de que resulta atractivo Querétaro".

- Atemperar la crisis, no resolverla
El actual reajuste económico que vive el país no significa, para Burgos, ninguna tragedia. La propia entidad ha vivido procesos vitales de cambio al pasar de ser una entidad ganadera, hace unos 30 años, a una región eminentemente industrial, comercial y turística, en ese orden.

- "Más de 50% del Producto Interno Bruto deriva de la industria, establecida principalmente en el corredor que se forma entre la capital y San Juan del Río", señala el ejecutivo local, y añade: "Tenemos industria con tecnología de punta, muchas de ellas exportadoras. Sin embargo, en la composición industrial hay diferencias muy marcadas, el grueso de la industria es la pequeña y la micro, alrededor de 75-80%

- De modo que, para atemperar la crisis Burgos y su equipo están buscando la manera de integrar cadenas productivas que enlacen a las micro y pequeña empresas con las grandes y medianas. "Tenemos que descubrir áreas de productividad, para que la gran industria en Querétaro le dé preferencia a los microindustriales del estado", en vez de comprarle a proveedores de otras partes.

- Azaroso como suele ser el destino de los capitales, que van siempre a donde los rendimientos prometen ser mayores, las inversiones que han fluido a Querétaro en los últimos años han dado preferencia al sector de autopartes, dice Burgos.

- Y aun cuando el mandatario estatal no parece ver en esto una limitación, advierte las consecuencias que sobre este sector está teniendo la contracción del mercado automotriz, e incluso reconoce que "como promotores de la industria automotriz, nos preocupa el comportamiento que tendrá en los meses venideros".

- Para captar divisas
Esto no acaba sus preocupaciones. La ganadería y la agricultura, desplazadas por una industria que hoy resulta de todos modos insuficiente para auspiciar un desarrollo equilibrado, están de capa caída y hoy es urgente, dice el ejecutivo "explorar otras áreas".

- Burgos piensa que Ahí es un buen productor de leche, con ganadería de buena calidad, que tuvo tiempos mejores, pero "vino una época mala, la gente vendió su ganado al rastro y mermó la producción. Una de las quejas del ganadero era que no podía competir con la leche en polvo. Con la gravedad que implica la nueva paridad, algunos podrán encontrar filones de productividad".

- El maíz y el sorgo, cultivos tradicionales, tampoco son ya competitivos, y hace falta introducir nuevos cultivos para que “nuestro campo se vaya insertando en la producción para la exportación", y que las empresas agroexportadoras se constituyan en punta de lanza para la tecnificación de las áreas donde aún se realizan siembras tradicionales. "Aunque nos queda la parte difícil, agreste, semiárida, donde las oportunidades son más limitadas, no hay agua; así que la imaginación y el trabajo serán la alternativa."

- Por ahora parece que la imaginación no ha dado para mis que para pensar en turismo y es aquí donde el gobierno del estado le ha estado echando los kilos. "Si el turismo es la alternativa, pues impulsemos la oportunidad que representan las actuales condiciones (alude a la devaluación del dólar). El que venga de fuera, con dólares, podrá tener mejores oportunidades."

- Al menos es una actividad con potencial que representa, según las cifras estimadas por el mandatario, alrededor de 7.5% del PIB estatal. "Tenemos que ampliarlo mucho más. Empiezan a surgir pequeños hoteles de buen nivel, pero ya hay una infraestructura aceptable. Además, tenemos San Juan del Río, Tequisquiapan, escenarios naturales como los de Bernal, que hemos pretendido en los últimos tres años convertir en pequeños aparadores y la Sierra Gorda, con sus importantes misiones juniperianas. Tenemos la zona arqueológica de San Joaquín y, desde luego, la ciudad de Querétaro, que es un atractivo por su arquitectura y su historia."

- Lo que ve el inversionista
Promover la inversión no quiere decir, hacer fila detrás de una ventanilla para gestionar una solicitud. Significa desarrollar infraestructura y Burgos acepta que en esa zona "tenemos que trabajar en una infraestructura que resulte atractiva para la inversión".

- En los tres años que lleva en el cargo, ha trabajado, sobre todo, en el desarrollo de zonas habitacionales. "Teníamos un nivel de obra más o menos importante, parte con presupuesto del gobierno, parte financiada, pero el alza en las tasas de interés nos ha obligado a modificar nuestros proyectos, para hacerlos más acordes a la realidad."

- Eso no supone abandonarlos, sino hacerlos más eficientes con menos dinero. "La infraestructura es lo que ve el inversionista: vialidad, escuelas, universidades, tecnológicos, centros de investigaciones", y por lo mismo, es esencial en la atracción de inversiones.

- La técnica es, pues, recortar gasto corriente, adelgazar y simplificar la administración, apretar los cinturones de funcionarios públicos, porque "el gobierno no puede pedirle austeridad al obrero o al campesino, si no damos muestras de que el gobierno también se va a ajustar".

- "Por eso, también, hemos procurado trabajar intensamente, y con una perspectiva de corto plazo, en la revisión y profundización de nuestros esquemas democráticos. La situación económica nos obliga a revisar paralelamente la situación política y electoral. Sólo en función de la estabilidad y la paz social -concluye- podemos hacer un esfuerzo adicional para ser mis creativos en nuestro propio horizonte."

Ahora ve
Toto Riina, un sanguinario padrino de la Cosa Nostra, muere a los 87 años
No te pierdas
×