El fantasma de Sidek

-
Maricarmen Cortés

El 15 de febrero, el mercado accionario registró su tercera caída más importante en lo que va del año, al registrar el índice bursátil una contracción de 123 puntos, o 6.41%, y cerrar en un nivel de 1,798 puntos. La principal razón de esta baja fue una noticia, que (como ya parece ser la costumbre en la bolsa) primero tomó la forma de rumor y después se confirmó oficialmente: el Grupo Sidek, presidido por José Martínez Güitrón, no cubrió el vencimiento de pagos de papel comercial por un monto de $19.5 millones de dólares.

-

A pesar de que Sidek, que cotiza tanto en México como en el extranjero, se declaró en suspensión generalizada de pagos, y que el monto de los adeudos no cubiertos era relativamente bajo ante el valor de sus activos en dólares, las acciones de esta firma fueron suspendidas de su cotización en Nueva York. Mientras tanto, en México sé desplomaron en una sola jornada en más de 20%, tanto la serie B de Sidek, como la serie L, y las acciones de sus subsidiarias Situr y Simec.

-

Noticia bomba
La noticia no sólo alarmó a los inversionistas extranjeros, ante el temor de que otras empresas mexicanas pudieran seguir el ejemplo y suspender sus pagos, sino que también cayó como una bomba entre los funcionarios del gobierno mexicano y entre los propios bancos mexicanos acreedores, encabezados por Banamex.

-

A través de Enrique Villatela, director general de Bancomext, y de otros acreedores importantes de Grupo Sidek, el gobierno convocó a una reunión urgente a la que asistieron tanto los directivos de la emisora, como de los bancos acreedores. Los hermanos José y Jorge Martínez Guitrón, según trascendió, tomaron después la decisión de suspender los pagos del vencimiento de su emisión de papel comercial, en un acto verdaderamente irresponsable, pues en primer lugar no consultaron con sus banqueros y con las autoridades; y en segundo, existe la certeza de que, como pasó dos días después, se pudo haber llegado a un acuerdo con los acreedores para renovar los créditos, sin caer en el extremo de una suspensión de pagos que afectó la imagen de todas las empresas mexicanas en el extranjero.

-

De hecho se puede afirmar, sin temor a equivocarse, que Sidek se metió un auténtico autogol, pues se cerró las puertas del financiamiento internacional y difícilmente podrá volver a colocar deuda en el extranjero, a no ser que pague un costo financiero demasiado elevado.

-

En la reunión que sostuvieron los dirigentes de Sidek con Enrique Villatela, se analizaron también nuevos mecanismos de financiamiento que podrían estar al alcance de cualquier empresa exportadora. Tal es el caso de una especie de factoring, o bursatilización de las cuentas por cobrar, que piensa aplicar Bancomext en este año, iniciando con las grandes empresas exportadoras.

-

Es evidente que, entre los inversionistas extranjeros, cundió el temor de que, debido a la crisis de liquidez, el ejemplo de Sidek pudiera ser imitado por otras emisoras mexicanas que cotizan en el extranjero. Esta situación no se presentaba desde 1982, cuando el Grupo Alfa se declaró en suspensión de pagos. Hay que recordar también que, entonces, se daba por un hecho la quiebra de Alfa y sus acciones llegaron a costar $5 pesos, cantidad que entonces equivalía a un paquete de chicles. Cinco años después, con el super-boom del mercado bursátil, las mismas acciones de Alfa llegaron a cotizarse a niveles de $12,000 viejos pesos.

-

El esquema chileno
Lo que evitó la quiebra, no sólo de Alfa sino de las principales empresas del país en 1983, fuertemente endeudadas en Dólares, fue el Fideicomiso de Cobertura para Riegos Cambiarios (Ficorca).

-

Hoy, nuevamente las empresas están aún y endeudadas en dólares y atraviesan por una grave crisis de liquidez. Además, hay el agravante de que muchas de ellas, como Sidek, emitieron deuda de corto plazo para financiar proyectos de largo plazo.

-

En 1995, en lugar de un nuevo Ficorca, el gobierno lanzó un programa basado en el esquema chileno. Así, busca indicar las tasas de interés a la inflación y "aficorcar", por así decirlo, los créditos a las empresas. La gran interrogante hoy día es si ello será tan eficiente como el Ficorca, pero la respuesta no la tendremos en el corto plazo. Mientras tanto, el "fantasma" de Sidek seguirá asustando a los inversionistas extranjeros.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

La autora es licenciada en Periodismo especializada en temas financieros. Actualmente es columnista del diario Excélsior.

Ahora ve
Alemania tiene el reloj cucú más grande de todo el mundo
No te pierdas
×