El futuro, en Chihuahua

Con cerebros locales, diseña prototipos que se usarán en los próximos 15 años.
Leopoldo Eggers

Bacterias y circuitos eléctricos es lo que ha estado desarrollando Delphi en los últimos años en Chihuahua, desde que instaló su mayor centro tecnológico del mundo, fuera de Estados Unidos. Desde allí, salen los prototipos de los sensores y actuadores de la compañía que ya concentran 30% y 50% del mercado mundial.

- También se diseñan los dispositivos que se utilizarán en los automóviles del futuro (en tres a 15 años), combinando electrónica, informática y biotecnología. Todo esto ocurre en el México Technical Center (MTC), uno de los más importantes del mundo para Delphi. De los 34 centros que tiene en Norte y Sudamérica, Europa y Asia Pacífico, el mexicano es el primero en ingeniería avanzada fuera de su tierra natal.

- La mayor fabricante de autopartes realiza allí investigación básica y desarrolla nuevos productos y procesos para casi 80% de las automotrices mundiales. Los autos de lujo de Ford, General Motors o DaimlerChrsyler llevan sensores de aceite (detectan si aumenta un tipo de bacterias que se genera cuando se quema ese elemento) o de frenos (miden el peso y la distribución del mismo dentro del vehículo para frenar de manera segura).

- El cerebro de Delphi se instaló en Ciudad Juárez en el primer semestre de 1994, en medio de alzamientos indígenas, crímenes políticos y una economía cargada de desequilibrios. El país apenas tenía reservas para cubrir las importaciones de cuarenta días, mientras Delphi Automotive Systems invertía $30 millones de dólares para construir laboratorios. Unos 26,000 metros cuadrados albergarían un año después a 900 ingenieros de una decena de países.

- Delphi ya conocía México desde 1978. Fue durante todos esos años “cuando detectamos en este país una huella de ingeniería de 3,000 años”, afirma Mark Shost, director del MTC y fanático de la cultura azteca, mientras señala la pirámide de Quetzalcóatl en Chichén-Itzá.

- El éxito alcanzado en los primeros años provocó que en 1999 duplicaran la capacidad del MTC. Hoy cuenta con un área de 45,000 metros ocupados por 2,500 investigadores y se ha convertido en el mayor y más diversificado de los centros tecnológicos del grupo.

- Neuronas locales
-
Por el MTC fue la primera multinacional en México que saltó definitivamente de la maquila y ensamble al diseño, fabricación y manufactura integral. Allí tiene 400 proyectos en desarrollo o ya desarrollados como dispositivos híbridos que funcionan con gasolina y electricidad o con hidrógeno, autopartes cerámicos o robóticos. Cada año presenta entre 40 y 60 solicitudes de registro de patentes internacionales desde México.

- A ese ritmo, ya tiene 44 patentes internacionales, más de la mitad de las registradas en Estados Unidos (76). Uno de los desarrollos más recientes son los sistemas pasivos de detección de pasajeros, dispositivos que activan los cinturones y bolsas de aire de los automóviles según la fisonomía, peso y ubicación de cada pasajero.

- Para los directivos de Delphi, talento local no es lo que falta. De hecho, 80% de su plantel de investigación en Chihuahua es nativo. El centro que antes operaba en Indiana, Estados Unidos, se instaló en el país y armó su propia currícula. Lorenzo Rodríguez, director de la División de Ingeniería Avanzada (DIA) del MTC, fue a uno de los que atrajo la carrera de ingeniería mecatrónica en universidades mexicanas, un título que integra ingeniería mecánica, electrónica y tecnologías de información para desarrollos de productos y procesos inteligentes.

- Delphi apoyó económicamente este plan porque avizora la cosecha. “Hay una proporción creciente de las ventas que están siendo generadas por innovación; esto tiene una repercusión muy favorable en la rentabilidad, resultados y balances financieros de Delphi”, afirma Rodríguez.

- El síndrome de Oriente
-
Cuando en enero pasado cerró su planta en Ciudad Delicias, Chihuahua, el rumor que todos temían comenzó a correr. El cierre de uno de los 54 espacios productivos, la reducción en 8% de su planta laboral y el reclamo de la falta de reformas se veían como el inicio de la mudanza a China, cuestión que sus directivos han negado hasta el cansancio.

- Delphi no ha mudado infraestructura mexicana pero sí ingenieros y operarios. Pero con pasaje de regreso. Desde 1999, envía una cuadrilla de ellos para formar a colegas orientales en el centro de entrenamiento o en algunas de las 11 plantas que tiene en el país asiático. La empresa operará en China desde el año próximo un centro tecnológico con 500 empleados, menos de la tercera parte de los trabajadores del centro mexicano.

- Aunque incrementó 30% sus ventas en China en los últimos dos años, eso no fue a costa de las operaciones mexicanas. Hasta el año pasado, las 54 plantas que posee Delphi en México representan 27% de sus instalaciones fabriles en el mundo. Sus 65,500 empleados son casi 40% de su plantilla global, por lo que sigue llevándose el mérito de la mayor empleadora privada del país.

- Al menos por ahora, los rumores de mudanza fueron acallados hasta por una empresa japonesa, Shingo Prize, que premia a la excelencia en manufactura y condecoró a 15 plantas mexicanas de Delphi. Según su director internacional, Rob Robson “los niveles de calidad y eficiencia de las plantas chinas aún son superadas por sus contrapartes mexicanas”. Música para los oídos.

Ahora ve
Pese a la promesa de Trump, Carrier muda 300 empleos a México
No te pierdas
×