El gran pionero

Salón del empresario 2003
Bárbara Anderson

ENRIQUE MAZÓN LÓPEZ
(1918-2001)
Grupo Mazón

- El apellido Mazón remite a uno de los grupos empresariales más fuertes del noroeste del país y Enrique Mazón López fue su creador.

- Desde que tomó la rama de negocios agropecuarios de la familia, a finales de la década de los 30, el campo fue su gran pasión. Por aquellos años, Sonora distaba de ser una tierra de bonanza; más bien era un extenso, inhóspito y árido territorio. Pero su vocación y olfato para descubrir oportunidades donde nadie las veía –como recuerdan sus colaboradores– lo llevó a poner toda su energía allí.

- Cuando la región no tenía agua, fue pionero en perforaciones para incentivar la agricultura, que actualmente es uno de sus motores económicos. Sus hijos cuentan que a sus 80 años era un hombre tenaz, que siempre se interesaba en aplicar lo más reciente en ingeniería genética para semillas y en sistemas tecnológicos para la industria agropecuaria.

- Tuvo tiempo de probar de todo. Empezó con algodón para luego seguir con nogales y poner especial énfasis en los viñedos. También dedicó tiempo a la horticultura y al negocio porcicultor, y no paró hasta ser el más grande y moderno productor nacional. Por si fuera poco, creó una granja de camarones.

- “Mi padre era un hombre incansable que empezaba su jornada a las cinco y media de la mañana y a las siete de la noche todavía estaba llamando a sus colaboradores para pedirles algunos datos”, recuerda su hijo Enrique Mazón Rubio.

- El Grupo Mazón (que comprende tiendas al menudeo y mayoreo, además de empresas constructoras y maquilas) hacía descansar todo el negocio agropecuario en don Enrique: desde producción y distribución de semillas y frutos hasta implementos agrícolas, ganadería y alimentación.

- Su principal herramienta era el sentimiento: amaba lo que hacía y motivaba a la gente a compartir sus ideas. No sólo manejó sus negocios, sino también dedicó parte de su tiempo a presidir una decena de asociaciones y cooperativas empresariales, y hasta trabajó en el Consejo Directivo de algunos bancos.

- La filantropía fue otro de sus sellos. No hubo ninguna institución educativa de cualquier nivel en la región que no contara con el asesoramiento y el apoyo económico de Mazón López.  En el largo listado se encuentran el Instituto Kino, el Colegio Regis de la Orden Lasallista, la Universidad de Sonora, el campus local del Tec de Monterrey  y el ITESM Campus Sonora.

- "El era un líder natural, que siempre conseguía el apoyo de todos los sectores de la sociedad. La gente disfrutaba colaborar con él", afirma Enrique, uno de los ocho hijos que tuvo de su matrimonio con Dora Alicia Rubio.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Lo mismo ocurría con la ayuda social: participó en cuanta actividad filantrópica se desarrollaba en Hermosillo. Una de las fundaciones más importantes (y más cara a sus sentimientos) es la Georges Papanicolau, creada en memoria de su hija mayor fallecida de cáncer, la que asiste a personas de bajos recursos para tratamientos específicos. "No se cómo hacía, pero no faltaba a ninguna junta, a ningún acto", agrega su hijo Enrique.

- Su familia lo recuerda como alguien que siempre pensó como joven, que buscaba la innovación y que no se apegaba a lo tradicional. "Era ecuánime y un líder nato con mucha energía y alegría", agrega su hijo. Tal vitalidad lo mantuvo a la cabeza de todas las empresas del Grupo hasta los 82 años.

Ahora ve
¿Por qué es tan fácil matar periodistas y sacerdotes en México?
No te pierdas
×