El jugador sorpresa

Megacable, la cablera más grande de México, podría ser el mejor negocio de los Bours. Pero existe
Ariadna García Vega

FRANCISCO JAVIER BOURS

- A inicios de los años 70, los hermanos Bours Almada recibieron una oferta irresistible: una concesión de televisión en Sonora. Los dueños de Bachoco la compraron, no para hacer negocio, sino para poder ver los partidos de las Grandes Ligas de Beisbol, un deporte del que son fanáticos.

- En 1978 hicieron negocio de lo que empezó como un hobby. Crearon Visión por Cable de Sonora y Visión por Cable de Sinaloa, que fusionaron cuatro años después para dar lugar a Televisión por Cable.

- Más de tres décadas después, y con el nombre de Megacable, es la cablera más grande de México, con 2.8 millones de usuarios de TV de paga, internet y telefonía fija. La empresa que dirige Francisco Javier Bours Castelo, descendiente de uno de aquellos hermanos, fue la primera cablera en dar internet en 1997 y telefonía fija en 2005.

- Con la integración de estos tres servicios, Megacable pronto entró al mercado del triple play, mientras que Telmex, su mayor competidor, sigue sin poder explotarlo. Da telefonía fija e internet, pero su título de concesión le prohíbe ofrecer TV restringida. Y en el mercado de las telecomunicaciones gana quien dé más servicios integrados a menor precio.

- Con el triple play, la factura baja hasta 30%, según la consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU). Así que el blanco de las cableras son los usuarios de Telmex que aún no pueden contratar una oferta empaquetada. En los últimos tres años, Telmex ha perdido 2.18 millones de clientes de telefonía fija, la mayoría en manos de las cableras, según la consultora. Ahora, Megacable podría dar un servicio más: telefonía móvil.

- A partir de mayo, la cablera ofrecerá celular a través de la red de Telefónica con la figura de Operador Móvil Virtual, es decir, la operación estará a cargo de la española. “Sus directivos tenían muy claro el objetivo de la convergencia desde hace muchos años”, dice Ernesto Piedras, director de CIU.

- Los planes de Megacable con la compañía que dirige Francisco Gil Díaz siguen en pie pese a la batalla que tiene enfrentadas a las grandes empresas de telecomunicaciones en México.

- Desde febrero pasado, Megacable, Televisa y sus cableras, Grupo Salinas (TV Azteca, Iusacell y Unefon), operadores de telefonía móvil, como Nextel, y de telefonía fija, le exigen a Telcel y Telefónica que bajen la tarifa de interconexión, fijada en 95 centavos de peso el minuto en diciembre de 2010, y que tienen que pagarle a estas dos empresas cada vez que uno de sus clientes llama a uno de sus usuarios móviles. En contra parte, Telmex pide que se le permita entrar al mercado de TV de paga. Una gran amenaza para Megacable.

- La compañía que dirige Enrique Yamuni, cuyo centro de operaciones está en Guadalajara, vende 15 veces menos que Telmex, pero se enfrenta con ella en casi todas las plazas. Y no le teme, pues, según Yamuni ya compiten de alguna forma en el mercado de TV de paga. El directivo asegura que con la alianza que la telefónica tiene con MVS para facturar el servicio de TV satelital Dish, Slim ya puso un pie en el mercado que tiene prohibido. En Telmex niegan tener más participación en la empresa que la mera cobranza.

- Dish es una amenaza fuerte. A dos años de su lanzamiento, llega a 2.2 millones de usuarios a nivel nacional, contra los 2.8 millones de Megacable en 200 municipios de México.

- Así que si Megacable se apura, puede ser el primero en dar cuádruple play y robarle suscriptores a sus competidores, pero si el gobierno autoriza a Telmex a ofrecer TV de paga, puede ser su peor pesadilla, pues dice estar lista para prestar el servicio en cualquier momento.

- Las mayores amenazas para el negocio de Megacable tienen que ver con Carlos Slim. Puede entrar a su principal mercado con Telmex o todavía más, con Dish, y no bajar la tarifa de interconexión de llamadas hacia Telcel y que significa 75% del costo de la llamada. “Esperemos que se den movimientos fuertes en el sector antes de que (Telmex) pueda dar TV”, dice Raymundo Fernández, director adjunto de Megacable.

- “Es una empresa que ha hecho bien las cosas, aunque probablemente esté abusando un poco de su tamaño y capacidad, pero hasta ahorita hemos competido bien y lo seguiremos haciendo”, dice Bours.

- Megacable tiene otros dolores de cabeza. Quedaron atrás esos años en que eran “los niños bonitos de la banda ancha porque nadie iba a poder hacer lo que nosotros”, como recuerda Fernández. Hoy, la competencia y las prácticas de exclusividad los ponen en la batalla diaria y con quien sea.  “Peleamos con Infonavit y con el gobierno por una norma oficial que obligue a los desarrolladores y a los municipios a que pongan tres ductos en los fraccionamientos en lugar de sólo uno”, dice Yamuni.

- La convergencia tecnológica le ha abierto a las empresas mercados antes insospechados. En este territorio sin fronteras, la idea es que menos compañías den más servicios, por eso las alianzas y las adquisiciones están a la orden del día. Megacable no es la excepción y podría estar ante un dilema: seguir comprando o vender.

- Lanzar o batear
La estrategia de crecimiento de Megacable siempre ha sido adquirir otras cableras regionales y tiene con qué.

- En 2010, su EBITDA, un muy buen indicador de la solidez financiera de una empresa, fue 70% superior al de Cablevisión, la cablera de Televisa que opera en el centro del país. “Si ven nuestros números, no es una compañía que esté endeudada, sino que con su propia generación de ingresos puede soportar la competencia y seguir invirtiendo”, señalan los directivos de Megacable.

- En junio del año pasado adquirió Omnicable por 62 millones de dólares (MDD), con lo que sumó 62,000 usuarios de TV restringida y 3,000 de internet. Sin embargo, no ha podido concretar la compra de Grupo Hevi y de Cablecom, con los que compite en el occidente de México, y que podrían ser su músculo para enfrentar a Telmex, a los proveedores de televisión satelital (Dish y Sky) y a Totalplay, el nuevo servicio de triple play de Grupo Salinas que este año llega a Guadalajara.

- Grupo Hevi, que planea crecer 10% en 2011, creó un paquete para competir con Dish, que tiene 22% del mercado de TV de paga. Pero Hevi no quiere vender aunque tenga postores como Megacable y Televisa, afirma su director, Héctor Vielma Valdivia. Quiere ser él quien recoja los frutos de su inversión en video, internet y telefonía, y planea dar cuádruple play, aunque aún no han pactado con ninguna operadora celular. Además, es la única cablera en Zapopan, el segundo municipio más poblado de Jalisco. Por otro lado, Cablecom ofrece triple play en 16 estados.

- Hay unos 800 cableros en México y se están comprando entre ellos. “Las empresas están siendo adquiridas porque dar triple play requiere de mucha inversión, no basta con el cable mismo, y las empresas medianas y pequeñas no tienen los recursos para hacer estas inversiones”, dice Piedras, de CIU. Y Yamuni acepta que no hay mucho que puedan consolidar, sólo ve estas dos cableras como posibles compras. Así que el futuro de Megacable podría no estar en las adquisiciones, sino en la venta.

- Su mejor postor es Televisa. Ya ha habido acercamientos, cuenta Alejandro Navarrete, director del Centro de Investigación e Innovación en Telecomunicaciones (Cinit) de la Canitec, pero advierte que la compra tendría que ser aprobada por la Comisión Federal de Competencia. De darse esta operación, no sería sino hasta el próximo año, estiman algunos analistas, pues Televisa primero tendría que concretar las compras de las participaciones minoritarias que tiene en Cablemás y TVI.

- “No estamos en venta, creemos que las oportunidades están en crecer Megacable, no en vender Megacable”, dice Francisco Javier Bours, pero el “no” dista de ser definitivo. En seguida agrega: “Sin embargo, estamos abiertos”. El también dueño de Bachoco dice que no han recibido ninguna oferta, pero Yamuni asegura que sí han tenido algunas. “No muchas, porque no hay tantos que nos puedan comprar”.

- Pulir la joya
Hay quienes ven más opciones para Megacable más allá de comprar otras empresas o su propia venta. Sergio Legorreta, socio de la firma internacional de abogados Baker & McKenzie, es uno de ellos.

- Para él, Megacable puede crecer en algunas zonas donde no tiene presencia, ya sea de forma independiente o en conjunto con Televisa u otro operador, y vaticina que “va a ser uno de los jugadores principales en los próximos años”.

- La expansión internacional también podría ser una opción para la cablera, apunta Legorreta, pues hay áreas de oportunidad en Sudamérica, que Televisa y Telmex han empezado a tomar, y que Megacable también podría explorar si se abriera la inversión extranjera en el sector fijo y en redes de TV por cable.

- De hecho, Bours revela que vieron la opción de entrar a Centroamérica vía Panamá, pero, por ahora, Megacable decidió sacarle jugo a su inversión en México. Fernando Negrete, director de Mediatelecom Consulting, considera que es momento de que Megacable defina “si quiere ser una gran empresa de nicho, de cable o de corporativos, o si quiere dar la batalla a nivel nacional”.

- Megacable camina a su propio ritmo, pero en el mercado más dinámico de la economía nacional, las decisiones tienen que ser a tiempo. “Megacable tiene que decidir si va a seguir consolidándose nada más en el mercado de cable o si va a ir por más servicios”, apunta Manuel Jiménez, analista de Ixe. En tanto se decide, la guerra por los usuarios de la TV de paga sigue. Tiene 1.7 millones de suscriptores en este servicio, mientras que Sky rebasa los tres millones y Dish, los dos millones.

- Los escenarios se resumen en ver próximamente a Megacable como una de las tres mayores fuerzas del mercado de las telecomunicaciones, junto con Telmex-Telcel, y Televisa o Grupo Salinas, o tomando la decisión de vender.

- La determinación no es sencilla. Aunque vende menos que Bachoco, Megacable es más valiosa. En 2010, la cablera vendió 7,510 MDP, y Bachoco ingresó 24,807 MDP, pero al cierre de esta edición, el valor de mercado de la primera rondaba los 24,176 MDP, mientras que el valor de la empresa avícola era de 16,704 MDP.

- Pensando a futuro
Javier Bours solía dedicarle 20% de su tiempo a Megacable, el resto era para Bachoco. Pero desde hace un par de años, le da 10% más de su tiempo a la cablera. En manos de este empresario, Megacable ha crecido exponencialmente. En 2005 vendía 2,885 MDP y cerró 2010 con ventas por 7,511 MDP.

- En tanto no vendan, entre los planes de Megacable está mejorar la calidad de sus servicios. El año pasado, inició el proyecto de digitalización en más de medio millón de hogares, que consiste en instalar un decodificador para dar más canales y mejorar la calidad de audio y video, y esperan hacerlo con otro millón en 2011. También a finales del año pasado lanzaron Megacable Nitro, un servicio de internet de hasta 20 megas de velocidad. Adicionalmente, están en el proceso de iluminar el par de hilos de la red de fibra óptica de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que se adjudicaron en junio pasado, con lo cual mejorarán su servicio de datos con una oferta muy “futurista”, señala Fernández, de Megacable. “Con un servidor en la casa donde todos puedan descargar contenidos y llevárselos en distintos dispositivos”, explica.

- Megacable sabe hacer alianzas. Además de triunfar en la licitación de CFE de la mano de Televisa y Telefónica, a mediados de 2009 lanzó, junto con las cableras de Televisa, un servicio de triple play de bajo costo llamado Yoo para combatir a Telmex a nivel nacional. Y ahora entrará al mercado de telefonía móvil junto con Telefónica.

- Pero no todo el tiempo de Francisco Javier Bours es para el trabajo. Su familia mantiene el gusto por el beisbol, ven los partidos a través de los canales de Megacable, pero ya no le van a los Yankees de Nueva York, ahora apoyan a los Diamondbacks, el equipo de Arizona (su estado vecino), que recién entró a las grandes ligas. También comparten el gusto por la política y la empresa. Eduardo Bours, hermano de Francisco Javier, fue gobernador de Sonora, y presidió el Consejo Nacional Agropecuario y el Consejo Coordinador Empresarial.

- Para los Bours, Megacable es “un factor importante en la opinión pública de manera local, pero no un factor influyente”, dice Francisco Javier Bours, quien precisa que buscan ser un factor de información para la toma de decisiones de la gente. Megacable tienen noticieros en Sonora, Sinaloa, Jalisco, La Laguna y Durango, que “al final ve la gente que puede influir”, señala el empresario.

- “Vemos en México un fenómeno que podríamos llamar ‘los mini Berlusconis’. Vemos que el poder político y el poder empresarial en los medios empieza a desdibujarse”, explica Julio Juárez Gamiz, investigador de la UNAM. Y recuerda que en este país los políticos no habían estado en los medios y los medios no habían hecho política.

- Pero aunque Megacable quisiera aprovechar su pantalla en tiempos electorales, la ley actual le impide usar sus espacios comerciales para fines políticos.

- En medio de la turbulencia en el mercado de las telecomunicaciones, en la que siguen inmersos Azcárraga Jean, Salinas Pliego y Slim, Megacable aprovecha para avanzar de puntillas. En menos de un mes podría entrar al mercado de telefonía móvil, pero en ese mismo periodo, Slim podría estar dando video.

- Los directivos de Megacable tienen que tomar una decisión. Si deciden permanecer en el mercado, estarán conscientes de que no será fácil sobrevivir. Si optan por vender, tendrán que elegir el mejor momento, pues si no, la empresa corre el riesgo de dejar de ser atractiva para sus compradores potenciales. “El mejor momento para vender es cuando a uno lo quieren comprar”, advierte Miguel Alonzo Managin, director de Corporate Finance Services Mexico, especialista en fusiones y adquisiciones.

- Con información de Gabriel Suárez.

Ahora ve
El futuro del déficit en la región con la renegociación del TLCAN
No te pierdas
×