El lado suave de la crisis

La firma poblana emprende un estricto programa de reducción de costos y control de calidad para inc
Arantzatzú Rizzo

Como para muchas otras compañías, el momento actual es de definición para Algodones Zuum. Y aunque apenas exporta 5% de su producción a una decena de países en todo el continente americano, la estrategia actual apunta a desarrollar con mayor fuerza más mercados foráneos.

- "Esperamos por lo menos hacerlo en 20W, subraya Rodolfo Tinajero Ayala, presidente de Universal Productora, la firma que produce, desde hace 27 años, los populares algodones Zuum, luego de que un grupo de cinco inversionistas mexicanos, allí por febrero de 1968, adquiriera Algodones Royal, una empresa poblana en estado de quiebra.

- Tinajero recuerda bien aquellos tiempos: "Comenzamos en instalaciones que no tenían ni focos, con un capital neta de $1 millón de viejos pesos y una producción de cinco toneladas mensuales". Hoy día, el consorcio tiene una dimensión bastante distinta: desde su planta en Puebla produce 100 toneladas mensuales de algodón absorbente, cuenta con dos sucursales de almacenamiento y distribución en Mérida y Guadalajara y factura alrededor de $10 millones de dólares anuales, además de que su menú de productos abarca más de 20 presentaciones de algodón absorbente (para uso doméstico e industrial), alcohol, bicarbonato de sodio y agua oxigenada.

- Aunque su penetración de mercado abarca casi todo el territorio nacional -con una cartera de más de 3,000 clientes públicos y privados-, el mayor posicionamiento de Zuum se encuentra en las capitales poblana y yucateca, donde controla 85% del consumo, y en la ciudad de México, donde su participación es ya de 50%.

- En medio de la crisis, Tinajero es optimista y espera que la curva de crecimiento mantenga un nivel ascendente: en 1993 las ventas se incrementaron 15%; en 1994, 21%; en 1995, el presidente de la compañía se atreve a vaticinar 35%. Habrá que verlo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Entre algodones. Las buenas perspectivas de crecimiento que todavía vislumbra Tinajero se traducen en planes de inversión. Por lo pronto, ya está en la mira la construcción de una bodega en Monterrey y, con todo y devaluación, continuará con su programa de importación de tecnología. "Toda nuestra maquinaria es extranjera. La última inversión, de $1.5 millones de dólares, la hicimos con una empresa suiza. Por fortuna, nos habíamos endeudado en pesos", señala (aunque, claro, con las tasas actuales de interés, nadie puede echar campanas al vuelo).

- Según el presidente de Zuum, para poder ampliar sus planes de exportación, lo primero en que se ha embarcado es un proceso de reducción drástica de costos, al tiempo de aplicar programas más rigurosos de calidad. Después de eso, agrega, la estrategia a seguir es el acercamiento con diversas compañías estadounidenses, chilenas y suizas (con las que mantiene relaciones comerciales), para incrementar su participación en esos mercados. "Queremos mancomunar nuestro algodón con artículos como cremas, quita esmaltes y otros que ellos produzcan", apunta. Y no descarta que la relación con otras firmas extranjeras se pueda transformar, algún día, en un matrimonio por conveniencia.

Ahora ve
Los cultivos de café latinoamericanos están bajo la amenaza del cambio climático
No te pierdas
×