El largo brazo del Tío Sam

Estados Unidos quiere más competencia en México. &#34Momentito&#34, responden las autoridades, y d
Andrés Piedragil

La amenaza se cumplió: las disputas en el mercado mexicano de las telecomunicaciones han trascendido al ámbito internacional. A solicitud de Estados Unidos, la Organización Mundial de Comercio (OMC) inició consultas entre sus miembros, que podrían terminar en un panel de controversia en torno a la apertura y las reglas de competencia que rigen al sector local de telecomunicaciones.

-

Según el gobierno del Tío Sam, las autoridades mexicanas no han tomado acciones que limiten el poder dominante de Teléfonos de México, ni establecido tarifas de interconexión que se ajusten a los estándares internacionales. 

-

A la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel), no le preocupa la intervención de la OMC. “Los temas que aborda y vigila la OMC no son nuevos para la Cofetel. Están integrados a la agenda desde hace mucho tiempo. El proceso de implementación es el que ha presentado ciertas dificultades, ya que depende de los tiempos que marca la ley mexicana. Al margen de este escollo, y en términos de regulación, México cumple con las obligaciones que exige la OMC”, asegura Jorge Nicolín, presidente de la Cofetel.

-

Comenta que las compañías del sector, y las autoridades estadounidenses, sabían que los factores impugnados ante la OMC ya estaban considerados en la nueva propuesta regulatoria de la Cofetel: “Se les explicó que los puntos críticos (tarifas de interconexión y legislación asimétrica) no quedarían fuera de la propuesta y que los procesos oficiales nos permitirían concluir el proyecto regulatorio en octubre. Sólo están utilizando un recurso para ejercer una mayor presión. La Cofetel no está reaccionando ante la presión, sino actuando en función de tiempos ya determinados”.

-

Aunque Nicolín dice que “la posición estadounidense no posee bases sólidas”, una sanción de la OMC no sería poca cosa: “Si un arbitraje de la OMC fallara en contra de México, como miembro del organismo, estaría sujeto a sanciones que hasta podrían afectar a sectores ajenos a las telecomunicaciones ”, comenta.

-

Carlos Slim, presidente de Telmex, desestima el poder real de la iniciativa estadounidense: “Las empresas que promovieron la demanda (AT&T y MCI WorldCom) representan un duopolio que controla 75% del mercado de larga distancia residencial en Estados Unidos. La representación comercial de ese país asegura que la situación que prevalece en México afecta los intereses de estadounidenses y luego se erige como defensor de consumidores mexicanos”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Considera que las compañías que han promovido la querella, en el fondo, tienen un problema grave: errores estratégicos. “Los operadores de larga distancia se equivocaron de negocio, ya que ese servicio tiende a convertirse en un commodity. Representó una oportunidad durante las décadas de los 70, 80 y principios de los 90. Ahora, para las firmas, lo importante es ofrecer aplicaciones de valor agregado: transmisión de datos, internet, identificación de llamadas, etcétera”, apunta Slim.

Ahora ve
Este gel permite un mejor estudio sobre el comportamiento del cáncer
No te pierdas
×