El largo interregno

-
Sergio Sarmiento

Si alguna duda cabe de que el periodo de cinco meses entre la elección presidencial y la toma del poder por el nuevo mandatario es demasiado largo, basta con ver el abrupto camino que ha atravesado Vicente Fox. Lejos de que este prolongado periodo sirva para preparar una transición adecuada, lo único que ha logrado es generar conflictos.

-

Quizá esto sea inevitable. Fox y su equipo no están todavía gobernando, pero ya enfrentan cuestionamientos abiertos como si lo estuvieran. Al mismo tiempo, las expectativas sobre lo que puede significar el nuevo gobierno están creciendo a grados poco realistas.

-

Los errores que ha cometido el equipo de Fox han sido importantes. El manejo de los medios de comunicación después de la gira a Estados Unidos y Canadá resultó, cuando menos, torpe. Incorrecto fue también que Fox dijera en un principio que sus colaboradores en el equipo de transición trabajarían sin goce de sueldo, sólo para que después se revelara que estaban percibiendo generosos salarios.

-

Es verdad que los errores se habrían cometido aun si el cambio de gobierno hubiera tenido lugar inmediatamente después de las elecciones. La diferencia es que en ese caso el equipo de Fox habría estado en una situación más clara: habría tenido el mismo escrutinio de la prensa, pero también la posibilidad de llevar a cabo aciertos en su labor de gobierno. Si el cambio de estafeta ya hubiera tenido lugar no habría existido la controversia sobre los sueldos.

-

En la Gran Bretaña el cambio de gobierno tiene lugar al día siguiente de las elecciones. Esto se debe a una razón muy sencilla. Sólo los ministros son reemplazados. Todo el resto del equipo, incluyendo a los secretarios de Estado que le reportan directamente a los ministros, procede de un servicio civil de carrera. La mayor parte de los funcionarios se quedan en sus cargos con el cambio de gobierno.

-

En México la situación ha sido completamente distinta. A pesar de que hasta ahora sólo un partido político ha detentado el poder, los nuevos equipos hacen una limpia radical en los cargos de mayor responsabilidad. Esto impide la continuidad. Las crisis de fin de sexenio del último cuarto de siglo han sido en parte producto de problemas de transición.

-

El primer triunfo de un partido de oposición en una elección presidencial puede ser la pauta para modificar la actual situación. Una medida inicial adecuada sería reducir el tiempo que transcurre entre la elección y la toma de poder. Pero otra decisión sabia sería establecer un verdadero servicio civil de carrera que asegure que ingresen los mejores hombres y mujeres al sector público y que se mantengan en sus cargos a pesar de que cambie el partido en el poder.

-

El autor es columnista del periódico Reforma, e investigador del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales de Washington

Newsletter
Ahora ve
Los posibles vínculos con Ucrania de un asesor de campaña de Trump
No te pierdas