El lujo no sufre

Para esta firma la crisis es una quimera
José Ramón Huerta

¿Altos precios? Sí. ¿Amplia distribución? Para nada. ¿Resultado de esta estrategia? Crecimiento de dos dígitos.

- -

La desaceleración económica mundial le hace a Louis Vuitton –fabricante de artículos de lujo– lo que el viento a Juárez. O por lo menos eso dice su presidente para la región latinoamericana, Patrice Fontes, mientras anuncia la apertura en México de la primera Global Store de la centenaria casa francesa, que manufactura costosa marroquinería y elegantes artículos de viaje.

- -

Luis Vuitton, filial del grupo Louis Vuitton Möet Henessy (LVMH), holding francés con más de 440 subsidiarias en el mundo y marcas como Givenchy, Gerlain, Christian Lacroix, Fendi, Dom Pérignon, Loewe y, por supuesto, Luis Vuitton, enseña en el país la expansión de su gama de productos, que literalmente ya no cabían en su boutique de la avenida más chic de México, Masaryk (en el DF), donde a partir de noviembre también se ubicará la Global Store.

- -

Esto es sólo el reflejo del crecimiento por el que atraviesa el grupo, cuyas ventas globales en 2000 fueron 35% superiores a las de 1999. En México las cosas van en la misma tesitura: con sólo un decenio en el país, está en la cresta de la moda y las clientas mexicanas, tanto o más enteradas sobre estilos que cualquiera –aunque con menos poder de gasto que, por ejemplo, las japonesas– son un mercado apetitoso. "Tendrán los accesorios, zapatos y ropa casi al mismo tiempo que las francesas", dice Fontes. Pero la que quiera azul celeste…

-

Newsletter
Ahora ve
La imparcialidad del congresista Nunes en caso Trump es cuestionada
No te pierdas