El mundo según Gurría

&#34Es momento de que brillen aquellos ejecutivos que no ven sólo hacia los próximos seis meses, s
Bárbara Anderson

Año 2002
Terminamos el año con un panorama internacional que presenta algunos rezagos respecto del desempeño que esperaban el FMI, el Banco Mundial y las autoridades del Grupo de los Siete. Tenían expectativas de que en la segunda mitad de 2002 hubiera una recuperación franca de la economía de los Estados Unidos y en la economía mundial. La unión americana está registrando los niveles de confianza más bajos de la década. Con ese panorama de poco envión inicia 2003.

-

América Latina, la contagiosa
Se trata de un subcontinente deficitario en ahorro interno y altamente dependiente de financiamiento externo. Por eso se trata de una región mucho más vulnerable a los incidentes mundiales. Si afuera hay incertidumbre, los países se quedan sin ingresos.

América Latina está pasando por la peor época de su historia contemporánea.  Y sí hubo y habrá contagio con las crisis del sur. Cuando Argentina tiene problemas, es realmente bien intencionado pero poco objetivo afirmar que no hay contaminación. Con  problemas en Brasil y en Argentina al mismo tiempo, ya no hay posibilidades de escapar.

-

Europa mirando hacia adentro
El viejo continente tiene sus propios problemas. Tanto el gobierno francés como el alemán tienen poco tiempo de haberse instalado al mando y ambos buscan limar las rigideces laborales y estructurales. También tienen índices de confianza bajos. Y la verdad es que su principal preocupación es la incorporación de los 10 nuevos países socios y de qué manera subsidiarán a estas economías emergentes, como Polonia, Hungría, Eslovenia, República Checa, etcétera. Pasaron el año resolviendo estos temas internos.

-

China, la gran vedette mundial
El gigante seguirá siendo el favorito. En 2002, este país captó más inversión extranjera que Estados Unidos, lo cual le está quitando flujo de inversión a los países emergentes y a los países desarrollados. Los problemas internos de gobernabilidad y diferencias en lo que hace a niveles de vida se van a mantener a pesar de sus nuevas autoridades. La economía china será la que más crecerá este año, se alimentará de entre $40,000 y $50,000 millones de dólares de inversión en lugar de $25,000 millones de años anteriores.

-

Japón y sus vecinos tigres
No hay indicios de que Japón vaya a salir de manera milagrosa de su recesión, que lleva ya cuatro años. Ni siquiera su nueva regulación bancaria puede entusiasmarlos. En cambio, Malasia, Tailandia y Corea tienen una recuperación razonable y buena. Todos están jalando muy bien. Indonesia es el que tiene mayores problemas de gobernabilidad (con graves conflictos políticos, sociales y religiosos) al igual que Filipinas. Sin grandes novedades este año.

-

Vientos de guerra
El mundo está inmerso en la incertidumbre y con algunas señales preocupantes como el espectro de una potencial guerra. La sensación de zozobra en lo económico se suma a una en lo político. Una guerra tiene efecto directo sobre el precio internacional del petróleo, lo que incidirá en México. Los expertos aseguran que, aun sin saber qué puede pasar en un mes o dos, hay algo muy cierto: en un año el precio del energético será más bajo que hoy. El 60% del PIB proviene de las exportaciones, cualquier cambio externo nos afecta.

Ahora ve
No te pierdas