El índice crack

La medición del impacto económico que arroja el consumo y venta de esta droga en Estados Unidos no
Stephen J. Dubner y Steven D. Levitt

Si usted confía en los medios de información, probablemente piense que la cocaína conocida como - crack es cosa del pasado. Pero si confía en los datos, llegará a una conclusión diferente. La medición del uso e impacto de una droga como el crack no es asunto fácil. No hay ningún sitio de internet del gobierno que brinde datos sobre el crack, y las encuestas a los distribuidores son poco confiables. Entonces, ¿cómo se puede saber la verdad sobre el uso de esta droga?

- Un método es observar la variedad de pruebas imperfectas pero plausibles, entre ellas los arrestos, visitas a la salas de emergencias y muertes asociadas con el uso de la cocaína. Los arrestos en conexión con la cocaína, por ejemplo, han disminuido apenas 15% desde el auge del - crack  a fines de los años 80. Sin embargo, ahora hay más muertes relacionadas con la cocaína, y lo mismo sucede con las visitas a las salas de emergencias asociadas con esta droga. Si se les combinan de manera sensata, estas pruebas pueden servir para construir un índice útil del -crack.

- ¿Y qué revela ese índice? Que el uso del crack era inexistente hasta comienzos de los años 80 y que su consumo aumentó alocadamente en 1985, alcanzando su máximo en 1989; que llegó primero a la Costa Oeste, pero que se generalizó en los estados del noreste y del Atlántico Medio. El índice expone también que se produjo un nivel importante de violencia con armas de fuego, especialmente entre hombres jóvenes negros, que constituían el grueso de los vendedores de - crack en las calles.

- Durante el auge de esta droga, prácticamente se quintuplicó la tasa de homicidios entre la población negra de 13 a 17 años. Pero quizá la sorpresa más grande en el índice del - crack es que en 2000, el año más reciente sobre el cual existen datos, los estadounidenses seguían fumando hasta 70% de lo que fumaban en las épocas en las que el consumo llegó a su punto más alto.

- Si todavía se vende tanto crack , ¿por qué no tenemos noticias de esto? Porque ha desaparecido en gran medida la violencia asociada a esta droga. Y justamente la violencia era lo que hacía que el - crack  fuera más relevante para la clase media ¿Qué hizo que la violencia desapareciera? Sencillamente la economía. Las pandillas callejeras urbanas eran los principales distribuidores del -crack. Al principio, la demanda de este producto era fenomenal, al igual que las ganancias. La mayoría de las muertes asociadas al - crack no eran el desenlace de una historia en la que un cocainómano asaltaba a una abuelita para quitarle su dinero y comprar droga, sino más bien la de un distribuidor de - crack que mataba a otro a balazos, y quizá también a unos transeúntes, para apoderarse de cierto territorio.

- Pero el mercado cambió rápidamente. Los efectos destructivos de la droga se hicieron evidentes, la gente joven vio el daño que ésta producía en los usuarios mayores y comenzó a alejarse de ella. A medida que caía la demanda, se desataba la batalla de precios, lo que provocó una baja considerable en las ganancias. También a medida que el dinero en juego era menos se disipaba la violencia.

- Entonces, ¿por qué el consumo sigue siendo tan alto? Parte de la respuesta puede asociarse a la geografía. El índice demuestra que el consumo está en aumento en los estados alejados de la costa como Arizona, Minnesota, Colorado y Michigan. Pero la respuesta principal recae en la modificación del precio que hizo que el negocio del - crack  fuera menos violento.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- El precio ha caído aproximadamente 75% desde su punto más alto, lo cual ha llevado a un patrón de consumo interesante: hay menos usuarios, pero cada uno de ellos fuma más -crack. Esto es perfectamente coherente desde la perspectiva económica. Si alguien es un consumidor devoto de - crack y el precio del mismo es un cuarto de lo que solía ser, esta persona puede darse el lujo de fumar cuatro veces más.

- Dubner y Levitt son autores del Best Seller Freakonomics / New York Times Magazine.

Ahora ve
Estos son los hechos que prueban que el cambio climático es una realidad
No te pierdas
×