El nuevo Rey Midas

GoldCorp crece de forma imparable gracias a los altos precios de los metales. Con las ganancias, la minera espera encontrar en México los yacimientos que le den viabilidad en tiempos de vacas flacas.
1070 picf022  (Foto: Alfredo Anzures)
Zacarías Ramírez

La actividad en la firma Layne de México está a todo lo que da. Sus 40 máquinas perforadoras están al servicio de las grandes mineras que buscan frenéticamente nuevos yacimientos. Subsidiaria de Layne Christensen, con sede en Kansas, Estados Unidos, Layne es una de las cinco mayores firmas de perforación minera que presta sus servicios en México. "Es el momento de más intensidad en muchos años", dice Gerardo Martínez, su gerente general. "No tenemos más equipo disponible".

Dos de sus equipos trabajan para GoldCorp México, que desarrolla exploraciones en torno a sus minas en Zacatecas, Chihuahua y Guerrero. Su equipo de exploración tiene un encargo hecho directamente por su presidente mundial: encontrar un yacimiento donde invertir dinero adicional a los 40 millones de dólares (MDD) ya presupuestados para exploración en México. "En este momento hay efectivo, así que hay que usarlo, porque si los precios se caen, no habrá más", dice Chuck Jeannes, presidente y director ejecutivo de la minera canadiense.

Dados los altos precios de los metales, las arcas de las mineras están rebosantes de efectivo, y lo utilizan en trabajos que en otro momento podrían resultar incosteables. El aumento del presupuesto en exploración va en función de las perforadoras que se contratan, explica Salvador de la Tejera, jefe de exploración en Peñasquito, en Zacatecas, el mayor proyecto de GoldCorp en México, donde también opera la mina de oro Los Filos, en Oaxaca, y El Sauzal, en Chihuahua.  La canadiense dispone de 1,300 MDD en caja y opciones de endeudamiento por 1,500 MDD. Este año destina 170 MDD a la búsqueda de yacimientos, y cerca de 40 MDD los aplica en México.

"Es la época en que las compañías tienen mucho dinero para adquirir o explorar nuevas vetas", dice Mario Arregoitia, consultor en minería de Ernst & Young. "Es momento de invertir en las vetas caras o pobres, porque de todos modos van a ganar", asegura.

GoldCorp obtiene en México 29% de su producción, y en 2012 se convertirá en el primer productor de oro, plomo y zinc del país, aun sin haber arrancado Camino Rojo, un proyecto casi tan grande como Peñasquito, también ubicado en Zacatecas. La compañía tiene minas en Estados Unidos, República Dominicana, Guatemala, Chile y Argentina, aunque 43% de su producción procede de Canadá.

Al mismo tiempo, gasta 1,800 MDD en la construcción de cinco nuevas minas en distintos países -con lo que aumentará la producción en 60%, a cuatro millones de onzas para 2015-, buscando o comprando yacimientos para repartir dividendos. Entre sus prioridades está encontrar la siguiente generación de proyectos para continuar el crecimiento. "Con los precios actuales del oro, es posible hacerlo todo", dice Jeannes.

La onza de oro se cotizó el año pasado en 1,225 dólares, en promedio, 26% arriba que en 2009, según la Cámara Minera de México (Camimex). Los analistas estiman que los precios seguirán altos debido a que China demanda más metal, lo mismo que algunos países que, como México, optaron por denominar sus reservas en oro ante la debilidad del dólar.

La especulación de inversionistas es otro factor que provoca el alza. El mercado mundial de oro rompió el nivel más alto de los últimos 10 años con una demanda de 3,812.2 toneladas, con incrementos en joyería y compra de oro por los bancos centrales de diferentes países, indica un reporte del World Gold Council.

GoldCorp ha centrado su plan de negocios en oro, del que obtiene 79% de sus ingresos. En los últimos 10 años, el retorno de inversión generado por la canadiense fue de 899%, mientras que sus competidores Barrick, Newmont, Kinross y Agnico produjeron 379% y el índice de plata de Filadelfia, 242%, según Bloomberg. "La tendencia (en los metales) va a persistir dos o tres años más",  dice Arregoitia, de E&Y.

Nuevo El Dorado
México es cada vez más importante para GoldCorp. Con el inicio de operaciones de Peñasquito, uno de sus mayores yacimientos, con 22 años de vida productiva y que el año pasado ya generó 434 toneladas de plata, la canadiense se colocó como el segundo mayor productor de este metal en el país, después de Peñoles. "El inversionista extranjero más importante el año pasado fuimos nosotros: gastamos más de 1,000 MDD, y para este año quizá sean 300 o 400 millones en capital adicional a la exploración, sin incluir costos operativos", dice Jeannes. El ejecutivo agrega que la mayor parte de ese dinero se irá a Peñasquito, donde la compañía desarrolla un sistema de trituración dentro del pozo.

GoldCorp calcula que este año Peñasquito producirá 350,000 onzas de oro y se convertirá en una máquina de generación de efectivo. Conforme la mina pase de las 350,000 onzas de mineral producidas este año a las 600,000 onzas esperadas para 2015, la contribución de México en el total de la compañía va a subir aun sin proyectos nuevos, dice el CEO de GoldCorp. "(Aunque) espero que para 2015 ya hayamos construido nuevos proyectos, como Camino Rojo y Noche Buena", agrega Jeannes.

El año pasado, el valor de la industria minero-metalúrgica en México llegó al histórico de 13,900 MDD (una cuarta parte de eso provino del oro) y generó divisas por 15,474 millones, 51% más que en 2009, lo que convirtió este sector en la cuarta fuente de recursos para el país, detrás del sector automotriz, petróleo y remesas, y por encima del turismo, según las estimaciones de la Camimex. "2010 fue muy bueno: por primera ocasión se obtuvieron cifras récord en producción de oro, plata, plomo, zinc y varios no metales", dice Sergio Almazán, director del organismo.

La fiebre sigue
La exploración minera está en su esplendor en todo el mundo. Se calcula que en 2010 se destinaron para ese fin 11,500 MDD, 45% más que en 2009, y por segundo año consecutivo América Latina se colocó como la región más atractiva al captar 27% de los recursos, según la Camimex. México atrajo 6% de la inversión mundial, el equivalente a 641 MDD, y se posicionó como el cuarto destino más atractivo del orbe y el primero en América Latina, según el Metals Economics Group.

Con excepción de Veracruz y la península de Yucatán, brigadas de exploradores recorren todo el país y no sólo los estados del norte, como ha sido tradición, dice Almazán.

Cerca de 51% de lo que se invierte en exploración en el país va a la búsqueda de oro y 33% de metales base, señala Camimex. La predilección por el oro se mantiene desde 2003, debido al constante incremento del precio internacional y pese a que en 2010 la plata resultó ser más rentable que el oro, con un aumento en la cotización promedio de 37.6%, contra 25.9% del oro.

La fiebre comenzó el año pasado. En julio, Grupo México reinició la producción de sus operaciones en Cananea -ahora denominada Buenavista del Cobre- y en noviembre Grupo Carso acordó la escisión de sus activos mineros y listó a Minera Frisco en la Bolsa Mexicana de Valores. En tanto, la canadiense Farallon Resources, con sede en Vancouver, anunció que negociaba la venta de 100% de sus acciones a la empresa belga Nyrstar, importante productor global de zinc y plomo, y en menor proporción, de plata, oro y cobre, en más de 400 MDD, lo que significa el ingreso a México del primer jugador europeo.

GoldCorp no se cruzó de brazos. Hace un año, en junio, anunció la venta de la mina San Dimas, productora de plata y oro, en 500 MDD, a la compañía Mala Noche Resources (ahora rebautizada como Primero Mining); GoldCorp recibió 275 millones en efectivo, 175 millones en acciones de Mala Noche y otros 50 millones en pagarés.

A la vez que gastan dinero, las mineras buscan bajar costos. Para GoldCorp, la electricidad representa 17% de sus gastos, por arriba de 12% en los números consolidados. Por eso, este año firmó un contrato con valor de 250 MDD con Intergen: GoldCorp comprará por los próximos 20 años los 200 megawatts (MW) que la compañía inglesa produce en su planta de San Luis de la Paz, Guanajuato, y con los recursos de esa venta Intergen construirá otra planta de igual capacidad.

De ese modo, GoldCorp resolverá de momento 27% de sus necesidades de electricidad de 180 MW, y cuando la segunda planta esté en funcionamiento, será autosuficiente. La tarifa de abasto con Intergen será de 8 a 10% más baja que la que ofrece la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Inseguridad e impuestos
Para GoldCorp, México también tiene claroscuros. Hay una ventaja en el ahorro de costos por mano de obra, que apenas le significa 10% de los costos, contra 40% en EU y Canadá y 22% en el consolidado. En contrapartida, sus operaciones mineras enfrentan el problema de la inseguridad.

México descendió siete posiciones en el ‘Índice de potencial de políticas 2010', del Fraser Institute, un organismo canadiense reconocido internacionalmente, al pasar del lugar 28 al 35 en una lista de 72 provincias y países. Este estudio está basado en opiniones sobre el clima de inversión de ejecutivos de 494 compañías exploradoras y desarrolladoras en 79 jurisdicciones alrededor del mundo, que mide las facilidades gubernamentales, la competitividad del régimen fiscal y la infraestructura disponible para el negocio minero.

La variable que más influyó negativamente fue la seguridad pública, renglón en el que 7% de los encuestados respondió que es un factor que cancela toda posibilidad de inversión en el país, según el Infome Anual 2010 de la Cámara Minera de México.

Empleados técnicos de alto nivel y directivos de Gold-Corp temen vivir cerca de las minas, por lo que tienen que ser transportados por aire cotidianamente hasta las ciudades donde residen. "La inseguridad es un factor. Nos incrementa el costo de trabajar", reconoce Jeannes.

La inseguridad no ha pesado en las decisiones de inversión, dice la compañía, pero sí podría hacerlo la aplicación de regalías a la producción minera. En septiembre, los legisladores podrían retomar las discusiones sobre propuestas presentadas en periodos previos o recibir nuevas a fin de que el fisco participe de las ganancias que obtienen las mineras.

Sería lamentable que en México ocurriera lo mismo que en Perú, donde la llegada de un nuevo gobierno (el recién electo presidente de tendencia izquierdista Ollanta Humala), que amaga con ampliar las regalías provocará una reducción de las inversiones, dice Jeannes.

Una de las propuestas más avanzadas, ya aprobada en octubre pasado por el Senado y turnada a los diputados, sugiere que el pago sea proporcional a las ventas de las mineras y se aplique de manera progresiva según la duración de la concesión, hasta llegar a 5% después del onceavo año.

Las tentativas de legisladores y autoridades enfrentan la oposición de Camimex, que dice haber hecho un comparativo internacional acerca del conjunto de gravámenes aplicados a la minería, donde encontró que en México el sector paga más impuestos que en otros países donde sí hay regalías.

Un ejemplo es Chile, donde se aplica una regalía sobre el margen operativo de 0 a 5%, pero el impuesto sobre la renta es de sólo 17% y no de 30% como en México. Sin embargo, también hay casos como Perú, en donde se cobran regalías de 1 a 3% sobre las ventas brutas y 30% de impuesto sobre la renta. "Una cuota (impositiva) adicional nos podría sacar de la competencia", advierte Almazán.

"El desarrollo de la mina Noche Buena, localizada al norte de Peñasquito, podría estar en riesgo si México aplica un gravamen especial", dice Jeannes. Después de que a finales del año pasado GoldCorp hizo un análisis de factibilidad económica de esta mina y concluyó que no ofrecía un retorno suficientemente bueno, ahora que los precios de los metales están altos volvió a hacer excavaciones con la expectativa de ubicar más mineral y convertirla en un buen negocio. "Ése es el tipo de proyectos que por una regalía puede pasar de ser factible a no realizable", señala Jeannes.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ajeno al debate legislativo, Gerardo Martínez, de la excavadora Layne, se predispone para una larga temporada de trabajo. "No sabemos cuánto durará este auge", dice. "Pero los clientes son muy optimistas, así que creo que se sostendrá por un tiempo".

(Con información de Jeanette Leyva y Rivelino Rueda.)

AÑOS DORADOS
En 2010, la industria minera mexicana vivió un boom de inversiones que será aún mayor este año.
Empresas afiliadas a Camimex 2010* 2011**
Exploración 413 598
Expansión de proyectos 707 1,077
Nuevos proyectos 485 760
Capacitación y productividad 65 79
Adquisición de equipo 706 1,372
Medio ambiente 78 110
Seguridad 53 68
Apoyo a comunidades 60 94
Otros 235 14
Subtotal 2,802 4,172
No socios
Exploración 250 250
Activos 264 309
Subtotal 514 559
Total minería 3,316 4,731
*Cifras en mdd. **Cifras proyectadas.
FUENTE: Camimex.
Ahora ve
Trump admite que no tiene grabaciones de sus conversaciones con James Comey
No te pierdas
ç
×