El paradigma Azteca

Ricardo Salinas Pliego pone todo su andamiaje corporativo al servicio de los pequeños empresarios.
Carlos Mota

Hace poco Ricardo Salinas Pliego lanzó un proyecto que establecerá un nuevo paradigma en el mundo de los negocios. Se trata del programa denominado “Empresario Azteca”, una novedosa apuesta que pone en el centro del debate el destino de los recursos a microempresarios.

- Bajo esta nueva idea, Salinas Pliego pretende modificar en lo sustantivo la concepción que tenemos nosotros mismos como individuos y nuestra relación con el trabajo. Emprender en lugar de pedir empleo. Ése es el nombre del juego. Para ello, el empresario ha puesto en marcha una serie de instrumentos que ayudarán a las personas que quieren tener un negocio en tres ámbitos: apoyo en la adquisición de bienes de capital, financiamiento y asesoría, y capacitación.

- El andamiaje corporativo de Salinas Pliego estará al servicio de los pequeños empresarios con un catálogo de productos a precios accesibles –para los cuales Banco Azteca proveerá financiamiento–, además de dar asesoría para aprender a ser empresario.

- Adicionalmente, Salinas Pliego lanzó la Asociación del Empresario Azteca, ASMAZ, que será un órgano de representatividad para quienes tengan un pequeño negocio. Sus afiliados tendrán acceso al Seguro Popular y asesoría legal para problemas comunes.

- Salinas Pliego recibió un fenomenal espaldarazo: El presidente Vicente Fox asistió al evento, y en él declaró que el gobierno en su conjunto apoyará la iniciativa.

- La puesta en marcha de este proyecto debe observarse como un cambio de paradigma por tres razones: Primero, rescata de nueva cuenta la política gubernamental de apoyo a los pequeños comercios, anteriormente llamada de “changarros”, dando cuerpo y forma a una tarea que había quedado pendiente. Segundo, regresa a los pequeños empresarios al centro del debate sobre los servicios que le debe proveer la Banca a una sociedad cuya economía informal es muy amplia. Y tercero, reta a la clase empresarial de antaño a pensar sobre su rol en la generación de una nueva cultura orientada a la riqueza y los negocios.

- El valor intrínseco para el país de lo que hace Salinas Pliego con este acto es mayúsculo. Ningún empresario de tamaño razonable está facilitando las cosas para la población en desventaja. Lo más que alcanzamos a escuchar de los más ricos en México es sobre las políticas asistenciales que implican sus fundaciones y sus brazos de filantropía. Nunca sobran, pero dar becas y donar dinero a los niños pobres no cambia las premisas dentro de nuestra cabeza.

- El “Empresario Azteca” sí lo hace.

- Seguramente habrá quien critique la tasa de interés a la que saldrán los préstamos de Banco Azteca hacia estos microempresarios, o a quien no le agrade que Salinas Pliego haga negocio vendiéndoles herramientas de trabajo.

- Yo no suscribo esas críticas, y más bien las cuestiono, porque el nivel de riesgo que significa servir a los niveles socioeconómicos bajos debe estar compensado con un adecuado nivel de rendimiento. No tengo la menor duda. El programa “Empresario Azteca” es justo lo que estaba haciendo falta en el sistema empresarial mexicano.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

* El autor es columnista nacional de negocios. motacarlos@aol.com.

Ahora ve
Donald Trump celebra el récord del Dow Jones
No te pierdas
×