El peso del origen

Salida de la entraña misma de Volkswagen, esta firma de consultoría batalla para equilibrar su mez
Antonio Puertas

Propiedad del Grupo Volkswagen (GVW), Gedas GmbH inició operaciones como firma de consultoría en servicios informáticos en Berlín en 1983. Su primer cliente fue, obviamente, la propia Volkswagen (VW). A diferencia de General Motors, que en 1984 compró EDS por casi $2,500 millones de dólares para darle nuevamente la libertad 12 años más tarde, desde el principio GVW hizo de Gedas una compañía independiente, para que aprovechara  la experiencia ya ganada, pudiese ampliar su oferta de productos y brindara sus servicios a una variedad de clientes, que van desde bancos y telefónicas hasta empresas mineras, organismos gubernamentales y comercios.

-

Tras 15 años de operación y apoyándose en el contrato con VW, la facturación de Gedas ha mantenido un crecimiento promedio de casi 40% anual, duplicando sus ventas cada dos años. La importancia de las empresas propiedad de GVW en la composición de su facturación ha disminuido notablemente, si bien aún representan el mayor porcentaje (hoy suman 65% de las ventas). En 1998, esta firma con 2,100 empleados generó ganancias por $230 millones de dólares y se la ubica entre las 10 empresas de tecnologías de información (TI) más importantes en Alemania.

-

Su oferta de soluciones incluye, entre otros, procesos de migración de sistemas, implementación de software (SAP, Baan, MAXIMO), reingeniería de procesos, año 2000, consultoría en EDI, ingeniería asistida por computadora, logística, automatización de gestión y, sobre todo, outsourcing.

-

La llegada de Gedas a México en 1994 –legalmente, comienza a operar en abril de 1995– ofrece pocas variantes. También aquí la clave fue asegurarse el contrato con VW, que fue negociado en Alemania; también aquí han optado por avanzar desde el propio sector automotriz hacia otros, relacionados directamente o indirectamente con la manufactura de vehículos. Pero en México Gedas ofrece una interesante variable: Puebla, donde se encuentran las oficinas centrales, fue elegida como la sede para Gedas Norteamérica, división regional que además del mercado nacional ataca también el estadounidense y el canadiense.

-

La decisión parece  lógica, si se considera la importancia que tiene la planta de Puebla en los planes de GVW: es, hasta el momento, la única fábrica en el mundo que manufactura el New Beetle y de sus líneas de producción salen también los nuevos Jetta G4 que ingresan al codiciado mercado de Estados Unidos. La primera responsabilidad de Gedas Norteamérica, por cierto, fue la automatización e integración de todos los procesos de manufactura del nuevo Escarabajo, lo que incluyó alinear a todos los proveedores de partes y a la planta en el nuevo proceso.

-

Pero, durante los últimos cinco años, otras cosas han sucedido en Gedas para que 85% de su facturación actual ($54.5 millones de dólares) provenga de los servicios que le presta a VW. Comandados por Stefan Wiesner y Herbert Hattenbach, los ejecutivos de esta firma batallan para ganar clientes en varios sectores. Sus cartas fuertes son soluciones para gobierno, banca, comercio e industria.

-

Promesas incumplidas
El cielo que nos tienen prometido las TI parece entercado en evitar el ámbito gubernamental. Salvo naturales excepciones, el grueso de la administración pública –en sus tres niveles (municipal, estatal y federal) y en sus tres ramas (ejecutivo, legislativo y judicial)– muestra un preocupante rezago, producto de los “ajustes” en el presupuesto público.

-

Con esfuerzos aislados e incompletos, es casi imposible consolidar la información nacional de territorio y población en unos cuantos almacenes de datos. Por ejemplo: a la fecha, el país carece de un sistema cartográfico nacional integrado (algo así como el mapa maestro del país), que pueda desplegarse en una interfaz gráfica-alfanumérica. Gedas ofrece el producto que ayudaría a eliminar muchas de estas deficiencias y que, esperan, les representaría importantes ventas.

-

Se trata de TAO, programa elaborado por técnicos catalanes que, cosa curiosa, lo idearon cuando algunos de ellos se vieron obligados a dejar sus puestos en la administración pública, pues su partido, el comunista, había perdido las elecciones municipales.

-

TAO –cuyo nombre repite las siglas de la empresa catalana que originalmente lo lanzó al mercado, Técnicos en Automatización de Oficinas, la cual fue adquirida por Gedas GmbH en 1993– es un programa o mejor dicho, un conjunto de soluciones que automatizan los procesos de gestión en la administración pública en los niveles municipal, estatal y hasta federal. En su núcleo se encuentra un almacén de datos –alimentado con información sobre territorio y población, extraída de una o varias bases de datos con las que ya cuente el municipio– a partir del cual se desprenden soluciones para cada una de las tres principales áreas de la administración municipal: recaudación de impuestos, administración contable y de egresos, e información relativa al catastro y a la administración del registro público de la propiedad. TAO no toca el registro civil. El lapso promedio para su implementación es de 10 a 16 semanas, aunque lleva más tiempo cuando hay que capturar datos.

-

TAO integra los procesos de cada una de las tres mencionadas áreas y ofrece la posibilidad de darle una solución integrada a la gestión pública, pues el resto de las soluciones que se ofrecen en el mercado trabajan, hasta el momento, de forma separada. La automatización se encuentra donde nadie la ve: pocos saben dónde están y cómo se organizan los datos sobre población, catastro, recursos, geografía, etcétera. Pero lo que sí se nota son los resultados de esa automatización: servicios más eficientes, trámites más expeditos y transparentes.

-

En Gedas dicen que, en este renglón, no tiene competencia. “No conozco un producto como TAO”, señala Luis Granados, director del segmento gobierno de Gedas. Hay, sin embargo, otros productos y soluciones que cumplen ciertas funciones integradas en TAO. Obligado a buscarle un símil, Granados declara: “Se podría decir que SAP es a la industria lo que TAO es al gobierno.”

-

En efecto, alrededor del núcleo de TAO se pueden integrar otros sistemas de información que entran en alguna de las tres áreas de gestión. Incluso, en lo que toca a las áreas de información al público y de consulta interna, TAO ofrece la posibilidad de acceder a los datos a través de enlaces por Internet, intranets y extranets. El sistema puede funcionar en dos plataformas –Windows NT y Unix– y con los principales lenguajes de programación –C++, Java y VisualBasic–. Este mismo modelo de gestión es posible llevarlo, incluso, al nivel estatal. Con TAO “es muy fácil establecer la consolidación económica de todo el estado”, asegura Granados.

-

Pero TAO es un producto y una solución que siempre requieren ser ofertados como un traje hecho a la medida. Lo que este sistema proporciona, insiste el directivo, son elementos para consolidar y distribuir la información necesaria para realizar y darle curso a un trámite. Y el cauce de dichos trámites varía de entidad en entidad. Por ejemplo, en sus análisis de los flujos contables municipales, Gedas encontró muchas similitudes entre los municipios de Cholula y Teziutlán, ambos en el estado de Puebla. Pero en Guanajuato, aunque se trate de procesos y trámites similares, el flujo de trabajo es distinto y, sobre todo, los funcionarios responsables y la descripción de los puestos guardan diferencias. Por ello, Granados dice que es difícil tipificar un proceso para todos los municipios del país.

-

¿Qué tan conveniente es esta solución en el ámbito nacional? Granados es optimista y declara que la mayoría de los gobiernos municipales a los que han ofrecido TAO se muestran interesados. No deja de ser extraña tal respuesta en un país donde, si la corrupción está tan extendida, una administración eficiente es lo último que tratarían de apoyar los políticos. Por tal motivo, se insiste en preguntarle sobre posibles “resistencias” a este tipo de soluciones. Granados admite estar consciente de todos estos factores, aunque aclara: “No hemos encontrado resistencias, aunque tampoco me pongo un velo: sabemos que existe mucha disparidad de cultura informática en el gobierno.”

-

El directivo cree que el camino fácil para impulsar a TAO pasa primero por el ámbito municipal; así, el producto podría ir penetrando desde abajo y se tiene más control sobre su implementación. Además, la decisión de adquirirlo recae en un puñado de personas. Quizá el candado imposible de abrir, al menos en las actuales condiciones, será la administración federal.

-

Desde otra perspectiva, la mezcla de ti con el tipo de autoridades que hay en México podría ser explosiva. Aunque Granados aclara que el núcleo de TAO no se puede modificar y que la política corporativa de Gedas prohíbe a sus ejecutivos cualquier tipo de comportamiento que contravenga las normas éticas de la empresa, basta recordar los casos de otros proveedores de ti para el gobierno y hasta la legendaria “caída del sistema”, para reunir suficientes razones que justifiquen la sospecha. ¿Qué hay de los sistemas “diseñados” para facilitar actos de corrupción? ¿Qué empresa desdeña una venta millonaria, a cambio de “modificar” ciertas variables en un programa contable? Una máxima en el ámbito de los negocios dice: “Al cliente, lo que pida.”

-

Granados, que antes de Gedas trabajó en Sun Microsystems –ahí logró venderle al Instituto Federal Electoral (IFE) una solución informática que hizo posible dar los resultados “en tiempo real” de las elecciones federales de 1997–, encuentra varias áreas de oportunidad para su segmento; menciona el desarrollo de aplicaciones, la implementación de redes y los servicios de asesoría, además, claro, de una nueva oportunidad con el IFE y las elecciones del 2000. “Sabemos que viene un proyecto y, como el resto, estamos tratando de entrar.”

-

Podrá volver más eficiente la gestión, pero TAO también da como resultado que las cadenas que atan al ciudadano con las autoridades se vuelvan de hierro, gracias a la acumulación de tanta información. Un efecto que no deja de ser curioso, si se recuerda el origen “comunista” de TAO.

-

Información privilegiada
Director del segmento financiero en Gedas, Francisco Huerta habla sobre los productos específicos que esa firma ha desarrollado para sucursales bancarias: sistemas para crédito, mercado de derivados y captación. Pero lo que más menciona son los grandes servicios –outsourcing, almacenamiento de datos (o dataware-house), consultoría en automatización de procesos de negocios, etcétera– con los que Gedas pretende elevar sus números.

-

Para otros, las ventajas de estos servicios no son claras. Renato Iturriaga, vicepresidente de crédito al consumo y banca electrónica de Banamex, cree que es delicado entregarle a un tercero toda la información de un negocio bajo el esquema de outsourcing, más aún cuando el negocio es la banca: ahí la información es el verdadero activo. Huerta responde: “Que los sistemas que dan servicio a un banco estén bajo el esquema outsourcing, no significa que los clientes pierdan el control o que se vean obligados a casarse con el proveedor.”

-

Gedas permite que los clientes hagan el monitoreo de los servicios y las máquinas pueden estar físicamente en sus instalaciones. La diferencia es que el costo de mantenimiento de los equipos es menor. Bajo esta teoría, el outsourcing le permite a las empresas concentrarse en lo que realmente es estratégico para su negocio. “Los sistemas de información no son parte de la estrategia de negocio de los bancos”, señala Huerta, quien cita la experiencia de Gedas trabajando para VW. Entre la armadora y un banco, sostiene, las diferencias son en esencia mínimas. “Los sistemas que controlan las plataformas de ensamble no pueden estar abajo ni un minuto, porque todo está automatizado.”

-

Según Huerta, el nivel de eficiencia que Gedas ha alcanzado con VW es de 99.9%. “Los bancos se han dado cuenta que, como la tecnología avanza tan rápidamente, es más costoso invertir en equipos que dejarle esa responsabilidad a otras empresas.” Las penalizaciones son enormes: otro ejecutivo, de una empresa que provee servicios de logística para otra armadora, confía que cada minuto de retraso le cuesta $1,000 dólares.

-

Pero hay de matrimonios a matrimonios y Huerta acepta que el esquema de outsourcing podría ser visto como un maridaje, siempre y cuando, al momento de la unión, una de las partes entregue su información más confidencial en una caja negra. “No es que toda la información esté en manos del proveedor: sigue siendo confidencial y sólo la maneja el banco. Únicamente se entrega la parte técnica.”

-

Huerta no teme a los procesos de consolidación y fusión por los que actualmente pasa la banca mexicana, pues los bancos tienen varios proveedores. Incluso, al momento de considerar una fusión, “el mismo servicio de outsourcing puede representar una ventaja”.

-

Casi en paralelo a lo que sucede con los bancos, las más importantes compañías del sector industrial ya destinan porcentajes crecientes de sus presupuestos a ti. Así lo afirma Adrián Garduño, director del segmento industria de Gedas. “Las grandes multinacionales están muy automatizadas –dice– y las grandes empresas mexicanas están adoptando tecnología para no quedarse atrás.”

-

Un sector con grandes avances es el automotriz, con sistemas justo-a-tiempo con proveedores. Pero al hablar de los que empujan los procesos de automatización y de manufactura virtual, Garduño no tiene dudas: “Quienes van jalando esto son los grandes consorcios.”

-

En este ámbito, las apuestas de Gedas son dos productos: uno es Product Development Manager 2 (o PDM 2), que ayuda a reducir el tiempo que consume el lanzamiento de productos (time-to-market), desde su conceptualización hasta la salida al mercado; el otro es Maxis, que controla los costos de mantenimiento de una planta industrial. Otras ofertas apuntan a logística, control por códigos de barras, radiofrecuencia y automatización de manejo de materiales en almacenes.

-

Garduño cree que el problema del año 2000 ha sido el disparador más importante para el aumento del gasto en ti, pues los empresarios tomaron conciencia de los riesgos que implicaba quedarse atrás. Sin embargo, curiosamente son las empresas que cuya operación gira principalmente alrededor del manejo de datos las que se están rezagando; áreas con demoras fuertes son, a su juicio, las dedicadas a manejo de personal y recursos humanos.

-

Weisner, director general de Gedas Norteamérica, se muestra ambicioso. No espera mucho en el corto plazo del segmento gobierno, pero sí de los sectores financiero y de comercio, que “tendrán que despegar más fuerte que otros”. Pero no olvida el origen de Gedas. “Al final, la idea es que los porcentajes de los sectores que compran nuestros servicios sean un poco iguales, aunque nos enfocamos mucho en la industria, que es nuestra base.”

Ahora ve
Pese al tiempo, Salvador Dalí conserva su rasgo más distintivo
No te pierdas
×