El precio justo

¿Pagar por el software? Sólo si cumple con los beneficios prometidos.
Ximena Cassab y Cinthya Bibian

Actualmente, ningún usuario está obligado a comprar programas de cómputo. Al contratar a un proveedor de servicio de aplicación (ASP, por sus siglas en inglés), una empresa puede pagar renta por el empleo de un paquete específico. Para el presupuesto de una compañía, el arrendamiento podría representar una opción muy atractiva. La aparición del sector ASP está cambiando el rostro de la industria del software. Expansión platicó con w. a. Mougayar –director de Cyber Management y uno de los analistas más respetados en el campo tecnológico– para conocer las implicaciones de esta revolución. A continuación, extractos de la entrevista.

- -

¿Qué factores impulsaron la idea de rentar aplicaciones?

- -

Uno de las principales fue que instalar una solución completa de software es un proceso muy complicado. Una cosa es adquirir el programa, y otra muy distinta es habilitarlo. Los paquetes no son islas, tienen que estar integrados a los contextos externos e internos de una organización con el fin de que ofrezcan un rendimiento suficiente: empleados, socios, proveedores y clientes deben ser considerados. El proceso de unificación tiene un costo muy alto. El ASP elimina esta complejidad.

- -

¿Las empresas están reconociendo el valor que brinda un ASP?

- -

Sí. Las grandes instalaciones de software corporativo no poseen una historia exitosa. Hay muchísimos proyectos fallidos. Aunque adquieran los programas, las firmas están descubriendo que, además de invertir millones de dólares en licencias, tienen que asignar recursos adicionales al proceso de instalación. Se pierde mucho tiempo y el éxito de la iniciativa no está asegurado. Las compañías está alejándose de ese tipo de situaciones.

- -

Para proveedores de software y usuarios, ¿qué cambios origina la aparición del sector ASP?

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La industria tiene que entender las motivaciones que impulsan la compra de software. En el pasado, la agrupación adquiría el programa y el fabricante no asumía ninguna responsabilidad. El modelo ASP obliga a que el proveedor base su éxito en el del cliente. En ese sentido, la calidad total del programa será el factor más importante. El usuario sólo pagará si la aplicación brinda los beneficios que prometió el proveedor. Hoy nadie tiene que gastar millones de dólares en software y "suponer" que la inversión valió la pena. Se pagará estrictamente por las ventajas que ofrezca.

-

Ahora ve
La película ‘Cartas a Vincent’ llega a México
No te pierdas
×