El rostro privado de Chapultepec

A través de la participación conjunta del gobierno capitalino y empresas privadas, algunas seccion
Claudia Olguín

No se. trata de un Disneylandia mexicano", aseguran los empresarios y funcionarios que participan en uno de los proyectos política, social y económicamente más importantes de la ciudad de México. Nadie lo acepta abiertamente, pero detrás de donativos, patrocinios, presencia en locales comerciales y desarrollo de proyectos, en el Bosque de Chapultepec ha existido desde hace cinco años un evidente interés por parte de mis de 10 compañías que buscan mantener una imagen pública saludable.

- Como caído del cielo, el denominado proyecto integral llegó, en diciembre de 1988, a cerrar el circulo de la intención del gobierno de la ciudad por promover la participación de la iniciativa privada en la zona mis visitada de la metrópoli. Así, consorcios como Coca-Cola, McDonalds y Grupo Industrial Bimbo tienen una posición estratégica, que va desde los donativos hasta la participación directa en locales comerciales.

- Antes de la iniciación del proyecto, la zona boscosa de la primera y segunda secciones del Bosque de Chapultepec ofrecía la imagen de un parque de diversiones deteriorado, de un Auditorio Nacional con un saldo de varios "muertos" en su historial -a partir de la celebración de conciertos del grupo Chicago o de los Osmond- , y de un zoológico mediocre, comparado con los que existen en la mayoría de los países altamente poblados.

- Ahora la fotografía se ha transformado: el Bosque ofrece desde El Papalote Museo del Niño; la nueva feria de diversiones -Chapultepec Mágico-, la de mayor tamaño en el país, tres restaurantes (Lago Chapultepec, Meridién y Café del Bosque), hasta un gran zoológico, con todas las de la ley y en pos del rescate de la fauna. "Hoy Chapultepec sigue siendo el parque de los capitalinos, terriblemente popular porque no se ha encarecido", admite uno de los brazos ejecutores del denominado "planteamiento integral".

- Servicios Metropolitanos (Servimet) fue parte importante en el desarrollo de este planteamiento. De una empresa que administraba más de 80% de los estacionamientos públicos en la ciudad, pasó a ser desde ese momento el creador de los denominados fideicomisos, organismos rectores y promotores de diversos desarrollos del Departamento del Distrito Federal (DIF).

- Una de las primeras concesiones otorgadas fue en la que, mediante un concurso público, Corporación Mexicana de Restaurantes obtuvo la licencia del gobierno para operar los restaurantes.

- Finalmente, cinco grandes proyectos siguieron un esquema similar: donativos de empresas, un pago promedio de 10% sobre las ventas para quienes operan locales comerciales y el patrocinio permanente de eventos o exposiciones. Todos los proyectos de esta reestructuración se ubican en más de 100,000 metros cuadrados y significaron una inversión superior a $ 100 millones de dólares.

- El Auditorio: distinguido en su género
Calificada por su principal administrador como una gran obra plástica dentro de los recintos más importantes del circuito internacional del espectáculo, la remodelación del Auditorio Nacional abrió la puerta de los grandes proyectos del Bosque de Chapultepec.

- A comienzos de 1990, el DDF, el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) dieron marcha a la remodelación del auditorio, que se prolongó por 18 meses y significó una inversión de $25 millones de dólares, de los cuales la primera aportación, de $300,000 Mares, fue otorgada por el DDF.

- Se inició la eficientización de costos reduciendo la planta laboral: de una plantilla de 1,200 empleados sindicalizados y con turnos diurnos, se pasó a un solo empleado directo y una plantilla subcontratada que va de 50 hasta 500 personas.

- "Aunque su administración es privada, fue un experimento del sector público y sus fines son sociales", señala Oscar Elizuridia Treviño, coordinador ejecutivo del Auditorio Nacional. En el experimento participaron empresarios y funcionarios públicos; entre ellos, Roberto Hernández, Fernando Senderos, Carlos Slim y Gilberto Borja.

- Desde su apertura, han pasado por sus 9,897 butacas 2.5 millones de personas que generan un potencial de ventas promedio de $25 millones de dólares al año. "De los ingresos brutos, entre 60 y 70% se va a los promotores, 10% al pago de impuestos por espectáculo al DDF y el porcentaje restante se destina a la conservación y operación del inmueble", explica Elizundia Treviño.

- El inmueble, como en sus inicios, continúa siendo propiedad de Conaculta, pero Elizundia considera que el esquema de administración ha mantenido en armonía a la iniciativa privada -con concesiones- , al consumidor -con espectáculos- y al gobierno - que redujo su presupuesto para la operación.

- La apertura del restaurante Teatrice y la construcción de un estacionamiento son las más recientes noticias en el Auditorio Nacional, que en conjunto representan una inversión de $3 millones de dólares.

- Como en los demás proyectos, la promoción es parte fundamental en la estrategia de mantenimiento y fortalecimiento de los espectáculos. Compañías como Coca- Cola, Sony y Ostemex han financiado la puesta en marcha de un sistema de audio, una pantalla gigante localizada en el exterior y en el restaurante.

- De la reapertura a la fecha, el promedio de espectáculos es de 120 al año. Pero ha habido años excepcionales, como 1993, que cerró con 168 espectáculos, mientras en 1994 la cifra llegó a 140. Incluso, recientemente el escenario ocupó el primer lugar en performance y la segunda posición internacional, para la revista Amusement Business (A&B), por haber sido uno de los recintos musicales y culturales más visitados del mundo, y el de mayores ingresos.

- Su administrador reconoce que la clave de este negocio continuidad y consistencia, ambas aseguradas, en parte, por el plazo de la concesión (15 años). "Sin embargo -admite- , esta administración es la que decidirá si el proyecto se modifica o continúa la tendencia que se le ha imprimido durante los últimos años, aunque 90% de los espectadores están en contra del cambio". Mientras tanto, lanza un reto amistoso: "Si usted encuentra un baño sucio o un chicle pegado en las butacas, está invitado a no pagar de por vida".

- Un museo que se las trae
La reconstrucción de los tres restaurantes alrededor del Lago de Chapultepec y Papalote Museo del Niño también concitó el interés y la participación de la iniciativa privada. Sin embargo, los primeros no han resultado un negocio fácil. Sin indicar la inversión que significó el proyecto, Cristián Bonet, director general de operaciones de restaurantes de Corporación Mexicana de Restaurantes, señala que operar estos establecimientos otorga más que nada prestigio.

- "Los niveles de afluencia a veces son bajos y el costo de mantenimiento y de pago de mano de obra es elevado, por lo que los niveles de rentabilidad resultan mínimos", apunta. El grupo mexicano, que administra la cadena Wings, ganó el concurso para operar la terna de restaurantes, después de tener como adversario a la cadena Vips.

- Por su lado, Papalote se construyó a partir de la donación, por parte del DDF, de una fábrica de vidrio abandonada, de una inversión de $25 millones de dólares y de la iniciativa de la ex primera dama,

- Cecilia Occeli de Salinas. El proyecto, sin embargo, no habría tenido éxito sin el sustancial aporte de un importante número de empresarios, lidereados por Carlos Autrey.

- El concepto no es nuevo. Ya desde las primeras décadas de este siglo, los educadores John Dewey, María Montessori y Jean Piaget iniciaron la primera labor de promoción sobre la acción directa de este tipo de museos en el aprendizaje infantil. Sus ideas fueron concretadas en 1961 por Michael Spock, quien creó el primer museo interactivo en Boston, Massachussets.

- El recinto capitalino cuenta con salas de exhibiciones, una megapantalla, feria de exposiciones periódicas, juegos y un restaurante. Con financiamiento de las empresas, que hasta el momento suman más de 200, en 1994 se crearon y rediseñaron 22 nuevas exhibiciones, que completan un total de 300, y para este año existen planes para la creación de otras siete, con un valor unitario que fluctúa entre $ 10,000 y $20,000 dólares. La idea es organizar exhibiciones con temas internacionales, como El planeta azul, asesorada por la NASA, y conceptos nacionales como el de La mariposa Monarca o Los amos de la noche (murciélagos), que serán patrocinados por firmas mexicanas.

- Miguel Ángel Pichardo, director de desarrollo de Papalote, reconoce que las empresas seguirán participando en las operaciones, la instalación de nuevas áreas y el patrocinio a visitas de menores de escasos recursos, programa que ya lleva más de seis meses de existencia.

- Y los resultados han sido más que exitosos. A menos de un año de operación, el museo registraba la visita de 1.9 millones de personas. Esta afluencia, según Pichardo, se justifica por el déficit de este tipo de atractivos en el país. Tal vez por esto, ya ha fructificado una iniciativa similar en Sonora, donde se construye otro museo interactivo, que entrará en operación próximamente y cuya inversión fue menos significativa que la requerida por Papalote, pero con el mismo concepto de promoción y administración.

- El recinto es el de mayor afluencia de público en el mundo entre un total de 400 de su tipo.

- La diversión debe ser barata
Con la consigna de "la diversión tiene que ser barata", Grupo Empresarial Chapultepec emprendió su labor como concesionario de la feria Chapultepec Mágico, tras la remodelación de los antiguos juegos mecánicos, que datan de 1964.

- Dicha reestructuración fue denominada "el milagro de los 100 días", porque en ella laboraron, 24 horas diarias, 900 trabajadores, se suscribieron contratos con firmas europeas, japonesas y estadounidenses, para la adquisición de equipos, y al cabo de tres meses la nueva feria estaba terminada.

- Estimaciones del DDF admitían, al inicio del proceso de concesión, que solo la reestructuración de la montaña rusa -una de las 10 más importantes del mundo- requería una inversión de N$3.5 millones de nuevos pesos. En 1993, se definió, a través de un concurso, que el grupo mexicano- que opera otros parques de diversión en Naucalpan y Guadalajara (Selva Mágica, Divertido y Naucalli Mágico) debía invertir, en una primera etapa, $20.6 millones de dólares y comprometerse a remodelar cada dos años los juegos en operación. Esta rotación de juegos significa una inversión promedio de $8 millones de dólares. "Se trató de un contrato por 15 años, para realizar inversiones periódicas con el fin de que el parque está más bonito y eficiente", dice René Aziz Checa, director general del Grupo Empresarial Chapultepec.

- Montado en un terreno de 60,000 metros cuadrados, Chapultepec Mágico cuenta con 56 juegos mecánicos operados por 1,050 empleados. En temporada baja recibe 1,000 visitantes diarios, pero las cifras se multiplican hasta 20,000 personas en las épocas vacacionales. La lluvia es su principal enemigo.

- Según Aziz, la feria está lejos de la crisis que enfrenta esta industria a nivel internacional (por la recesión y por la incertidumbre que caracteriza al negocio). Opina, en cambio, que las posibilidades de seguir al pie de la letra las cláusulas más importantes de la concesión son amplias, porque los resultados obtenidos en lo que va de operación aseguran que el retorno de la inversión (siete años) se dará de acuerdo con lo programado. Por lo pronto, en los primeros meses de operación las metas de ventas ya se habían cumplido.

- Sin duda el truco está en los bajos precios -"el que no vende barato no vende", sostiene Aziz-: el boleto para entrar a Chapultepec Mágico cuesta N$5 nuevos pesos e incluye alrededor de 30 juegos. La puesta en marcha de este parque ha promovido que otros, como Reino Aventura, hayan iniciado estrategias con promociones que reducen el costo de acceso a los servicios. Aziz confía en que el mayor tiempo de ocio que tiene la población, aunado a la recuperación económica del país, harán de éste un negocio con permanentes utilidades.

- Para bien de los animales... y de los niños
El nuevo zoológico de Chapultepec cerró el ciclo de este proyecto integral y fue, sin duda, el más cuestionado.

- Poco después de 1923, cuando Alfonso Luis Herrera, con el apoyo financiero de la Secretaria de Agricultura y Fomento, la Sociedad de Estudios Biológicos y ciudadanos interesados en los animales, inauguraron el zoológico original, el recinto prácticamente pasó al olvido. No porque la gente no acudiera a él, sino porque los donativos privados que permitieron su manutención en los primeros años se fueron esfumando paulatinamente.

- Los animales, que permanecían enjaulados en celdas con piso de cemento, manifestando, según los ecologistas, signos de "locura" -una desesperación a raíz del abandono de su hábitat- son tal vez los mejores testigos del oscurantismo en el que por varias décadas estuvo sumido el lugar.

- En 1992 se iniciaron las obras de rescate, que duraron 25 meses (hasta agosto de 1994). En la reconstrucción participaron despachos especializados en la materia, con experiencia en diseños de zoológicos de renombre, como el de San Diego, y con el concurso del arquitecto Ricardo Legorreta. Sus creadores consideran que en general se consiguió lo establecido en los proyectos, aunque no se terminaron aspectos relacionados con la seguridad y el ingreso mediante sistemas electrónicos de boletaje.

- Según Carlos Cristiani Díaz, encargado del despacho de la Coordinadora Ejecutiva del Fideicomiso, los 58,583 metros cuadrados que tiene ahora el zoológico significaron una inversión de alrededor de N$230 millones de nuevos pesos. En el proyecto participaron 70 empresas contratistas.

- Hasta ahora no ha sido definido si el fideicomiso seguirá vigente, porque es una cuestión de política gubernamental. Sin embargo, para María Elena Hoyo Bastien, directora del zoológico, el esquema de patrocinios bien podría ayudar al mantenimiento -que significa N$2,500 nuevos pesos mensuales- y operación del parque. Dentro de estos gastos, el DDF contribuye con el sueldo de los trabajadores permanentes y el alimento de las especies.

- El flamante zoológico alberga hoy día a 2,622 animales de 264 especies. Pernoctan en 108 exhibidores que, en cuatro climas o biomas que reproducen su hábitat, se disponen a recibir tranquilamente hasta 30,000 visitantes - capacidad máxima del recinto

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Y también aquí estuvieron presentes los grandes consorcios. McDonalds, Helados Bing, Bimbo y Coca-Cola, pagando inicialmente cada uno N$ 60 millones de nuevos pesos, por derecho a ventas y N$100,000 nuevos pesos mensuales, se mantienen vigentes en los locales del pabellón de restaurantes y comercio.

- Las múltiples transformaciones han hecho del lugar un agradable espacio, tanto para los que allí viven -los animales- como para los visitantes, niños y adultos. Tal vez la única interrogante es saber qué pasará en los próximos años con la preservación y patrocinio del zoológico. En todo caso, según Cristiani, el último compromiso, es que seguirá siendo gratuito.

Ahora ve
Arqueólogos israelíes descubren una parte oculta del Muro de los Lamentos
No te pierdas
×