El rumbo demográfico

Debido a la ampliación del horizonte de vida y la disminución de la fecundidad, se ha iniciado un
Alejandro Castillo

Recientemente, el Consejo Nacional de Población (Conapo) dio a conocer las tendencias del comportamiento demográfico del país. En estos días de intensos debates postelectorales, en los que inevitablemente se esgrimen argumentos acerca de la estrategia económica que más conviene a México, es importante reproducir algunos de los datos que proporcionó Conapo. Vale destacar el hecho de que, si bien la tasa de crecimiento demográfico podría considerarse todavía alta, su magnitud representa una importante corrección en relación con los registros que alcanzaba hace 30 años.

-

El Conapo estima que, actualmente, la población de México suma 94.7 millones de habitantes, a los que se añadirán 2.26 millones de nacimientos y se restarán 420,000 defunciones en este año. Esa combinación produce un crecimiento anual de 1.94%. Por supuesto, esa tasa se reduce a 1.62% si se considera el efecto de la emigración neta, que alcanza 297,000 personas al año.

-

En las últimas tres décadas, el país ha observado un importante cambio en su comportamiento demográfico. A finales de los 60, la tasa de crecimiento anual era de 3.4%; de haberse mantenido esa dinámica, en 1997 el país contaría con una población total de 123 millones de habitantes.

-

La disminución de la tasa de crecimiento demográfico no se debió a un aumento de las defunciones. Al contrario, en los últimos 30 años la esperanza de vida de los individuos aumentó poco más de 10 años, de alrededor de 60 años que alcanzaba en 1970, en 1995 se llegó a casi 73 años.

-

En buena medida, el factor que explica la reducción en la tasa de crecimiento demográfico fue la menor tasa de fecundidad, que cayó de 6.8 hijos por mujer en 1970, a sólo 2.7 en 1997. También convendría apuntar que, gracias a que más de 67.5% de las parejas mexicanas utilizan métodos de planificación familiar, anualmente se evitan 2.2 millones de nacimientos.

-

Conapo señala que, debido a la ampliación del horizonte de vida y la disminución de la fecundidad, se ha iniciado un proceso de “envejecimiento” de la población. Así, los niños en edad preescolar (13 millones, de entre cero y cinco años) están empezando a disminuir en números absolutos.

-

A su vez, la población ubicada entre seis y 14 años –que suma 19.5 millones de personas– alcanzará su máximo histórico en el año 2000 y a partir de entonces comenzará a disminuir. Un efecto de ese fenómeno será una baja en la demanda de servicios educativos básicos, por lo que se podrá mejorar su calidad y, además, reasignar recursos hacia niveles de educación superior.

-

En cambio, el grupo de población en edad de trabajar –de 15 a 64 años–, que actualmente alcanza 57.8 millones de habitantes, continuará en aumento y alcanzará su máximo en el año 2030, con cerca de 90 millones. Conapo estima que el porcentaje de personas de ese grupo que se incorpora como demandante de empleo crecerá progresivamente, de 64 a 67% en el 2000, hasta llegar a 70% en el año 2030. Sobre esa base, Conapo considera que será necesario crear un millón de empleos anuales.

-

Es de suponer que el problema que significa la creación de empleos se podría complicar si las medidas adoptadas por el gobierno de Estados Unidos –principal destino de los emigrantes mexicanos– se traducen en una disminución del flujo al exterior de personas en edad de trabajar.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

En fin, las cifras de Conapo muestran los resultados de un esfuerzo que, en forma conjunta, han realizado las autoridades y la población, con lo que se ha evitado una situación que podría calificarse de catastrófica.

Ahora ve
La renegociación del TLCAN va a toda marcha por los tiempos políticos
No te pierdas
×