El té y las infusiones

Vertida en agua caliente, la hierba tiene corazón.

Propiamente dicha, llamamos té a una infusión que vino de la lejana China, donde su uso se había extendido 10 ó 12 centurias antes de llegar a Europa, en el siglo XVII. Portugueses, holandeses e ingleses la acarrearon con entusiasmo a Occidente, luego de pretender conocer los límites de un mundo que no los tenía, por redondo.

- Se transplantó no sólo la difícil hoja, sino la voluntariosa tetera y la taza de porcelana. En India, donde su sabor y su cultura estaban extendidos, los conquistadores la hicieron suya, sin sospechar que se trataba de la forma de dominar de los dominados. El primer cargamento de la planta llegó a Ámsterdam alrededor de 1610.

- El té –llamado en el XVII y el XVIII théier– procede de unas hojas que cuando son pequeñas y tiernas dan la versión imperial; éstas, secadas bajo el calor del sol, derivan en el té verde. Bajo el fuego, la planta se oscurece: es el té negro.

- Entre 1720 y 1730 la bebida tiene su momento áureo. Su comercio se reproduce en grado tal que se empiezan a intercambiar otras plantas sustitutas, que lo mismo bullen en el perol ya apagado.

- Actualmente gozamos de todo tipo de infusiones; algunas en combinaciones exóticas o, por lo menos, originales.

- La Esquina del Té
Plaza San Jacinto 3,
San Ángel.
Tel. 55 50 14 60.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Ámsterdam 55
Colonia Condesa,
Tel. 55 53 90 81.

- Para saber:
Bebidas y excitantes, Fernand Braudel, Edit. Alianza.

Ahora ve
Instalaciones de ministerios brasileños fueron dañadas en protesta contra Temer
No te pierdas
×