El vía-cruces

Cruzar la frontera de EU se volvió un calvario para los pequeños exportadores.
MG

Jaime Hernández nunca ha estado en Irak. Es más, pocas veces ha salido de Oaxaca, donde es productor de café. Sin embargo, es uno más de los afectados por la guerra contra el terrorismo internacional. Para la empresa que dirige, Agropecuaria de Oaxaca –que emplea a unas 50 personas y vende al año cinco millones de dólares– exportar a Estados Unidos es ahora más complicado que nunca.

- El 12 de diciembre de 2003 inició el programa contra el bioterrorismo, que incluye un estricto control a los alimentos que ingresan a Estados Unidos con el fin de evitar posibles envenenamientos o contagios. A fin de año cerrará la quinta y última etapa.

- Ahora, los productores de alimentos que pretendan vender a EU deben obtener una certificación de la FDA (Food and Drug Administration) y cumplir puntillosas normas de empaque e información al consumidor.

- De acuerdo con Esteban Díaz, director del Centro de Tecnología de la Industria de Conservas Alimenticias (CETICA), para los exportadores pequeños con poca infraestructura montar el sistema de rastreo cuesta entre $50,000 y $100,000 pesos. Si no lo cumplen, desde noviembre recibirán una multa que va de los $500 a los $5,000 dólares.

- Las exigencias se ven difíciles para docenas de productores mexicanos, empezando por el complejo registro en la página de internet y los trámites aduanales, dice Antonia Cruz, directora del Consejo Mexicano de Comercio Exterior (COMCE). Por ello, de acuerdo con la Secretaría de Economía, 5% de las 1,200 empresas exportadoras no han cumplido los requisitos para exportar. Además, quienes tendrán mayores problemas para realizar sus exportaciones serán aquellos que comercialicen productos de rápida caducidad, según Cruz.

- La preocupación en la Comisión Mixta para la Promoción de Exportaciones (COMPEX) es que faltan empresas registradas ante la FDA.

Ahora ve
No te pierdas