El yucateco de Gates

O cómo un mexicano llega a la cúpula de Microsoft.
Óscar Santamaría / Nueva York

Sacrificio, determinación y querer hacer la vida más fácil a los demás -han sido los principios que han guiado a Franc Cámara hasta llegar a ser, en la -actualidad, el mexicano de más alto rango en Microsoft. Hoy es el director de -Estrategias Corporativas y Estándares de la corporación. Con 15 personas a su -cargo, Cámara ofrece asistencia legal en temas de propiedad intelectual y -asesora en la concesión de licencias. “Superviso y estudio la petición de -licencias y patentes que hacen a Microsoft y las que nosotros queremos compartir -con el resto del mundo para que puedan usar lo que hemos descubierto.” En -pocas palabras, es el intermediario necesario, el que da la luz verde para que -las especificaciones de Microsoft salgan del gigante informático y puedan ser -compartidas por compañías que más tarde crearán, usando esas bases, -estándares para nuevas aplicaciones.

- ¿Cuál fue la única arma de este mexicano?: Las ganas de aprender. Su -historia, poco habitual en el mundo corporativo de Estados Unidos, es todo un -ejemplo de superación personal y de ascensión meteórica.

- Cámara ha desarrollado toda su vida profesional en Estados Unidos, donde le -llueven tentadoras ofertas mientras piensa poner en marcha su propia compañía. -Con 39 años, este experto en computación apenas empieza el ascenso.

- Pero vamos hasta el principio de la historia. Nacido en el pequeño pueblo de -Oxkutzcab, en Yucatán, en una casa de paja y con el maya como lengua materna, -Cámara siempre fue un niño curioso. El mayor de cinco hermanos recuerda que se -escapaba para ir a la escuela y saciar ya, desde pequeño, sus ansias de -aprender. A los siete años, y para comprobar lo que le había contado un amigo, -desarmó la primera radio que llegó a su casa para averiguar si era verdad que -había una persona dentro.

- “Desde aquel momento empecé a interesarme por la tecnología.” Pronto -aprendería electrónica básica por correspondencia, gracias a unos cursos en -español que ofrecía una escuela en Los Ángeles. Al terminar la secundaria y -con su título de técnico en electrónica bajo el brazo, decidió montar un -pequeño taller casero. Con la llegada de los circuitos integrados, se dio -cuenta de que su pueblo le empezaba a quedar pequeño y convenció a su padre, -bracero que residía en California, para que lo dejara ir a su lado.

- Aterrizó en Los Ángeles a los 15 años con el objetivo de estudiar allí -sólo un año. Lo primero que tuvo que hacer fue aprender inglés. “Cuando -llegué no sabía decir ni una sola palabra, así que me apunté a un curso -intensivo y en seis meses era ya casi bilingüe”, dice Cámara, en perfecto -español pero con marcado acento inglés.

- Fueron años difíciles, estudiando y trabajando de 6:30 de la mañana a 9:00 -de la noche, de lunes a domingo, y bajo la tutela de un primo mayor, miembro de -una pandilla callejera. “Cuando me compré un viejo auto con lo que había -ahorrado, me lo quemaron porque no les quería comprar droga. Me dio tanto -coraje que iba a la biblioteca desde las 9:00 de la mañana hasta las 12:00 de -la noche para aprender mecánica. En tres meses yo mismo reconstruí el carro -totalmente”, cuenta con orgullo. Dos años y medio más tarde, se graduó con -las mejores notas de su generación en la preparatoria. De esa etapa, recuerda -cómo con 17 años dio clases a sus propios profesores cuando llegaron a la -escuela las primeras computadoras. “Yo ya había escrito mi primer programa en -Basic, pues sabía más que ellos.”

- Sin recursos ni apoyos económicos y sólo avalado por sus calificaciones, -consiguió una beca en la Universidad Luterana de Los Ángeles, donde se -matriculó en Ciencias de Computación y Matemáticas. Como hiciera durante su -etapa escolar en México, mientras estudiaba abrió su propia consultora de -informática, que servía a pequeños comerciantes de la zona.

- Fue entonces cuando tuvo que superar una nueva prueba que forjaría su -carácter: Un accidente de moto le dejó en coma durante tres días, con las dos -piernas y un brazo destrozados. Postrado en una silla de ruedas, tras haber -perdido las becas que había conseguido, pensó en dejarlo todo, en no volver a -estudiar. La ayuda de un amigo japonés, que se ofreció a pagarle el resto del -curso universitario, fue providencial. Como muestra de gratitud, Cámara -decidió aprender el idioma de su amigo protector. Y lo consiguió. Más tarde -aprendería francés, sumando ya cinco idiomas en su curriculum.

- El salto
-
Después de asociar su modesta consultoría con una compañía más grande, -dio el salto a Nestlé, donde trabajó como integrador de sistemas.

- Desde este puesto mantuvo estrechas relaciones con la gente de Microsoft. Un -primer contacto que en 1992 le llevaría a conocer, durante una convención en -Las Vegas, a Bill Gates. “Tuve la oportunidad de hablar con él, lo escuché y -me escuchó, fue muy amable.” A los tres meses de este encuentro, Cámara -decidió abandonar Nestlé. Al enterarse en Microsoft le llamaron para ofrecerle -trabajo. “Al principio les dije que no porque ya tenía pensado irme a otra -compañía grande, pero me hicieron otra oferta que no pude rechazar.” Así es -como llegó al gigante de software a principios de 1993, primero en sus oficinas -de Santa Mónica (California) para luego mudarse al corporativo en Redmon -(Washington), donde hoy tiene su despacho.

- Cámara entró con buen pie. Después de ejercer como consultor senior -pidió el traslado al departamento de Consultoría Mundial, desde donde ayudó a -abrir las consultorías y filiales en medio mundo: España, Colombia, Brasil, -Japón... 25 países en total. Agotado su afán viajero, pasó al Grupo de -Programas como program manager controlando varios componentes de un -producto. Ahí fue el responsable de Picture IT, el primer producto de Microsoft -para fotografía, y de Media Manager, un programa de sonido e imagen multimedia -que fue más tarde usado como base para una parte de Office. Pero, como él -mismo recuerda, quería hacer “algo más grande”, por lo que se trasladó al -grupo de Windows 2000 en el departamento de Fotografía, donde dirigió un -equipo de 30 personas para crear todo lo relacionado con la fotografía digital -en Windows XP. Luego, pasó al departamento de Estrategias para Pequeñas y -Medianas Empresas a nivel mundial, para recalar tiempo más tarde en su actual -puesto en Estrategias Corporativas y Estándares.

- Franc Cámara, que es autor en solitario de dos patentes y comparte con otros -colegas nueve más, reconoce que de lo que más orgulloso está en toda su -carrera es de la intuición que le llevó a trabajar en el campo de la -fotografía digital, cuando nadie apostaba por ello, lo que le valió numerosos -reconocimientos.

- Microsoft por dentro
-Pero, ¿cómo es Microsoft por dentro? Sobre todo, poco convencional. “Así -funciona Microsoft, cada uno elige lo que quiere hacer, qué carrera tomar. Si -demuestras que eres bueno no tienes problemas, puedes ir cambiando de -departamento, no hay casi burocracia.” Un ejemplo: “Uno mismo puede tomar -decisiones muy importantes, no está atado a una cadena férrea de mando y de -jerarquías. Yo he tomado decisiones que nadie podía echar para atrás, ni -siquiera el propio Bill Gates. Nos dan mucha autonomía y confianza”, dice -Cámara, quien en varias ocasiones ha mandado un e-mail un sábado en la -noche sobre una nueva idea que se le ocurrió estando en su casa.

- “Lo mejor de todo es que dos horas después mi jefe me había contestado. -Así es como funciona la empresa.”

- Así es mi jefe
-
Y, ¿cómo es Bill Gates? “Pues como cualquier persona, es humano, te -escucha y tiene en cuenta tus ideas”, dice Cámara, que solía reunirse con -él una vez cada tres semanas, aunque sus encuentros se han ido espaciando. “Eso -no es lo más importante, aunque sí lo es que sea accesible. Antes lo era más, -pero la compañía ha crecido mucho en los últimos años y es más difícil -verle. Además, está muy centrado en su familia y en sus labores benéficas.” -No obstante, recuerda con una sonrisa cuando Gates se tomó unos tequilas con -él y un compañero durante una junta en su etapa en el grupo de consultoría. -“Al principio no quería, pero al final le convencimos.” 

- Cámara, que preside el grupo de empleados hispanos de Microsoft (GUIA), -siendo su portavoz ante la empresa, asegura que su experiencia y actual -ocupación no le han cambiado por dentro. “Sigo siendo el mismo. Cada año -regreso a mi pueblo natal con mis hijos para que sepan de dónde vienen y sigo -hablando con los amigos de siempre.” Afirma que lo que más le gusta de -México es la naturaleza. “Allí sientes el aire fresco y me olvido de mi -mundo artificial, en el que vivo todos los días, enganchado al teléfono y a -internet.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Pero México ha cambiado mucho en los últimos años, como él mismo -reconoce. “Ahora hasta mi pueblo tiene una página web, internet ha sido toda -una revolución para países como el mío”, dice con asombro. Destaca que lo -más importante para que México avance y se sitúe en primera línea es la -educación. “Ofrecer una educación de calidad es la receta para poder luchar -por una vida mejor, como yo hice”, afirma Cámara, quien admite no seguir muy -de cerca la actualidad política mexicana. Pero sí da su opinión sobre los -millones de inmigrantes mexicanos que llegan a Estados Unidos. “Es un asunto -delicado. Queramos o no este país ofrece muchas oportunidades, de no haber -venido aquí yo no hubiera logrado lo que tengo y lo que soy. Por eso me resulta -difícil negar a otros las oportunidades que me dieron a mí, pero -lamentablemente no todos vienen con buenas intenciones”, dice sin querer -ahondar en este espinoso tema.

- Volviendo a lo que más le gusta, asegura que la revolución tecnológica -pendiente tendrá que ver con las conexiones inalámbricas. El primer paso ha -sido el llamado “WI-FI”, pero queda mucho por delante. “El nivel y alcance -de la tecnología está cambiando de forma vertiginosa, en 10 años vamos a ver -cosas asombrosas”, dice con un halo de misterio y emoción. Uno de los -proyectos más ambiciosos que tiene Bill Gates entre manos es, según revela -Cámara, la creación de un procesador con la capacidad natural que tendría el -cerebro de 1,000 personas juntas. “Es un sueño que esperamos poder hacer -realidad en 2019.”

Ahora ve
ONG denuncian espionaje del gobierno mexicano a activistas
No te pierdas
×