Elisa Salinas

-
JRH

Algunos la recuerdan como modelo de pasarela. Otros, como la hiperactiva pariente del dueño de TVAzteca –es su tía–, o la hija de Hugo Salinas Rocha (sí, fundador de Salinas y Rocha). Unos, más chismosos, la ubican como una productora de teledramas, enérgica, malhablada, poderosa. Es, también, mamá de tres niñas y dueña de una neoyorquina boutique de alta costura en Madison Avenue. Elisa Salinas es todo eso, pero no sólo eso. “Luchona, trabajadora, alguien que está aprendiendo todo el tiempo”, dispara cuando se le apremia a autodefinirse. “Tengo muchas facetas; así como puedo hablar como egresada del Colegio de México, igual lo hago, dicen, como carretonera”.

- Así como se sabe necesaria en TV Azteca, de la cual lleva puesta la camiseta “desde el mismo apellido” Salinas, y también sabe con qué se come el ambiente de la moda gracias a las enseñanzas de gurúes como el francés Givenchi, Elisa anuncia que el tedio la invade si no tiene nuevos proyectos. Menos administradora que “coordinadora de recursos”, lo que le apasiona es, sin más, el reto. “El cobijo me aburre, necesito nuevos ambientes”, concluye esta mujer mitad geisha (le atrae lo oriental) mitad liberada mujer finisecular.

Ahora ve
No te pierdas