El“proyecto salinista”

-
Emilio Zebadúa

El autor trabaja actualmente en un libro sobre La reforma del Banco de México.

- Quién iba a atreverse a pronosticar la velocidad con la que -en un mismo lapso- el gobierno actual del presidente Ernesto Zedillo condenó y rescató el significado de la herencia de su antecesor, Carlos Salinas.

- Mientras la imagen personal de Salinas (y la de su familia), así como su posible influencia política en el actual sexenio, han sido reducidas por medio de diversas campañas políticas y propagandísticas orquestadas desde la propia presidencia, sus propuestas pendientes de reforma económica han sido presentadas, como propias, por algunos de los actuales funcionarios zedillistas.

- En otras palabras, independientemente de la lucha por el poder que se lleva a cabo dentro del régimen de Zedillo y en la que la figura política de Salinas juega aún algún tipo de papel -ya sea éste activo o, incluso, sólo pasivo-, el hecho es que los rivales del ex presidente no pueden librarse tan fácilmente de las consecuencias -positivas y negativas- de su proyecto económico.

- Con un proyecto análogo, que no idéntico, los colegas latinoamericanos de Zedillo están logrando éxitos políticos impresionantes. Alberto Fujimori en Perú acaba de reelegirse con gran facilidad para un periodo presidencial más, mientras que es muy probable que Carlos Saúl Menem en Argentina logre también lo que ha sido la ambición (semi) secreta de todos los mandatarios mexicanos en la historia. Fernando Henrique Cardoso, por su parte, tiene intenciones de convertir a Brasil en el nuevo país consentido de Washington.

- Y aunque no logren concretar todas sus aspiraciones, estos mandatarios latinoamericanos le están enviando un mensaje, por demás poderoso, al presidente Zedillo sobre el curso que está siguiendo nuestro país en su intento por salir de la crisis. A diferencia de México, que en la práctica se ha retractado en parte de sus compromisos de apertura e integración con el exterior, en Sudamérica están tomando el "efecto tequila" con mayor sobriedad.

- Mientras nuestro país sufre una dura recesión (equivalente a una caída de entre 3 y 5% del PIB en 1995), es posible que incluso Argentina sortee la crisis con menor severidad. Pero los otros países ciertamente cerrarán el año con niveles sustanciales de crecimiento (Perú, que en 1994 creció a 12.7%, lo hará en este año en alrededor de 7%, y Brasil, que el año pasado tuvo un crecimiento de 4.9%, tendrá este año 3%, según algunas estimaciones).

- Pero esto no es todo. A pesar de las críticas contra el "proyecto salinista" desde el interior de nuestro propio gobierno, el hecho es que durante el sexenio anterior la economía creció, si bien modestamente, y con tasas de inflación descendientes cada año. Tal vez no se trate de un récord macroeconómico suficientemente bueno, o sí, pero comparado con las expectativas de crecimiento e inflación con que inicia sus labores el actual presidente, a la postre podría resultar impresionante.

- Encajado entre los gobiernos de Miguel de la Madrid (1982-1988) y de Ernesto Zedillo, el sexenio salinista destaca sobremanera, especialmente si se le mide con los parámetros macroeconómicos y financieros que, en la actualidad, dicen tanto. Mientras el gobierno zedillista no tenga un proyecto de recuperación viable del crecimiento con estabilidad, que pueda poner en práctica con éxito, su condena al salinismo amenaza con volverse en su contra.

- En especial, porque las primeras iniciativas de cambio estructural, que ya comienzan a surgir desde el interior del propio gobierno, implican una referencia obligada a las propuestas (de privatización) diseñadas -para los ferrocarriles, las telecomunicaciones, la electricidad y, ahora también, para el gas natural- por el gobierno de Salinas. Tarde o temprano, por ello, el presidente Zedillo tendrá que pronunciarse de manera clara y directa sobre el "proyecto salinista", y definir así el rumbo que en realidad pretende imprimirle al país en los próximos años.

Ahora ve
Wuilly Arteaga, el violinista de las protestas en Venezuela, fue liberado
No te pierdas
×