Empleo y desempleo

-
Héctor Chávez

Las cifras oficiales muestran que durante los primeros 10 meses del año se perdieron 215,000 empleos permanentes en el sector formal. De mantenerse esta tendencia, en 2001 la supresión de plazas laborales alcanzará 350,000.

- -

El fenómeno se concentra en manufactura y construcción. Una moderada generación de puestos en el rubro de servicios hizo que la caída no fuera mayor.

- -

La desaparición de empleos ha sido provocada por el desplome en la demanda de productos mexicanos en Estados Unidos y por la restricción fiscal que afecta al gasto en inversión pública, e indirectamente, a la privada.

- -

El ajuste en las plantillas de las empresas se ha dado en el marco de una desaceleración en el vecino del norte que obligó a las compañías a eficientar su operación ante la baja en la demanda. Sin embargo, este ajuste no afectó a los trabajadores que mantuvieron sus empleos ya que sus salarios obtuvieron incrementos superiores a 10% durante los primeros 10 meses. Tal estrategia fue razonable, ya que las firmas anticipaban que el descenso en sus ventas era temporal. Normalmente, cuando éste es coyuntural, las organizaciones no están dispuestas a perder trabajadores calificados, debido a que les sería difícil y caro recontratarlos cuando la demanda vuelva a reactivarse. En consecuencia, los primeros puestos que se eliminan son los de bajo nivel de instrucción y experiencia.

- -

Las perspectivas para los próximos meses no son halagüeñas. Es muy probable que la demanda norteamericana siga contrayéndose y que las asociaciones continúen ajustando sus costos laborales. Es sensato anticipar que esta vez los reacomodos también afectarán el nivel de salarios. El entorno recesivo en el que se encuentra la economía hará más fácil las negociaciones con los sindicatos sobre las revisiones salariales, las cuales tendrán que bajar aproximadamente 5%, o de lo contrario las empresas se verán obligadas a recortar más trabajadores.

- -

El riesgo latente es que este arreglo no sea suficiente y que las compañías tengan que seguir suprimiendo plazas para intentar subsistir. De cualquier forma, con un crecimiento económico esperado de sólo 1.5% para el próximo año, la generación de empleos apenas sería de alrededor de 250,000 puestos, los cuales no alcanzarían a compensar lo perdido en 2001. Esto sin contar con el incremento natural de la población que demanda colocación. En resumen, es hora de volver a abrocharse el cinturón.

- -

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

–El autor es Director de Análisis Económico Banco Santander Mexicano.

-

Ahora ve
Enrique Peña Nieto envía mensaje a la población tras sismo de magnitud 7.1
No te pierdas
×