Empresario pragmático

Un banquero de filosofía práctica: ser consistente con sus actos y sus pensamientos.
Verónica Ortiz Reyes

SALÓN DEL EMPRESARIO 2005
ANTONIO DEL VALLE
(1938)
“Yo soy de los traidores, señor presidente, porque en 1975 confiando plenamente en las modificaciones a la Ley Bancaria promovidas por usted como secretario de Hacienda, decidí independizarme y convencí a un grupo de amigos, mexicanos todos, para que adquiriéramos tres pequeñas financieras y una hipotecaria para formar uno de los primeros bancos múltiples”.

- Así inicia una carta de 10 puntos en la que Antonio del Valle Ruiz, entonces presidente de Bancreser, reclamó a José López Portillo la privatización de la banca mexicana en 1982. Desde entonces, no ha dejado de levantar la voz en cuestiones políticas, claro ahora lo hace desde la tribuna del Consejo Mexicano de Hombres de Negocio.

- Aunque se le vincula con el PRI, Del Valle asegura que no tiene tatuada la camiseta tras uno que otro descalabro, como con López Portillo. “Mi filosofía ha sido votar por el PRI en la medida que esté de acuerdo con los candidatos; por ejemplo, no voté por Miguel de la Madrid, pero sí por Carlos Salinas. Incluso, no le di mi voto a Fox porque pensaba que le faltaba maduración a la política a nivel presidencial”.

- De ascendencia asturiana se forjó en el trabajo desde los 15 años. Por la mañana llevaba y traía rollos de tela, la medía y cobraba en el negocio familiar de productos textiles, por la tarde acudía a la Escuela Bancaria hasta que el negocio lo absorbió completamente y de cobrador fue nombrado contador, por su gusto a las cuestiones financieras.

- En 1974 decidió independizarse. “Tenía cinco hijos, nueve años de casado y $150,000 pesos en el banco”. Se fue a Europa con su esposa, se gastó hasta el último centavo y regresó para iniciar su carrera como banquero.

- Hoy se ríe con ironía de la anécdota, porque justo el día que el gobierno le aprobó la concesión del Banco de Crédito y Servicio (Bancreser), Echeverría anunciaba la primera devaluación, tras más de 20 años de estabilidad. Aún así, este fue su primer logro como banquero, pues junto con las familias Esteve y Berrondo, había adquirido un par de financieras y un banco... pero el sueño lo truncó López Portillo al nacionalizar la banca.

- Estuvo 10 años desterrado del sistema bancario, así que se convirtió en empresario. “Con los papelitos que López Portillo nos dio por Bancreser le recompramos al gobierno Grupo Privado Mexicano (Prime) –conformado por la conocida banca paralela que incluía todos los servicios financieros no bancarios–, y también Química Pennwalt. Ahí inicia la consolidación del grupo industrial que hoy presido”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- No obstante, la inquietud por dirigir una institución bancaria revivió en los 90 con la reprivatización. De la mano de las familias Berrondo y Esteve, Antonio del Valle fue por Grupo Internacional, que hasta hace poco era conocido como Bital. La idea de un banco masivo con mayor cantidad de sucursales y gente capaz en la administración fue la clave del éxito.

- Sin embargo, y luego de 25 años, los cambios generacionales, la relación de negocios entre las familia Del Valle, Berrondo y Esteve llegaron a diferencias irreconciliables, así que acordaron una separación en la que los Del Valle decidieron dejar Bital y concentrarse de lleno en las compañías industriales.
-
-“Siempre me ha quedado la inquietud de regresar a la banca y creo que ahora lo estoy realizando, pero a través de mi hijo Antonio, quien junto con Jaime Ruiz, ex director de Bital, están en Ve por más y en la casa de bolsa Arca”.

Ahora ve
El gobernador general de Canadá rompió el protocolo con la reina Isabel II
No te pierdas
×