Empresas La Moderna. La semilla global

Cada vez humearán menos los cigarros en esta compañía. La estrategia actual de inversiones se dir
Alba Leal García

A finales de 1994, Alfonso Romo Garza, presidente de Pulsar Internacional, dijo que la adquisición de Asgrow Seed Company por parte de Empresas La Moderna y la carta de intención para también incorporar Peto Seed Company eran operaciones históricas que darían dimensión mundial al negocio agrícola del grupo regiomontano. Dada la situación del campo mexicano, de enormes carencias aún antes de la crisis de diciembre, esta declaración puede sonar hoy demasiado ambiciosa.

-

Pero el inquieto Romo no ha quitado el dedo del renglón. A fin de cuentas, la compra de aquellos negocios significan plantas productivas en 40 países, 2,400 empleados e ingresos anuales de por lo menos $500 millones de dólares. En otras palabras, se trata de la primera gran semilla global del grupo regiomontano.

-

Además, no es apartarse de la visión de Romo, que desde hace años ha sido simple y sencillamente generar negocios de valor agregado. La prueba es que Pulsar, holding de La Moderna, ha investigado la producción de semillas desde hace cuatro años. Y según explica Bernardo Jiménez Barrera, director de Desarrollo de Nuevos Negocios de la empresa, lo que encontró fue una industria de $6,000 millones de dólares anuales, donde las utilidades de operación fluctúan entre 15 y 20%. Cosa nada común.

-

Obviamente, el presidente de Pulsar no iba a quedarse al margen, así que, $300 millones de dólares de por medio, concretó la adquisición de Asgrow en diciembre pasado. Y el siguiente paso es la compra de Peto Seed, filial de Geo J. Ball, para lo que ya se firmó una carta de intención.

-

El agro si es rentable. La División de Agrobiotecnología de La Moderna empezó a funcionar este año para controlar todas las actividades relacionadas con el campo, como la producción de tabaco, agricultura protegida, cultivo y distribución de frutas y verduras, desarrollo forestal e investigación y desarrollo. Aunque el cigarro sigue siendo el negocio más rentable de la compañía, Jiménez señala que las actividades agrícolas representarán el 45% de las ventas de 1995, es decir, alrededor de $800 millones de dólares. Cabe destacar que casi 100% de los ingresos provienen del extranjero, y esto es garantía de solidez en una actividad económica que está sujeta a los riesgos del clima.

-

Asgrow, una empresa que genera $300 millones de dólares anuales, está concentrada en productos agronómicos ($170 millones) y semillas de vegetales ($130 millones). Según Jiménez, es la cuarta corporación más importante a nivel mundial en su género, y su parte de semillas es la más promisoria: "La semilla representa una mínima parte del costo del agricultor ‑entre 3 y 8%‑, pero es la que da 100% de las características del producto final. Por eso es tan importante la labor que realizan los investigadores, que son alrededor de 250 trabajando en varios países".

-

Con sede en Kalamazoo, Michigan, Asgrow cuenta con plantas productoras de semillas vegetales en 26 lugares: 15 dentro de Estados Unidos y el resto en México, España, Francia, Brasil, Filipinas, Nueva Zelanda y Tailandia. "Es un negocio netamente global", puntualiza Jiménez.

-

Aunque la compañía produce toda la gama de semillas para vegetales en diferentes zonas, hay 16 líneas intensivas. El producto con más alta participación en las ventas totales es el chíncharo, con 15%, seguido del tomate, con 10%. En cuanto a mercado, Norteamérica concentra 60% de las ventas y Europa 24%. América Latina y Oriente, explica el ejecutivo, son las dreas que se deben desarrollar intensamente, porque el agricultor sigue produciendo con sus mismas semillas, a pesar de que esta práctica tiene un efecto negativo en la calidad del producto final.

-

En agronómicos, la producción está concentrada en Estados Unidos, México, España y Francia, que también son los principales mercados ‑junto con Alemania e Italia‑. Las líneas más importantes son maíz y fríjol de soya, que representan 85% de las ventas de esta parte del negocio.

-

Jiménez explica que Asgrow es sólo el primer paso en la estrategia del negocio de semillas, ya que La Moderna está más interesada en los productos vegetales. Cuando termine el proceso para la adquisición de Peto Seed ‑tal vez en el segundo semestre‑, el consolidado quedará con 70% de semillas vegetales y 30% de agronómicos. Con ello, el valor del negocio aumentará a $500 millones de dólares y la compañía regiomontana tendría al menos 60% de las acciones.

-

Frutas y verduras. La producción de frutas y verduras tiene un mercado potencial de $5,000 millones de dólares y el objetivo está claramente definido, dice Jiménez: "Convertirnos en proveedor de todo el año de productos de alta calidad, con marca, para los mercados norteamericanos dentro del concepto del Tratado de Libre Comercio”.

-

Dentro de México, la situación todavía es complicada. Sin embargo, el ejecutivo de La Moderna es optimista y encuentra buenas perspectivas para el mercado de consumo: "Todos esperamos un mejor ingreso disponible en la población, la cual querrá comer este tipo de productos frescos, naturales y más saludables".

-

Hay mucho por hacer, y por crecer. Baste observar que mientras en Estados Unidos se consumen 135 kilogramos per cápita de frutas y verduras frescas, en México la cifra no llega a 40 kilogramos, para darse una idea del potencial. Por lo pronto, desde 1993 La Moderna participa en este rubro, luego de firmar una alianza con la familia Bátiz, de Culiacán, Sinaloa, cuyo negocio reportaba ventas anuales de $33 millones de dólares, a través de la exportación de tomate, pimiento y otros vegetales invernales a Estados Unidos.

-

Ese fue el inicio. Hoy, la sociedad se llama Bionova y, más allá de los Bátiz, participan productores de las dos Baja Californias, Sonora, Sinaloa, Jalisco, estado de México, Veracruz, Campeche y Chiapas. Además, cuenta con distribuidores en San Diego, Los Ángeles y Montreal. "El esquema de sociedades 50-50 ‑dice Jiménez‑ es la llave mágica que ha despertado el interés de los agricultores, porque además de tener asegurada la venta de su producción y obtener 50% de los beneficios económicos, reciben asistencia técnica y asesoría."

-

Actualmente, Bionova está entre los cinco proveedores más grandes de tomate y pimiento en Estados Unidos, pero la estrategia es de "multiproductos y multipaíses". De hecho, la idea ya se amplió a melón, pepino y mango, y siguen adelante los estudios para cubrir la mayor cantidad de variedades que puedan ser etiquetables.

-

Del tabaco al bosque. "No nos interesa comprar tierras, nos interesa que las tierras sean productivas", afirma Jiménez al hablar de la producción de tabaco, otro de los negocios de Agrobiotecnología. La Moderna incursionó en esta actividad en 1992 a raíz de la privatización de Tabamex, que era el único proveedor de tabaco. En ese tiempo, sólo había cultivos en Nayarit, pero la empresa estableció un centro de investigación en Chiapas para buscar zonas alternas. Después de hacer numerosas pruebas, se empezó a producir con éxito en Sonora y en el propio estado sureño.

-

En la mayoría de los casos ‑13,000 hectáreas‑, la empresa proporciona asesoría y apoyo financiero, pero la intención es establecer asociaciones donde el agricultor aporta tierra y trabajo y la compañía el capital para el sistema de irrigación, maquinaria, semillas y asistencia técnica. Los beneficios se dan en partes iguales y ya hay 2,000 hectáreas en las que se trabaja así. El resultado: un rendimiento promedio de 2.8 toneladas por hectárea, contra el 1.2 de antes.

-

Por otro lado, desde hace un trienio, La Moderna trabaja en un proyecto de desarrollo forestal en Tabasco, donde se asoció con más de 12 propietarios de tierras para sembrar diferentes variedades de eucalipto en una extensión de 1,000 hectáreas. Sin embargo, aclara Jiménez, todavía faltan modificaciones jurídicas para que este tipo de proyectos pueda funcionar en forma óptima, sobre todo cuando la meta es cubrir 300,000 hectáreas en ocho años.

-

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Lo idea original incluye la plantación de acacias y melinas para explotar la pulpa y la madera. Cuando esto se concrete, podrían generarse más de 11,000 empleos directos, incluyendo plantas industriales de celulosa y papel. No obstante, dadas las condiciones actuales de la economía mexicana, este último plan tardará mucho, mucho tiempo en llevarse a cabo.

-

Ahora ve
Independentistas protestan con retiros de los bancos que salieron de Cataluña
No te pierdas
×