En un bosque de marcas

El mundo está congestionado de nombres. ¿Destaca el suyo?
Esteban Luna

Hace un lustro, Petróleos Mexicanos (Pemex) contrató a Claude Salzberger y su compañía, Diefenbach & Elkins, para apoyar el lanzamiento de la gasolina sin plomo, Pemex Premium. El especialista en estrategia de marca sugirió reforzar la marca Pemex y presentar Premium como un producto de alta calidad, no dañino al medio ambiente. Pemex logró su meta de ventas para Premium.

- “Posicionar adecuadamente una marca es un proceso más complejo que el desarrollo de un logotipo o una nueva identidad corporativa”, explica Salzberger, presidente y director creativo de la firma neoyorquina The FutureBrand Company, nombre que reemplazó a Diefenbach & Elkins. El año pasado, Salzberger abrió una oficina en México. “Vemos una oportunidad enorme para las empresas mexicanas de extenderse en la región –dice Salzberger–. El reto es cómo darle relevancia a sus marcas fuera del país”.

- Según Salzberger, poseer una marca fuerte hoy es más importante que nunca:  “Este mundo cada día se congestiona más y más con marcas”.

- El branding no implica necesariamente crear una identidad nueva. Por ejemplo, Salzberger ayudó a Aeroméxico a enfatizar la excelencia de la hospitalidad mexicana. La línea prestó más atención a la comida, la decoración en las salas de espera y el uso de otros idiomas para los extranjeros. Se cambiaron por mayúsculas las letras en el nombre y se puso el logotipo en la parte delantera del fuselaje. También se mejoraron las relaciones con las agencias de viajes que habían sido olvidadas, sobre todo fuera del país.

- “Cosas pequeñas como éstas contribuyeron a promover el profesionalismo de la línea”, dice Salzberger. 

Ahora ve
No te pierdas