Endulzar los sentidos

-

Los chocolates son el regalo por excelencia. Tienen innumerables -significados y referentes. La variedad es infinita... qué mejor entonces que -visitar un establecimiento dedicado en cuerpo y alma a este exquisito producto.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Las chocolaterías, establecimientos a los que bien podríamos llamar centros -de placer, son la explicación perfecta a la frase “comer con los ojos”. Al -entrar a una de ellas, los sentidos del cuerpo son invadidos por una serie de -sensaciones que se van presentando poco a poco. El primer sentido en percibir el -ataque es el olfato. El aroma a chocolate es fuerte, penetrante, delicioso y -placentero. La inconfundible necesidad de tocar y probar son síntomas de que el -cuerpo ha sucumbido ante el encanto de esa fascinante combinación de cacao, -azúcar y leche.

- En la mayoría de las chocolaterías se pueden encontrar tres tipos de -chocolates: blanco, claro y amargo. Algunas siguen basando sus creaciones en los -procesos más tradicionales y artesanales; es el caso de las tiendas Arnoldi, -que no utilizan ningún tipo de conservador en sus productos y han inventado -combinaciones que ahora son consentidas de sus clientes, como los chocolates con -cereal y las famosas “tortugas”. En otras se trabaja el chocolate belga, uno -de los más famosos del planeta. Presentaciones hay muchas, no olvidemos que de -la vista nace el amor; de ahí que la clásica barra haya dado paso a chocolates -en forma de balones de fútbol, pelotas de golf o a esculturas mucho más -elaboradas. Y si lo deseamos, en establecimientos como L’Atelier du Chocolat, -podemos llevar nuestro propio molde y ellos lo volverán realidad.

Ahora ve
22 de julio, Día Internacional del Trabajo Doméstico
No te pierdas
×