Energía justa

Vende ahorro de costos energéticos. crece 100% anualmente y ya es líder, aunque los bancos le den
Norma Lezcano

ENRIQUE GÓMEZ
OPTIMA ENERGÍA

-

En los hoteles aplican una de las máximas de Einstein. Desde el Crown Plaza o el Hyatt Regency de Acapulco hasta el Caribe Real o el Crown Paradise en Cancún transforman la energía. Usan agua de mar para enfriar los equipos de aire acondicionado y el calor que generan esos aparatos para entibiar las albercas y hacer funcionar plantas de desalinización. Desde que estos hoteles instalaron sistemas integrales de ahorro energético gastan 50% menos en combustible, energía y agua. La responsable es Optima Energía, una “Esco” (Energy Services Company) creada por el regiomontano Enrique Gómez Junco Blancq-Cazaux (39 años), que facturó el año pasado $9 millones de dólares.

-

Es ingeniero químico, y aunque fue casabolsero, siempre supo que lo suyo era ser independiente. “Un martes negro (las fuertes pérdidas en el índice accionario, de fines de los 80) me orilló a abandonar esa aventura”, recuerda.

-

En mayo de 1988,  con el apoyo de su padre, creó Celsol, una empresa que vendía paneles solares. “Nos enfocamos en el sector hotelero, sin embargo preferían hacer inversiones de otro tipo, como cambiar los colchones o pintar el hotel antes que invertir en energía solar”, cuenta Gómez Junco.

-

La experiencia le ayudó a definir el concepto de Optima Energía, que se enfoca en el diseño e implementación de sistemas tecnológicos integrados. Hoy el fondo North American Environmental Fund tiene la mayoría accionaria (47.8% más 10.2% de inversionistas) y la familia Gómez tiene 42%. Hacen el diseño y licitan la tecnología entre más de 25 proveedores nacionales y extranjeros.

-

En los últimos años, la compañía creció 100% anualmente y en 2004 su utilidad llegó a $3 millones de dólares. “No esperamos mantener el mismo ritmo, pero proyectamos que el próximo crecimiento vendrá con mercados nuevos que pulvericen el riesgo”. Los hoteles representan hoy casi 90% de sus clientes, pero se prevé que se reduzca a 50% en dos años. Para ello, ya tienen proyectos en dos hospitales y propuestas para 10 industrias diferentes.

-

Parte del secreto radica en su sistema de contratos sobre resultados. “Firmamos contratos a 10 años con garantía de performance”, explica. Para eso, la compañía busca financiadores interesados en estos proyectos, como el fondo de eficiencia energética estadounidense Fondelec Latin American Clean Energy Services Fund, que en el último año y medio aportó capital para ocho proyectos. “Pero, luego, hay que salir a conseguir deuda y en ese sentido hacemos todo tipo de malabarismos”, admite Gómez Junco. Y enfatiza: “La verdad no hemos sido apoyados por ningún banco comercial (local)”. Inversionistas privados, operaciones back to back, un banco de Honduras y el banco japonés Sumimoto han aportado el financiamiento.

-

Según Gómez Junco, el sector financiero mexicano pierde de vista el valor potencial de esta industria. Sólo en hotelería de playa, se calcula en $100 millones de dólares por año. Por eso, aunque Optima es hoy la única “Esco” mexicana, la competencia no tarda. Entre los mayores riesgos está la entrada de compañías internacionales financiadas a bajas tasas de interés. La otra amenaza podría ser que los mismos fabricantes, especialmente los grandes (como GE), introduzcan un modelo comercial tipo “Esco”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

El desafío hoy es “adaptar las tecnologías a las necesidades de la industria, tener tasas y montos de financiamiento que nos permitan competir y entrar en proyectos de trigeneración (energía eléctrica, vapor y agua helada), que serían hasta tres veces mayores, en dólares, a los proyectos actuales”, concluye Gómez Junco.

Ahora ve
A un mes del sismo del 19 de septiembre, la herida sigue abierta
No te pierdas
×