Entre el cielo y el suelo

Asur y Duty Free pelean espacios.
Miriam Pineda

Los nuevos comercios del aeropuerto de Cancún lucen impecables por fuera, aunque sus cimientos podrían desmoronarse. Lo que empezó en 1999 como una disputa con Duty Free por el alza de la renta de los espacios, hoy es una investigación ante la Comisión Federal de Competencia (CFC) por prácticas monopólicas.

- -

Frantz Guns, director de Aeropuertos del Sureste (Asur), concesionaria de nueve terminales en esa región, desestimó mayores riesgos por el procedimiento. "Tenemos la tranquilidad de ofrecer a la Comisión nuestros puntos de vista."

- -

Según Julián Díaz, director de Duty Free, las nuevas áreas comerciales fueron una estratagema más para sacarlos del negocio, ya que en el flujo de pasajeros se encuentran antes que las tiendas libres de impuestos de la compañía a su cargo. Esto –explica– ha derivado en la caída de sus ingresos en esa plaza, el principal aeropuerto de viajeros internacionales del país. "Nos han excluido de las negociaciones por espacios mercantiles. Entiendo que se han enfocado en lanzarnos de ahí, aunque hemos conseguido interdictos que protegen la concesión y evitan que bloqueen el tráfico de nuestras tiendas", afirma.

- -

Con ello, Asur deberá sostener el contrato con la firma internacional, aunque éste fue pactado con asa, anterior administrador de la terminal. Al mismo tiempo, intentará defender las controvertidas licitaciones de los espacios comerciales, para aumentar sus ingresos por este concepto de 8 a 30%.

- -

Juan Carlos Mateos, de Merrill Lynch, reconoce el cumplimiento de todas la metas de Asur desde que obtuvo la concesión, al tiempo que niega que los enfrentamientos legales representen un "riesgo mayor".

-

Ahora ve
No te pierdas