Entre leyes y diablos

¿Hasta dónde se vale restringir la libertad de selección de ejecutivos?
John Smith

Una importante y reconocida firma de reclutamiento en Estados Unidos (que también tiene oficinas en México) enfrenta una demanda por prácticas discriminatorias referentes a la edad. Lo peor es que la reclamación la presentaron dos antiguos empleados argumentando haber sido objeto de represalias, después de denunciar dichas costumbres. Los ex trabajadores, que eran miembros del staff administrativo de las oficinas neoyorquinas de la compañía, proporcionaron "pruebas contundentes" de sus argumentos, según el número de abril, 2001, del Executive Search Report, publicación especializada.

- -

Aparentemente, un cliente indicó a la empresa su preferencia acerca de la edad del directivo que buscaba, lo que se llama en la ley del vecino país del norte "ausencia de un motivo legítimo". Lo anterior "crea la inferencia de que la edad del candidato se usa con propósitos discriminatorios". ¿Cómo manejó esta situación el reclutador y cómo la resolvió? Verbalmente. No puso nada por escrito en cuanto a las edades preferidas de los candidatos.

- -

La Legislación Referente a la Discriminación en el Empleo por la Edad de 1967 (ADEA, por su siglas en inglés) fue aprobada por el Congreso con la idea de fomentar plazas para la gente mayor de 40 años, dando más importancia a su capacidad que a su edad. Resultado: los cazatalentos de ejecutivos tienen mucha precaución y diplomacia, una discreción cautelosa en todo momento, utilizando al máximo sus poderes intuitivos. Es más: evitan usar adjetivos y frases que pudieran referirse a la edad del candidato. Por ejemplo: "en camino hacia el éxito, experimentado o veterano".

- -

La situación llegó a tales grados de exageración que a veces, por el temor de meterse en algún lío legal, la firma de reclutamiento prefiere no aceptar la búsqueda: "Me pongo nervioso con sólo leer tu evaluación de un candidato –me dijo recientemente un cliente estadounidense– no solamente porque dices cosas que son prohibidas en la unión americana, sino porque pienso que va a incomodar a mis jefes el tener estos reportes en la oficina." Dicho lo anterior, me explicó que en el caso de que mi postulante fuera considerado con seriedad, "probablemente" mi reporte sería editado internamente. Qué ridículo, ¿verdad?

- -

Espero que en su esfuerzo por imitar a Estados Unidos, y al mundo industrial en general, México nunca caiga en tal pantano de legalidades. La edad es un factor importante y siempre lo será en esta actividad. Acallar la libertad de expresión en un intento por eliminar la discriminación es pura demagogia y un claro ejemplo de que el resultado no justifica la manera de conseguirlo. Además, promueve la duplicidad intelectual y la decepción, sin mencionar gastos considerables en términos de tiempo y dinero para que el headhunter vea al candidato en persona con el fin de poder estimar su edad.

- -

En otras palabras, que Dios bendiga la libertad de expresión y consagre al país por no aprobar alguna ley que nos la quite. La exclusión injusta es tan improcedente como las barreras legales erigidas –supuestamente– para protegernos de la misma.

- -

–El autor es presidente de Smith Search, firma de cazatalentos.

-

Newsletter
Ahora ve
Reino Unido descarta cambios en el nivel de alerta antiterrorista
No te pierdas