Episodio pirata

Darth Vader ya no es el enemigo. El impeio del cine contraataca
María José Martínez Vial

Desde hace aproximadamente dos años, la asociación estadounidense Motion Pictures Associations (MPA), representante de los estudios mayores de cinematografía, cuenta con una oficina antipiratería, que trabaja de tiempo completo, en la Ciudad de México.

-

En América Latina, MPA posee tres divisiones antipiratería: México, Brasil y Argentina, al parecer, tres de los países más vulnerables al comercio subterráneo de cinematografía.

-

El caso de México es paradigmático. Según Francisco Guerra Vázquez, director de la Asociación Mexicana de Video, en los últimos cinco años han perdido el empleo más de 10,000 familias mexicanas, que vivían directamente de este segmento de la economía. “Los tradicionales cines de barrio y videoclubes han ido cerrando sus puertas, a costa de unos cuantos. El fenómeno es preocupante en varios aspectos. Por un lado, el gobierno no cobra unos impuestos que le pertenecen. Por otro, hay un costo social elevadísimo”, explica.

-

Además, la piratería constituye una deformación del hábito de consumo, que supone una merma a nivel cultural. En realidad, al mes, los “piratas” editan entre ocho y 10 títulos, siempre exitosos, como lo fue Titanic, o lo será La Amenaza fantasma, primer episodio de La Guerra de las Galaxias. Según Guerra, si desapareció el cine mexicano, fue, en parte, debido a la explosión del comercio informal, que implica, sólo en el país, pérdidas de alrededor de $3.5 millones de dólares anuales. Aunque por sus características, el Distrito Federal es la ciudad más afectada de la república, en daños Guadalajara parece ser la ciudad que se lleva las palmas.

-

Para combatirla, se propone una solución a dos bandas: legal y comercial. “La acción legal es insuficiente. No tanto porque no haya voluntad, sino porque en México no existen herramientas para combatir la cinematografía subterránea”, explica Brendan Hudson, director del Programa Antipiratería México de MPA. En los últimos meses se han decomisado más de seis millones de portadas piratas... ¡La mitad de la producción de un año! Que existe el problema se sabe. Faltan fuerzas para combatirlo y la acción legal no parece suficiente. Por eso, La Asociación Mexicana de Video propone, conjuntamente, una solución comercial. “Hemos establecido un programa para comerciantes ambulantes, gracias al cual les proporcionamos película buena y barata, a cambio de su salida de la ilegalidad”, añade Guerra. “Tenemos ya locales en lugares muy conflictivos, y vamos logrando con éxito que esos lugares vayan vendiendo película, y comprueben que es un negocio sin riesgo.”

-

Según MPA, Cuernavaca es la prueba viviente de que su estrategia funciona.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Otra característica de la nueva piratería mexicana: la sofisticada tecnología convierte en víctima al consumidor. Antes sabíamos que comprábamos un producto pirata. Ahora, el pirata, nos puede tender una trampa.

Ahora ve
El último partido del estadio Vicente Calderón, la casa del Atlético de Madrid
No te pierdas
×