Ernesto Anaya

-
RM

“Usted, como abogado, es un hombre de orden. Así que le va a tocar ordenar la videoteca”, recuerda Ernesto que le dijo uno de los dirigentes de la Universidad Gregoriana en Roma. Así que se puso a ordenar un tesoro del cine universal. Ernesto había llegado a trabajar ahí mientras esperaba a que abriera el Centro Experimental de Cinematografía en Roma, que por aquel entonces (1993) tenía el presupuesto cancelado. “Era como estar metido en El Nombre de la Rosa , todos los que quieren ser Papa pasan por ahí”. Cuando le empezaron a ver vocación de sacerdote, prefirió viajar a México. Entró a la escuela de cine de la UNAM, cultivó su vocación de guionista –en Multivisión le filmaron dos historias y en abril Ariel Gordon empezará una película con su guión– y para no morir de hambre entró al mundo de la publicidad. Su campaña para El Globo fue la única mexicana seleccionada entre lo mejor de Young & Rubicam en 1998 y al año siguiente sus trabajos en Gibert DDB le valieron premios en el Círculo de Oro y la Asociación Mexicana de Agencias de Publicidad. Se puede decir que ya publicó un libro, porque en Chile escribía los artículos para un diputado, que ahora acaba de presentar una compilación.

Newsletter
Ahora ve
Finanzas para compartir departamento
No te pierdas