Espejo digital

Las empresas del sector informático guardaron las armas y se unieron en un proyecto no lucrativo. L
Silvia Ansorena Coyne

Más de un millón de personas, de todo el mundo, contestaron la encuesta Planet Project, el programa interactivo más grande realizado hasta la fecha. Patrocinada por 3Com Corporation, la consulta utilizó la tecnología de punta de algunas de las empresas más importantes del sector informático. Fundamentalmente vía internet, los ciudadanos del orbe crearon una enorme base de datos.

-

Según los resultados de Planet Project, los mexicanos manifestaron estar muy contentos con su vida, mientras los asiáticos se definieron como los menos. Si ser feliz significa tener actividades sexuales sanas, entonces los latinos encabezan el listado mundial; México ocupó el 8° lugar, y suecos y daneses se revelaron como los más insatisfechos.

-

La idea original consistía en interrogar a la población internacional sobre temas como sexo, religión, política o salud. Quienes participaran en la encuesta podrían comparar sus respuestas con las del resto del planeta. Vía internet, un habitante de Inglaterra que opinaba sobre una cuestión determinada sabría, por ejemplo, cómo respondían en otros países u observar los comentarios de personas que hacían públicas sus palabras. Según los organizadores, el objetivo del proyecto fue fabricar, a través de la tecnología, un espejo digital en el que la gente se viera reflejada.

-

César Cahuachi, líder de la tribu Yagua en el Amazonas, contestó y publicó sus respuestas sobre aspectos de salud. Desde Bosnia, Sabaheta Grbo opinó sobre ley y orden. En Ruanda, Zairoes Emmanual también participó en la consulta mundial.

-

Para realizar la muestra en lugares donde la infraestructura web todavía es incipiente, encuestadores de 3Com, así como voluntarios de asociaciones no gubernamentales, viajaron armados con computadoras portátiles (laptops), módems y enlaces para transmisión vía satélite.

-

Planet Project comenzó el 14 de noviembre y concluía el día 18. Sin embargo, se decidió prolongarlo hasta el 7 de diciembre. Un total de 1’260,083 personas respondieron a la consulta y participaron 251 países –incluyendo Yemen, Swazilandia, Turkmenistán, Papúa Nueva Guinea y Groenlandia–.

-

Con la ayuda de la tecnología
Detrás de Planet Project se encuentra la empresa 3Com –proveedor de sistemas de conectividad para el hogar, pequeñas, medianas empresas y carriers–. El fin de la participación de la firma, explica Bruce Claflin, presidente y director de operaciones, fue unir el mundo gracias a la tecnología. “3Com es una organización dedicada a la conectividad –afirma Claflin–; por lo tanto, el proyecto surgió, precisamente, para enlazar al planeta a través de los avances tecnológicos y así satisfacer la curiosidad universal que todos tenemos.”

-

En la tarea de armar la macroencuesta, 3Com contó con aliados como Harris Interactive, compañía con más de 40 años de experiencia en la realización de consultas y análisis de mercado. La corporación utiliza tecnología propia para estudiar Bases de Datos (BD) y emplea a más de 6.6 millones de panelistas en línea. Otro de los miembros del equipo fue Against All Odd Productions, especializada en diseño y ejecución de proyectos globales de gran escala.

-

Sun Microsystems proporcionó servidores operativos y dispositivos de almacenamiento masivo de datos. Oracle prestó software para enormes BD. Akamai fue el proveedor oficial de la transmisión de contenido de internet y BEA Systems aportó una plataforma de comercio electrónico, entre otras organizaciones que apoyaron la implantación de la iniciativa.

-

Cómo se llevó a cabo
La encuesta se desarrolló de la siguiente manera. Las respuestas fueron captadas por internet –de personas que contestaron desde sus computadoras, en su mayoría–. El cuestionario se redactó en ocho idiomas y abarcó temas como religión, educación, salud, ley y orden, sexo, matrimonio y autoestima. En algunas zonas urbanas, encuestadores de 3Com recogieron opiniones en computadoras portátiles. Voluntarios de asociaciones no gubernamentales trabajaron en el campo con equipos PDA (Asistente Personal Digital, por sus siglas en inglés).

-

Los datos se capturaron en 4,000 servidores situados en diferentes lugares del mundo, y enviados a las BD; una de ellas en Santa Clara, California (en los cuarteles generales de 3Com) y otra en Redwood City (en las instalaciones de AT&T). Una vez concentrada la información, fue procesada y estudiada por ocho equipos de expertos, cada uno encargado de analizar un módulo temático.

-

Según Gordon Black, director ejecutivo de Harris Interactive, “es fascinante observar cómo nos diferenciamos en muchas cosas y cómo nos parecemos en otras”. Black se sorprendió al constatar que la mayoría de los encuestados afirmó sentirse feliz con el hecho de acumular dinero, “más que con la salud, el amor o cualquier otra cosa”.

-

Harris Interactive redactó 3,000 preguntas. Al final, se seleccionaron 200 –las que conformaron el cuestionario–. La meta fue abordar el mayor número de temas e intercalar preguntas divertidas para que la gente no se aburriera, por ejemplo: “¿Cuántas veces se ríe usted al día?”

-

Los organizadores reconocen que los resultados obtenidos no pueden ser considerados como un material científico, aunque sí destacan su gran utilidad como punto de referencia. Las Naciones Unidas (ONU) utilizará las respuestas como una BD.

-

La edad promedio de quienes contestaron se ubicó entre 25 y 59 años. El sector que más participó (21.96%) corresponde al rango de 30 a 39 años, seguido muy de cerca por las personas de entre 40 y 49 años (18.90%). Los individuos mayores a 60 años son minoría, al igual que los menores de edad. El hecho de que un porcentaje elevadísimo de la población no tenga acceso a internet fue otro de los aspectos a tomarse en cuenta.

-

El volumen de las respuestas entre hombres y mujeres muestra un panorama parejo; ligeramente mayor en el caso de los primeros (51.16%). Los países de mayor participación fueron Estados Unidos y Canadá; sin embargo, y curiosamente, la República Mexicana ocupó el 3° lugar, superando a Brasil, Reino Unido, China, Australia y Alemania.

-

Subir al Everest
A la hora de iniciar la aventura de Planet Project, los propósitos de 3Com eran varios. Para el presidente de la firma lo más importante era demostrar al mundo que la tecnología ayuda al hombre y simplifica su labor al acercarle, de una forma fácil, la información; conseguir que, tras un trabajo técnico tan exhaustivo, el usuario final encuentre sencillo participar en el proyecto.

-

“Es  lo que promocionamos: que el ser humano se conecte sin dificultades, que el acceso a los datos sea tan fácil como encender la luz o abrir el refrigerador. Por supuesto, una meta también constituía difundir 3Com como empresa; destacar nuestra habilidad no sólo hablando, sino desarrollando soluciones concretas”, explica Clafin.

-

Obtener el reconocimiento del consumidor final es uno de los retos de la firma, la cual recientemente cambió de estrategia corporativa: se apartó del mercado de las redes para grandes corporaciones y ahora participa en el sector de la pequeña y mediana empresa, e incluso en el nicho de la conectividad para el hogar.

-

“Hacer tecnología invisible”, para los directivos de 3Com, “fue como un parto o subir al monte Everest”.

-

Un parto porque resultó difícil y por la expectativa del resultado final del proyecto –que no tenía precedentes–. El ascenso al Everest por el reto. “Nuestro Everest tecnológico”, explica Bruce Claflin, quien se negó a hablar del capital que su compañía, así como el resto de las firmas involucradas invirtieron en Planet Project.

-

¿La iniciativa se repetirá en breve? El presidente de 3Com contesta con un rotundo “no; es como inquirir a una mujer que acaba de parir, si lo haría de nuevo, inmediatamente”. Tampoco tiene sentido, explica, ya que en cinco o 10 años proyectos similares serán algo común y más fáciles de realizar.

-

Para los ejecutivos de la firma, la pregunta favorita fue la que se relacionaba con el tema de los hijos. “¿Instalaría un chip a sus hijos para saber en cualquier momento dónde están? ¿Si lo hiciera, en qué momento se los quitaría?”

-

Para Bruce Claflin, presidente de 3Com, un punto en particular tenía un fuerte carácter personal. Padre de una hija adoptada coreana, sintió gran emoción cuando observó que casi 90% de los encuestados se declararon a favor de la adopción interracial. “Me lo imaginaba en Estados Unidos –explica– ya que es un país con mucha convivencia de razas; pero me sentí muy contento cuando vi que el sentimiento era universal, sobre todo porque mi hija se enteró de la pregunta.”

Ahora ve
No te pierdas