Esperanza en la república bananera

La apertura europea aliviaría a los productores nacionales
Karla Reynel

A las seis de la mañana, Juan Carlos Rebuelta ya supervisa las operaciones de Grupo Navafruit para asegurar las entregas de plátano, mango ataulfo y papaya a los supermercados de la Ciudad de México.

-

Como director de ventas, este egresado de la Universidad Anáhuac, de 32 años, ha tenido que diseñar nuevas estrategias para enfrentar las cambiantes condiciones del mercado de las frutas tropicales. Ciclones, precios inestables, problemas políticos en Chiapas y multinacionales poderosas han sido los dolores de cabeza cotidianos de Navafruit.

-

Hace tres meses, el precio de la caja de plátano en el país se desplomó del promedio de $60 a sólo $30 pesos. Pero la mayor crisis se dio hace siete años, cuando el grupo buscó una mayor diversidad de productos y dejó el nombre de Bananava. Empezó entonces a producir y distribuir otras frutas tropicales.

-

Por esas fechas, el grupo producía un promedio semanal de 130,000 cajas de plátano. Hace cinco años, la producción cayó al nivel que ahora tiene, de 70,000 cajas semanales.

-

Navafruit exporta 15,000 cajas de plátano, pero sólo 10% en forma directa. El resto lo hace mediante contratos con las multinacionales Dole, Chiquita y Del Monte.

-

Para exportar se establecen los precios que regirán en el semestre, pero, como explica Rebuelta, si por alguna razón cae la cotización mundial del plátano, las multinacionales simplemente recortan el convenio y el excedente de producción se queda en el país.

-

Con tal de no quedarse con el producto, a veces “tienes que doblar las manitas”, dice Rebuelta.

-

Una solución sería exportar a la Unión Europa, pero esta estableció hace siete años cuotas máximas, que hacen incosteable el esfuerzo. En las pláticas entre México y Europa, los productores de plátano han demandado la desaparición de las cuotas. Según los cálculos de Rebuelta, eso permitiría exportar 140,000 toneladas al año, con un crecimiento anual de 5%.

-

Grupo Navafruit y otros productores tendrían otro mercado que les ofrecería una posición más favorable para negociar con las empresas estadounidenses.

Ahora ve
No te pierdas