Espíritus en escena

-

Cuando se habla de “la realidad”, pareciera que nada puede tomarse por seguro. Los distintos niveles de percepción, la superposición de planos y tiempos, la capacidad de ver y sentir más allá de lo que comúnmente permiten los sentidos pueden cambiar el mundo de un instante a otro. Ese es el tema de la última puesta de Héctor Mendoza, De la Naturaleza de los Espíritus, una obra en la que hombres de carne y hueso conviven con fantasmas. Lograr este efecto en escena no parece sencillo. Sin embargo, la visión dramática del autor –quien también dirige la obra– logra la total complicidad del espectador, para que este también “vea” esos espíritus etéreos que vagan por el escenario del Teatro El Granero.

-

Como sucede siempre en las piezas de Mendoza, el dramaturgo logra conjuntar un equipo de excelentes actores: Ana Ofelia Murguía, Hernán Mendoza, Esteban Soberanes y Gabriel Porrás. Todos ellos, capaces de entrar en la convención y crear una comedia de corte espiritista que vale la pena poner en la agenda del próximo fin de semana. Sobre todo si se tiene esa sensibilidad que hace sospechar que lo que vemos, lo que perciben cotidianamente nuestros sentidos, es sólo un pequeño atisbo de “toda” la realidad que nos circunda.

-

“Tal parece –señala el mismo Mendoza en el programa de mano– que estamos abandonando este siglo con la idea de que la realidad es algo mucho menos aprehensible que lo que habíamos querido suponer en el pasado.” En ese sentido, asegura el autor de De la Naturaleza…, “nuestro concepto de lo que es ‘realidad’ está a punto de sufrir un tremendo colapso y con ello toda la civilización que lo ha sustentado…”

Ahora ve
No te pierdas