Estación Bombardier

-
Adolfo Ortega

Hidalgo es como el París de los trenes y ferrocarriles. En Ciudad Sahagún, ubicada en el municipio de Tepeapulco, nacen los enormes carros que sirven para trasladar a millones de personas y grandes volúmenes de carga en México, Estados Unidos y Canadá. Un carro recién nacido pesa unas 25 toneladas, y por sus venas corren unos 18,000 metros de cables de diferentes calibres. Para cubrirles con el tradicional uniforme anaranjado, se requieren 300 litros de pintura.

- La cigüeña es una empresa llamada Bombardier Transportation México, una compañía canadiense que llegó a este lugar en 1992, luego de comprar al Gobierno de México la Constructora Nacional de Carros de Ferrocarril, firma fundada en este sitio cuatro décadas antes. Éste es el único lugar del país dedicado a construir carros de metro, trenes ligeros y suburbanos, carros de carga y locomotoras.

- Bendita entre los hombres. En el municipio de Tepeapulco hay 50,000 habitantes. De ellos, unos 2,000 son empleados en la planta de Bombardier. Pero en todo el mundo, esta división de la empresa canadiense emplea a 31,570 personas. Eso sí, en toda la planta de Ciudad Sahagún hay una sola mujer trabajando. Su nombre es Ana D. Cano, es ingeniera industrial y trabaja como supervisora en la nave de Célula de equipamiento de bogies.

- El blanco de todos. En la planta se tiene establecido un estatus técnico que se muestra a través de los colores que tienen los cascos y los uniformes. Uno de los tonos más cotizados es el blanco, que usan quienes pertenecen al departamento de pintura, uno de los más especializados de la planta y cuyos estándares de calidad son reconocidos a nivel internacional.

- El orgullo. Ciudad Sahagún huele a soldadura y suena a metal. De esta planta salió, en 1998, la primera locomotora en la historia que rodó en vías estadounidenses sin haber sido construida en Estados Unidos o Canadá. Pero su mayor orgullo es que ahí se han fabricado más de dos terceras partes de la flota de trenes del Sistema de Transporte Colectivo Metro, y del Siteur de Guadalajara. Este lugar también ha sido cuna de 80% de los trenes del Metrorrey, en la Sultana del Norte, y de la totalidad de los trolebuses capitalinos.

- En la actualidad. Se fabrican en esta planta de Bombardier 45 trenes de rodadura neumática, con nueve carros cada uno, que serán usados en la línea 2 del metro capitalino, que corre desde el Toreo de Cuatro Caminos, hasta Taxqueña. Entre enero y noviembre del año pasado, esta línea transportó a 264.6 millones de pasajeros, 1.45% más que en el mismo periodo del año anterior.

- Uno cada mes. El contrato de construcción de los trenes del Metro fue firmado en octubre de 2002 y concluirá a mediados de 2006. La oferta de Bombardier al gobierno capitalino ascendió a $428.5 millones dólares, cifra 2.3% menor a la propuesta de la francesa Alstom Transport. El primer tren se entregó en 2004 y desde entonces se ha tenido listo uno cada mes. Y es que traer carros de Metro y ferrocarril a este mundo es un buen negocio. El último año fiscal, Bombardier Transportation vendió $7,600 millones de dólares, y tenía compromisos de fabricación y mantenimiento firmados por un valor de $21,300 millones de dólares.

- Transporte de lujo. ¿Quién puede presumir que se transporta diariamente en un vehículo que costó casi $10 millones de dólares? En México, pueden hacerlo más de 4 millones de personas diariamente, pues cada tren de nueve carros (como los que hoy está construyendo Bombardier en Ciudad Sahagún) cuesta en promedio $9.5 millones de dólares. Cada carro, que cuentan con más de 5,000 partes unidas por 800 kilos de soldadura, tienen un costo unitario un poco mayor al millón de dólares.

- Gran viaje. En septiembre de 1969, el primer tren del metro capitalino recorrió sus primeros 12 kilómetros al pasar las 14 estaciones que se encuentran entre Zaragoza y Chapultepec. En los primeros once meses del año pasado, el metro capitalino recorrió en sus 2,637 carros de tren, el equivalente a la mitad de la distancia que existe entre Mercurio y el Sol. Si quiere una referencia más cercana, piense en darle 892 vueltas a la Tierra por el Ecuador, algo así como 35.7 millones de kilómetros.

- Grandes socios. En esta planta también se fabrican los carros de carga TTX. Hasta diciembre pasado, Bombardier era parte de este negocio a través de Gunderson Concarril, pero vendió su participación a Greenbrier por $10 millones de dólares por considerar que esta actividad no era parte de su negocio principal. Este acuerdo tuvo su origen en 1998, y era un joint venture entre Bombardier Transportation y The Greenbrier Company. Juntos habían fabricado carros para las principales líneas de carga de Estados Unidos y Canadá y México. “Los empleados de la planta de Ciudad Sahagún se beneficiarán de esta venta a Greenbrier porque continuarán haciendo este trabajo bajo un acuerdo de servicios firmado entre ambas empresas”, dijo entonces William Spurr, presidente de Bombardier Transportation en la región de América del Norte. Por ello, además de la fabricación de las locomotoras y de los trenes ligeros para Minneapolis, de los proyectos de fabricación de partes, subensambles para proyectos de transporte masivos de Bombardier en Canadá y Estados Unidos, la canadiense puede presumir de ser una empresa Nafta.

- Un mundo en movimiento. El número de personas que viajaron en el Metro de la Ciudad de México entre enero y noviembre del año pasado (1,321.5 millones), es superior a la totalidad de la población de China (1,294.6 millones).

Newsletter
Ahora ve
Reino Unido descarta cambios en el nivel de alerta antiterrorista
No te pierdas