Eulalio Ferrer <br>(1921) <br>Publicidad

Santander, mi cuna España, mi natura México, mi ventura

Nadie debe esperar que vuelvan a nacer hombres como Eulalio Ferrer. Nadie que repita la hazaña de convertir los sufrimientos de la juventud en el motor de una vida amorosa, fructífera y libertaria. Porque hay que decirlo desde el principio, para quienes no conocen la verdadera historia de este legendario publicista y literato santanderino, mexicano y universal. A los 18 años, un mozo entusiasta de las Juventudes Socialistas de la República Española, Eulalio Ferrer estuvo encerrado, entre alambradas, no en uno sino en tres campos de concentración. ¿Qué podía esperar, abandonado a las fuerzas más tenebrosas de la iniquidad, junto con su padre, su madre y sus hermanas? No mucho: casi seguramente la muerte y, contra toda esperanza, la libertad y el exilio.

-

Ésta es la historia, como él mismo gusta escribirla. Eulalio Ferrer nace en Santander el 26 de febrero de 1921. Al estallar la guerra civil, en julio de 1936, se incorpora voluntario a las Milicias Republicanas y es secretario del -Comisariado General de Guerra de Santander. De este puerto huye a Francia en agosto de 1937, para atravesar luego la frontera catalana e incorporarse al Ejército -Republicano, donde obtiene, a los 17 años, el grado de capitán. Sus puntos de destino son el cuartel “Carlos Marx”, en Barcelona; la 226 Brigada Mixta en el Ejército del Ebro, Arenys del Mar y el Castillo de Figueras.

-

Forma parte del éxodo español a Francia y permanece del 7 de febrero al 6 de diciembre de 1939 en los campos de concentración de Argelés-sur-mer, Barcarés y Saint-Cyprien. Del 8 de diciembre de 1939 al 20 de mayo de l940 forma parte de la Compañía 167 de Trabajos Forzados, con destino en el macizo central de Francia. Logra embarcar hacia América el 15 de junio, en los momentos en que el ejército francés se rinde a los alemanes. Los 600 refugiados españoles abordan, en Burdeos, el barco “Cuba”. Será la última expedición con destino a Santo Domingo. Rechazada en esta isla, la nave llega a México el 26 de julio de 1940.

-

México lindo y querido
-
¿Podía un joven de 19 años emprender una vida nueva bajo estas terribles circunstancias? ¿Habría todavía fuerzas suficientes en alguien que pasó la adolescencia cargando un fusil y perdiendo la batalla contra la ignominia? Sí las había, y todavía las hay. Ferrer no se detuvo a regocijarse con la libertad tan duramente conquistada y en 1941 ya se dedicaba al periodismo en la ciudad de México, donde fundó la revista -Mercurio.

-

Es el inicio de su guerra personal: palabras contra alambradas. Cuatro años después dio el cambio fundamental en su vida: dejó el periodismo por la publicidad y a los pocos años ya era el director de -Anuncios Modernos, una de las primeras agencias de publicidad de América. El mismo 1947, la chispa literaria vuelve a anidar en su corazón, y no sólo compra la revista dominical -Claridades, sino que invita a colaborar en ella a otros eminentes y combativos exiliados españoles, como los poetas Rafael Alberti y León Felipe, el músico Rodolfo Halffter y los intelectuales Ramón Xirau, Guillermo de Torre y Antonio Robles. Finalmente, después de adoptar la ciudadanía mexicana, Ferrer funda, en 1960, lo que con los años se convertiría en piedra angular de la comunicación en México: Publicidad Ferrer, que ahora tiene filiales en Guadalajara, Monterrey, Hermosillo, Los Angeles y Madrid.

-

De esta organización salieron muchas de las mejores ideas publicitarias de los últimos años, y sus anuncios y comerciales han sido festejados y premiados en todos los foros. Todavía más, Ferrer se dio tiempo para ser uno de los más entusiastas promotores de los nuevos medios electrónicos y de su mágica galera creativa salieron famosos programas como -Así es mi tierra, Noches tapatías, Charlas mexicanas, Encuentro y otros.

-

De estos años data su trato y su amistad con prominentes figuras del arte y la cultura, quienes lo beneficiaron durante años con enorme afecto y respeto. La lista es interminable y apantalladora, y reúne las voces disímbolas de Lola Beltrán y José Alfredo Jiménez, José Vasconcelos y Salvador Novo, Álvaro Mutis y Carlos Fuentes, Marshall Mc Luhan, Abraham Moles y Umberto Eco.

-

La mezcla de artistas e intelectuales no es casual; uno de sus amigos la ha definido en este tenor: “Ferrer es más literato que publicitario, más intelectual que empresario”. Aparte de un extraordinario creativo y comunicólogo, don Eulalio es autor de más de 20 libros y decenas de conferencias y ponencias sobre el tema de la comunicación, el lenguaje y la literatura. No sólo es un hombre de ideas comerciales exitosas, sino un pensador profundo y dedicado que comparte, con otros eminentes intelectuales, la pasión por la lengua del Quijote. Ferrer es miembro fundador de la Asociación de Escritores Mexicanos, miembro de la International Society for General Semantics y del Instituto Mexicano de Cultura. También es miembro correspondiente hispanoamericano de la Real Academia Española, de la Academia Norteamericana de la Lengua Española y de la Academia Mexicana. La enumeración de sus títulos honoríficos, menciones y reconocimientos ocupa la mitad de su -curriculum vitae, que se extiende a lo largo de una docena de cuartillas.

-

Comunicólogo integral
-
Si alguien debiera escoger, entre toda su extensa obra profesional, una faceta que representara cabalmente su aporte al mundo de la publicidad y las comunicaciones, habría que considerar seriamente su tesis de la comunicología, presentada en 1973 durante la Primera Conferencia Internacional Especializada sobre Periodismo Educativo. Ahí, Ferrer anunció que la agencia de publicidad sería reemplazada por la agencia de comunicación, un nuevo tipo de organización que superaría el agotamiento operativo de la primera y avanzaría con el desarrollo de los medios masivos y cualificados de la comunicación. La idea fue avalada por la realidad y por sus colegas en todo el mundo. A su propuesta, la Real Academia Española incorporó el término comunicología en el Diccionario de la Lengua Española, edición de 1992. También fue respaldada por la creación de Comunicología Aplicada de México, una institución de estudios de -postgrado, y por la aparición de la revista Cuadernos de Comunicación.

-

Toda esta labor no le impidió dedicar otros esfuerzos en beneficio de la cultura de los pueblos de México y España, a los que ama en forma entrañable. De su iniciativa es el Museo Iconográfico del Quijote, único en el mundo, donado como testimonio de gratitud en nombre de los españoles expatriados. La colección, que se puede visitar en la ciudad de Guanajuato, incluye 750 pinturas, litografías y esculturas, entre ellas obras de Pedro Coronel, Francisco A. de Icaza, Alfredo Zalce y Jesús -Chucho Reyes. Por estas y otras actividades, Ferrer ha sido nombrado “embajador universal de la causa cervantina”.

-

Al maestro don Eulalio seguramente le disgustaría que se hiciera demasiada pompa de su vida y de su obra, y su conocida modestia se ofendería con una exagerada salva de aplausos, testimonios y alabanzas. Quienquiera que desee conocer más a fondo a este hombre de ideas, haría bien en buscar dos de sus mayores creaciones literarias, una de juventud y otra de madurez. -Entre alambradas, publicado en 1987 con prólogo de Fernando Benítez, es el diario que Ferrer escribió durante su encierro en los campos de concentración franceses y cuya versión original se negó a corregir. Es el testimonio vivo y desgarrador de un adolescente amenazado por la miseria y la muerte. -De la lucha de clases a la lucha de frases, corregido y ampliado en 1995, es una de sus mayores contribuciones para entender el mundo de la publicidad y la comunicación.

-

Don Eulalio se casó en México en 1955 y tiene tres hijos, todos publicistas y comunicólogos. En 1993 se retiró de la vida profesional.

Ahora ve
En la última década, el trabajo desde casa aumentó 115% en todo el mundo
No te pierdas
ç
×