Fallas de imagen

Salinas Pliego dice que &#34sí se puede&#34... Pero los mercados cuestionan sus maneras
Lucía Pérez-Moreno

Nadie duda de la capacidad de Ricardo Salinas Pliego para agregar valor a sus negocios, aunque últimamente muchos analistas cuestionaron la manera en que obtiene recursos. Las críticas contra el magnate mexicano se recrudecieron en mayo de este año cuando, en un acto desesperado, decidió destinar recursos de TV Azteca a su nuevo negocio de telefonía inalámbrica, Unefon.

-

No hacía ni tres meses que el mismo Salinas Pliego había desmentido especulaciones en este sentido. Sin embargo, la falta de liquidez lo obligó a cambiar de opinión. A fin de no perder los $80 millones de dólares que había invertido en Unefon y  para asegurarse un lugar en las telecomunicaciones del futuro, embarcó en su aventura a TV Azteca. Salinas Pliego argumentó que no tuvo otra opción, pues la fecha que le dio el gobierno para terminar de pagar la concesión era “arbitraria”. Desde septiembre de 1998 había vencido el plazo que tenía para pagar los $360 millones de dólares que debía y, después de obtener dos prórrogas, el tiempo y el dinero se le agotó. Se volvió a aliar con los Saba –de quienes se había separado y no en términos muy amigables– y comprometió a la televisora, la cual tiene 20% de su capital en bolsa.

-

Los analistas lo acusaron de mandar señales equivocadas. “La persona que invirtió en TV Azteca metió su dinero en la televisión y no en las telecomunicaciones”, dice Rogelio Urrutia, analista de Valores Finamex. Rolando Calderón, analista del sector comercial de Santander Investment señala que a los inversionistas institucionales no les gusta que decidan por ellos y mucho menos a última hora. “Su decisión no estuvo dirigida a aumentar los múltiplos de TV Azteca, sino a conseguir dinero”, dice.

-

El descontento se reflejó en el precio de las acciones, tanto de TV Azteca como de Elektra. Calderón señala que si Salinas Pliego fue capaz de desviar recursos de TV Azteca, sin consultar a nadie, nada asegura que no lo hará con Elektra.

-

Unefon fue la gota que derramó el vaso. Las grandes corredurías y los bancos ya traían entre ceja y ceja a Salinas Pliego. A muchos no se les olvida que parte de la compra de TV Azteca y de Biper se hizo con recursos de Elektra.

-

Según se dice en los pasillos financieros, no sería raro que algunas instituciones no quisieran incluir en sus portafolios a estas empresas. Si bien todo el mundo considera que Unefon tiene grandes posibilidades, el hecho de haber mal informado al mercado le ha restado múltiplos a sus negocios.

-

Esta es una lección que hace tres años aprendió Comercial Mexicana, la cual se había comprometido a no contraer deuda y cuatro meses después emitió un bono para adquirir K-Mart. Inmediatamente, el engaño se reflejó en la caída de sus títulos en más de 50%. A la fecha  las acciones de Comerci (nombre de pizarra) siguen castigadas. Volver a levantar su reputación le está costando sangre a esta cadena comercial. En el caso de TV Azteca, una empresa fuertemente apalancada, sus títulos ya cayeron más de 70% en el último año y medio y este nuevo desaire al mercado bursátil no le augura nada bueno. El mercado financiero no olvida a quienes se pasan de la raya.

Newsletter
Ahora ve
La siguiente batalla de Donald Trump es la reforma fiscal
No te pierdas