Fantasía final

Ánima Estudios asegura que encontró un efecto especial que transforma la fantasía del séptimo ar
Victoria Ortega

Érase un mundo de fantasía donde los protagonistas miden sus fuerzas mágicas en un torneo. Entre los concursantes hay un gigante de no más de metro y medio, que simplemente no creció, un hada que ni alas tiene y un malvado mago llamado Trafalgar, que en realidad es un pequeño niño de gran cabeza que en el fondo lo único que desea es llamar la atención.

-

Y vaya que no sólo ellos están llamando la atención. También lo están haciendo sus creadores, pues mientras algunos estudiantes de cine, productores y actores se quejan de la barbarie foxista de disolver, liquidar, extinguir o fusionar el Instituto Mexicano de Cinematografía como parte de una propuesta formal del proyecto de presupuesto de egresos y la ley de ingresos para 2004, ellos ya encontraron una oportunidad de negocio en este nicho que, a ojos de todos, agoniza.

-

Desde niños, Fernando Pérez Gavilán y Fernando de Fuentes se paseaban por foros y locaciones mientras sus papás, de los mismos nombres, dirigían películas como Los caifanes o Por la puerta falsa, respectivamente. Vivieron con la magia del cine, pero al crecer siguieron rumbos más enfocados a los negocios y menos al séptimo arte.

-

Se reencontraron muchos años más tarde en el portal Alo.com, bajo las órdenes de Guillermo Cañedo White, y tras el cierre de esta punto com siguieron distintos caminos para volver a trabajar juntos, ahora en un proyecto propio denominado Ánima Estudios, en el que también participan como socios fundadores Federico Unda y José Carlos García de Letona. Así nació una empresa creadora de películas animadas en donde la ilusión de hacer cine se fundamenta en un esquema de negocio ordenado y, lo mejor, productivo, en el que Cañedo White funge como uno de los principales socios capitalistas.

-

No viven de ilusiones
¿Por qué emprender un proyecto de películas animadas en una industria decadente? ¿Por qué entrar en un mercado en donde los productores se quejan de recibir sólo 13% de cada peso que entra a taquilla, mientras en Estados Unidos alcanzan 65%?

-

Fundaron la compañía en septiembre de 2002 y el pasado 20 de noviembre estrenaron Magos y gigantes, su primer filme animado, dirigido por Andrés Couturier y Eduardo Sprowls. Durante el primer trimestre de 2004 lanzarán el segundo, debido a que planean exhibir en cartelera dos al año.

-

Parece un acto de magia o amor al arte, pero no es así. “Se trata de un esquema de negocio completamente distinto al del cine en México. Generalmente, lo que se gasta en realizar una película (entiéndase: pagar las locaciones, contratar a los artistas, maquillistas, camerinos, comida, rollos de película y demás) no se recupera en taquilla. Además, estamos acostumbrados a que las cintas de producción local se consumen primordialmente en el país, a excepción de contados casos de filmes que funcionan bien en otros mercados porque los productores se encargaron de hacerles ruido”, considera Fernando Pérez Gavilán, uno de los cuatro socios fundadores.

-

La razón por la que decidieron entrar al mercado de la animación en dos dimensiones (2d) es la resultante de, por un lado, evitar los costos de filmación, locación, actores, etcétera, y, por otro, de basarse en la experiencia propia. Así, conjuntaron a un equipo de personas con las habilidades y conocimientos necesarios para poder sacar adelante un proyecto de esta índole. “Tenemos al que sabe de tecnología digital, el que sabe de animación y producción, pero también a expertos en finanzas y comercialización. Porque a final de cuentas no se trata simplemente de hacer películas, esto se parece más a una fábrica y te lo puede decir Fernando [de Fuentes], que es ingeniero industrial”, agrega el directivo.

-

Tal cual, el esquema se funda en que detrás de una historia en pantalla existe un proceso industrial, dado que la metodología que se creó al inicio de la firma establece que no importa de qué película se trate, los 140 empleados de Ánima Estudios mantendrán el mismo ritmo de trabajo. Aquí no se contrata a la gente por proyecto, está en la nómina. “Nuestras películas deben tener el mismo proceso que cualquier producto de consumo. La compañía debe producir al costo, los filmes deben ser entretenidos, de alta calidad, bien comercializados, bien publicitados y bien distribuidos. Si cumplimos con eso vamos a funcionar”, explica De Fuentes.

-

De probadita en probadita
El segundo secreto que explica que esta empresa espere continuar en el mercado es su esquema de comercialización. “La animación es universal y lo que hicimos antes de concluir la cinta de Magos fue promocionarla”, cuenta De Fuentes.

-

Hace unos 18 meses, realizaron un pequeño piloto (de aproximadamente 10 minutos) y lograron agendar citas con algunas casas distribuidoras, como 20th Century Fox y Disney, por mencionar algunas, gracias a los contactos que tenían por sus padres. Éstas se interesaron en el proyecto y pidieron a los socios que realizaran otros 10 minutos para tener algo más sólido y así darse una idea del potencial de la iniciativa. Ánima Estudios cumplió y volvió a mostrar los avances, obteniendo los mismos resultados: más interés por parte de las distribuidoras que se quedaban picadas con la historia y querían ver más. “Cumplíamos lo que nos pedían al pie de la letra. Si querían 10 minutos más en una o dos semanas, trabajábamos el tiempo que fuera necesario para tenerlos listos. Queríamos firmar con una de las grandes porque desde que concebimos Magos ya nos habíamos fijado la meta de que no sería la primera película que lanzaríamos para después dejar pasar años antes de volver a estrenar otra. No veíamos a nuestro filme como un producto que debía tener toda la recuperación monetaria sólo del público mexicano, había que buscar mercados secundarios”, explica el entrevistado.

-

Justamente por los avances mostrados, 20th Century Fox fue la distribuidora que mejor contrato les propuso. “Al final del día tuvimos en la mesa una oferta del director general de Disney para distribuir video y los derechos de televisión en México, Centroamérica y el Caribe. Igual sucedió con Videocine y Warner. Aunque suene un poco arrogante, nos dimos el lujo de escoger distribuidor”, recuerda Pérez Gavilán. Aun así, la cinta se promovió poco y mal.

-

José Juan Hernández, director de 20th Century Fox, opina: “Se trata de un concepto completamente mexicano que nos gustó mucho y que es de un grupo de productores nuevos. Es una historia para niños. No es tercera dimensión y tampoco tiene la tecnología de La era del hielo, pero el proyecto es muy bueno.”

-

Todos los socios estaban conscientes de que no competirían con las películas del monstruo Disney; sin embargo, lo que sí podían hacer era copiar la receta: incluir cortos en las cintas infantiles que se estrenaron durante el verano pasado y mostrar carteles en las salas de exhibición, anunciarse en espectaculares en las principales avenidas de la capital, buscar grupos musicales de moda para que interpretaran el tema del filme (en este caso el dueto Ha-Ash, además de otros artistas como Óscar Shwebel, ex integrante de ov7, y Kabah , que también participan) y hacer una premier en grande. En esta ocasión, la cita fue en los Cinemark del Centro Nacional de las Artes, en donde las 12 salas del lugar quedaron abarrotadas. Para asegurarse la preferencia de los espectadores, Ánima Estudios ofreció un refrigerio, juegos infantiles en los jardines aledaños y animadoras.

-

La segunda parte de la estrategia la continuará 20th Century Fox con la distribución en cine, video, DVD y televisión para América Latina y España, incluyendo el doblaje al portugués para el público brasileño.

-

Los logros no terminan aquí. Los socios están en pláticas con televisoras –cuyos nombres no quisieron revelar– para distribuir video y DVD en Estados Unidos y Europa Occidental, al tiempo que también sería factible que la cinta hiciera su aparición en la televisión de Europa del Este.

-

“Estamos por definir muchos de estos contratos porque tomamos la decisión de no dejarnos deslumbrar por los alcances de Magos. La explotación del producto que planeamos con antelación debe ser ordenada y sistemática. Es decir, antes de vender los derechos de comercialización en la televisión debemos encontrar socios que estén dispuestos a invertir con nosotros para primero proyectarla en las salas de cine, después lanzar los videos y más tarde llevarla a la pantalla chica”, refiere Pérez Gavilán.

-

Siguiendo con el esquema de negocio al estilo Disney, también lograron firmar contratos con sellos como Pepsi, Lala, Hewlett-Packard y Jumex para promocionar a los héroes de la película. “Tienen diversas estructuras. En ocasiones nos pagan por estampar los personajes en sus productos; en otras, si la marca tiene gran penetración en el mercado infantil, no cobramos. O bien, destinan parte de una pauta publicitaria para darle impulso a la cinta. En fin, varía mucho, pero no tenemos ningún problema porque somos una compañía pequeña, dinámica y con capacidad muy rápida de toma de decisiones, lo que nos permite ajustarnos a aquello que sentimos va a maximizar el valor de los socios”, reitera Pérez Gavilán.

-

Sin embargo, al cierre de esta edición los personajes de la película todavía no aparecían en ninguno de los productos de dichas compañías.

-

Para Disney, para Pixar, para todos
Antes de ingresar al mercado, los directivos hicieron estudios de mercadeo con el fin de conocer la situación. Sabían de sobra que en México existen unos 15 millones de espectadores y que, de acuerdo con AC Nielsen –en un estudio encargado por la Cámara Nacional de Cinematografía (Canacine)–, en 1990 se produjeron 98 películas nacionales; en 2002 la cifra se desplomó a 14, de las cuales ninguna es infantil y mucho menos animada. En cambio, las pantallas cinematográficas han aumentado de 1,842 en 1997 a 2,823 en 2002.

-

De inicio nunca fue su intención competir con el imperio de los sueños llamado Disney, que inició este negocio hace 80 años, maneja presupuestos equivalentes al PIB de países pequeños y que hoy ha diversificado sus opciones en caricaturas, tiras animadas, parques de diversiones, hoteles, canal de televisión, tiendas con artículos referentes a todos los personajes de sus cintas, etcétera. Tampoco pretendían compararse con Pixar o Dreamworks.

-

Más allá de la competencia, detectaron la escasa oferta de cintas para niños. Estiman que de aproximadamente 300 películas se estrenan al año para adolescentes y adultos, sólo se exhiben entre 10 y 14 para los pequeños. La demanda potencial es altísima, si se toma en cuenta el tamaño de la población infantil en México, la estacionalidad de los filmes –que coinciden con las épocas de vacaciones de verano y de navidad, primordialmente– y las pocas opciones que hay en cartelera.

-

Por ello, De Fuentes piensa que el nicho es lo suficientemente grande como para buscar y tomar un pedazo que está desatendido la mayor parte del año. Todo esto sin tomar en cuenta que los sondeos que efectuaron los llevaron a una conclusión interesante sobre el público al que se dirigen: a los exhibidores les gustan las películas para niños por el alto consumo en dulcerías.

-

“Además, tenemos estadísticas que reflejan que el año pasado en México la entrada promedio de películas animadas fue del doble de la entrada promedio a cintas para adultos, lo cual quiere decir que la gente va dos veces más a ver filmes animados. La verdad es que nuestra visión es atacar el mercado internacional una vez que hayamos agotado las posibilidades en el nacional, así tendremos mayores probabilidades de generar más ingresos con el público mexicano realizando cintas para el sector infantil que para el adulto”, asevera el directivo.

-

La prueba de fuego
Los socios se niegan a hablar del capital invertido para la creación de Ánima Estudios y la realización de Magos, su primer filme, que tuvo buena aceptación del público mexicano y de los expertos del séptimo arte.

-

Rafael Aviña, crítico de cine, escribió en el periódico Reforma: “Si nos remontamos al año de 1937, cuando el equipo creativo de Walt Disney concibe para la pantalla el primer largometraje de dibujos animados, Blanca Nieves y los siete enanos, el cine de animación en México se encuentra en pañales con apenas cinco largometrajes y cuya primera experiencia data de 1974, con Los tres reyes magos (de Adolfo Torres Portillo y Fernando Ruiz). Magos y gigantes evita los localismos de rigor y propone una historia atemporal, en la que caben divertidas anacronías como esos caballeros-guaruras que en lugar de walkies-talkies usan botes con hilo, así como los valores universales de amistad, esfuerzo y toma de decisión que no necesita de pases o artefactos mágicos para lograrlo. No tiene la infraestructura de superproducciones en 3d, como las cintas de Pixar o Dreamworks, pero el resultado final es bastante digno y entretenido, además de contar con una banda sonora que incluye temas de Ha-Ash, Benny Ibarra y Kabah”, (Reforma, 21 de noviembre 2003).

-

De acuerdo con cifras de 20th Century Fox, el filme logró una taquilla acumulada de $5.3 millones de pesos del 20 al 23 de noviembre. Al 30 del mismo mes sumaba cerca de $7.4 millones, con 280 copias y aproximadamente 245,000 espectadores. Al 14 de diciembre alcanzó $8.2 millones de pesos.

-

Magos seguirá en cartelera para la época navideña, porque es el tipo de películas que se necesita en la temporada. Esperamos títulos como El gato, que es un clásico en Estados Unidos y es de los creadores de El Grinch. Sin embargo, no le fue muy bien con los estadounidenses, recibió críticas muy severas. Otro de los estrenos esperados es Tierra de osos, que tampoco tuvo la fortuna que esperaba, pero considero que el público mexicano la recibirá mejor porque se trata de una historia familiar. Magos es una cinta bien hecha, que gusta porque la animación es de buena calidad y está bien realizada”, considera Víctor Sánchez, director de Mercadotecnia en Cinemark.

-

José Juan Hernández, de 20th Century Fox, destaca que este fue el primer paso y que a todos los productos de Ánima les dará el lanzamiento de una película grande. “No pretendemos que compita con Disney, pero bien puede ubicarse en un segundo lugar. Disney es una marca posicionada y cuando la gente llega a la taquilla no dice: ‘quiero ver su más reciente película’. Simplemente la ubican por nombre. Eso es lo que queremos con Magos.”

-

Para darle una dimensión al éxito de la cinta, El planeta del tesoro, con 450 pantallas, abrió con $5.3 millones de pesos de ingresos en el primer fin de semana, en tanto que Rugrats en París, con 240 pantallas, obtuvo $4.9 millones de pesos y Las chicas superpoderosas se llevaron $5.5 millones en 312 pantallas. Todas estas producciones requirieron de una inversión próxima a $40 millones de dólares.

-

El final feliz: la rentabilidad
¿Cuánto destinó Ánima Estudios para que los directores Andrés Couturier y Eduardo Sprowls llevaran su sueño a la realidad? La cifra es uno de los secretos mejor guardados por los socios, posiblemente porque sea tan ridícula que temen revelar el secreto a otros inversionistas que copien su esquema y les hagan competencia o porque la cifra fue tan exorbitante para el tipo de proyecto que prefieren guardar silencio y cruzar los dedos, esperando obtener parte del dinero involucrado en otros mercados o en la segunda cinta, que ya está en producción.

-

Lo cierto es que la firma no gasta en locaciones, actores, maquillistas, etcétera. Sin embargo, tiene un estudio con una infraestructura de aproximadamente 100 máquinas –entre PCS y Macintosh, cuyo precio podría oscilar entre $40,00 y $49,000 pesos cada una, dependiendo de sus características–, programas especiales de cómputo para realizar la animación en 2d (que aunque no fueron revelados por la compañía podrían ser algunos productos de Discreet Logic, o el After Effects, de Adobe, cuyo precio llega hasta $999 dólares), gastos en capacitación (un curso básico para aprender a diseñar y animar objetos en 2d tiene un precio cercano a $250 dólares por alumno), unas 70 personas en nómina y otras tantas externas.

-

Aunque muchos de estos bienes, como los programas y las computadoras, se reutilizarán para la realización de las siguientes películas, la compañía requirió la intervención de nueve socios capitalistas, representados por una persona. “Trabajamos con una asamblea de ocho personas y muchos de los socios son familiares y amigos. De entrada, nosotros fondeamos la primera parte de la construcción del estudio y durante el proceso fuimos a levantar dinero. A nuestros socios les vendimos un proyecto en donde la inversión se iba a dar en diferentes pasos. A cambio ellos obtendrían una serie de objetivos claros y concretos. Estas metas se cumplieron y estamos por cerrar la segunda ronda de capital con el mismo grupo, ninguno se quedó fuera”, reveló Pérez Gavilán días antes del estreno de Magos. El friends and family es ya el mejor esquema de inversión en un país donde los bancos sólo prestan al gobierno.

-

Si tanto se habla de un esquema de negocio viable, entonces ¿cuándo va a ser rentable Ánima Estudios? “La primera película tendrá utilidades contables en el primer trimestre del año que entra. Como también aumentaremos las inversiones en la calidad de las próximas cintas, entonces el dinero que obtengamos en 2004 lo vamos a reinvertir. Es decir, el monto de las que vamos a estar produciendo será superior al flujo que va a ingresar por la explotación. Pensamos que en 2005 el flujo de efectivo que ingrese será superior al que se gaste, lo que no necesariamente es equivalente a tener una utilidad contable, porque desde 2004 la obtendremos. Al final de cuentas somos amantes del flujo de efectivo, nada más”, explica Pérez Gavilán.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

La segunda parte de esta historia no tardará en llegar, aunque esta vez no se trate de una superproducción estadounidense, sino de una pequeña empresa que tiene el ojo puesto en seguir creciendo y que hoy no descarta la posibilidad de ser poderosa, de invadir nuevos mercados y hasta de estrenar una película en la pantalla grande de Estados Unidos. ¿Qué tan magos pueden ser para lograrlo?

Ahora ve
Las palabras de Hugo Chávez que parecen criticar la Venezuela de hoy
No te pierdas
×