Filatelia: Invertir en dólares

-
Violeta Sánchez

Yo no podría decir si la afición por la filatelia es innata, si se adquiere, o es ambas cosas. Desde los 12 años empecé a guardar timbres, pero un día doné mi pequeña colección y dejé este hobby por mucho tiempo... Hasta que hace unos 20 años, en una tarde de Navidad, mientras me platicaba sobre sus compañeros de guerra, mi suegro me enseñó cerca de 200 cartas con timbres de España. Esto volvió a despertar mi interés filatélico."

-

Quien habla es Alfonso Tena García, ingeniero de profesión y ganador de tres medallas de oro en exposiciones mundiales de filatelia. Claro que para llegar a ese punto tuvo que pasar del rango de coleccionista al de filatelista. Pues una cosa es guardar toda  suerte de timbres, y otra es estudiar la materia e invertir tiempo y dinero en el conocimiento y la adquisición de las estampillas.

-

¿Una actividad devaluada? Para Tena García, resulta lamentable que en el país no existan más de 1,000 filatelistas serios en total, mientras que en Estados Unidos se calcula que hay dos millones. "Eso explica la diferencia en precio del timbre. Una pieza única de México quizá pueda valer $10,000 dólares, pero una pieza única en Estados Unidos a lo mejor llega a costar $100,000 dólares, pues tiene más demanda."

-

Un elemento que hace de la filatelia nacional una de las más interesantes es que en México, durante el siglo XIX, se ideó un sistema para evitar el robo del sello de correos. El timbre viajaba desde la capital a 56 distritos y siete subdistritos postales, aunque no adquiría valor sino hasta después de ser sobre marcado en el distrito con caracteres especiales. Así, existe una gran variedad de ejemplares, gracias a la diversidad de sobre marcas y caracteres.

-

Para quien quiera iniciarse como filatelista, se le recomienda empezar con el timbre del país de residencia; no adquirir piezas demasiado caras en un principio; y eso sí, comprar el timbre mejor conservado aunque no sea el más bajo en precio, pues siempre será el que, con el tiempo, suba más su costo. "Además, la filatelia es un hobby que está muy bien organizado. La Asociación Mexicana de Filatelia está abierta para todos los interesados y también hay una buena cantidad de catálogos que ayudan a identificar exactamente cualquier pieza."

-

Sin embargo, no hay que olvidar que para comprar bien se necesita saber de la rareza y la autenticidad. Así, es conveniente comprar con el "certificado de garantía" que expiden instituciones como la Royal Philatelie Society de Londres o, para el timbre mexicano, la Mexico Elinhurst Philatelie Society International (MEPSI), establecida en Chicago. Asimismo, obviamente se evitará desprender la estampilla del sobre que la porte pues ¿qué tiene más historia: el timbre solo o con su sobre?

-

Como dato histórico es necesario mencionar que fueron los ingleses quienes inventaron el sello postal y para ello emitieron por vez primera el famoso penny black, el 1o de mayo de 1840, que llevaba la efigie de la reina Victoria. A partir de esta fecha se extendió el uso del timbre por todo el mundo. Brasil fue el primer país en América Latina que usó los sellos postales. En México, la historia postal comenzó el primer día de agosto de 1856, con una estampilla que portaba la efigie de Miguel Hidalgo.

-

Timbres sin usar. Entre las anécdotas que brinda este pasatiempo, se puede contar la siguiente. En 1864, cuando Benito Juárez huía de los franceses, se imprimió la segunda emisión de timbres. El Benemérito de las Américas encargó los primeros timbres perforados de México. Pero como iba huyendo y buena parte del territorio estaba en poder del invasor, el presidente Juárez no pudo escribir muchas cartas, de suerte que tales piezas son muy abundantes y, como nunca fueron usadas, carecen de marca de distrito. Por lo mismo, aun siendo tan antiguas, valen poco. No así el llamado Peso Negro, una de cuyas piezas llegó a venderse en $100,000 dólares.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Tena García considera que en el mundo filatélico se recupera lo invertido en dólares, más un interés semejante al que pagan los bancos estadounidenses por certificados de depósito. “Como negocio, no es espectacular, aunque eso sí, muy seguro. Sin embargo, antes que la recuperación del dinero prevalecen otras ventajas, como el poder dedicarse a la filatelia en casa; el adquirir muchos conocimientos a través del estudio de la historia postal; el tener amistades en todo el mundo; y sobre todo, la sensación que provoca el sumergirse en el universo del timbre, sensación sólo equiparable, a la que produce presenciar una ópera o la ejecución de una sinfonía."

Ahora ve
Autoridades hallan fosa clandestina en las afueras de Tijuana
No te pierdas
×