Fin de año: entre alianzas y rumores

-
Maricarmen Cortés

Lejos de convertirse en el trimestre de la recuperación, los últimos tres meses de 1995 están resultando de pesadilla. Las expectativas de reactivación económica se pospusieron para el primer trimestre de 1996. El peso se devaluó 19%, al pasar la segunda semana de noviembre de N$6.30 nuevos pesos por dólar -su valor en septiembre- a N$8.40. Por su parte, el alza en las tasas de interés hizo inviable a corto plazo cualquier proyecto de inversión.

-

Ante la inestabilidad que reina en los mercados financieros, las autoridades no se quedaron cruzadas de brazos. Promovieron la firma de cuatro acuerdos entre los sectores productivos, que aunque ahora se les denomina alianzas, son una versión más del primer pacto económico, firmado en 1987.

-

Estos acuerdos son un vehículo idóneo para solucionar problemas económicos, mediante la concertación de obreros, campesinos, empresarios y gobierno. A pesar de que cada vez hay más críticos de la firma de pactos, porque sus logros son menos espectaculares y se cuestiona la representatividad de los sectores.

-

La inestabilidad obligó a adelantar para mediados de octubre la firma del primer acuerdo. Bajo el nombre de Alianza para la Recuperación Económica (ARE), ya tuvo su primer logro, al reconocer que la recuperación económica se impulsará con estímulos fiscales.

-

En la firma del segundo pacto -la Alianza para el Campo- participaron prácticamente todas las secretarías de Estado que integran el gabinete económico, diversos organismos empresariales y productores agropecuarios. Su objetivo será estimular la inversión, la capacitación y la tecnología para modernizar los procesos de producción. Además, aumentar la independencia agrícola del país y, desde luego, elevar el nivel de vida de los campesinos con pocos ingresos.

-

El tercero -Alianza del Sector Salud- fue suscrito por obreros, patrones y gobierno para transformar a fondo el IMSS y el sistema de pensiones. Entre sus 30 acciones resaltará, sin lugar a dudas, la individualización del seguro para pensionados. Sus fondos y las cuentas de retiro ya no serán manejados por el IMSS, sino por sociedades de inversión que se convertirán en el principal motor del ahorro interno.

-

El cuarto convenio se quedó en propósito. El nunca nacido Fondo de Estabilización del Mercado Cambiario, con el apoyo de gobierno, banqueros y las principales empresas exportadoras del país, iba a buscar hacer frente a los ataques especulativos contra el peso con aportaciones mixtas de hasta $5,000 millones de dólares.

-

La caída del peso frente al dólar, el desplome de las cotizaciones bursátiles y las presiones en el mercado de dinero, se registran en mercados muy débiles en cuanto a su volumen de operación y muy vulnerables ante cualquier tipo de rumores. Incluso los más inverosímiles, como sucedió el viernes 3 de noviembre, cuando la agencia Dow Jones difundió el rumor sobre un golpe de Estado en México.

-

Las alianzas que se firmaron no forman sólo una serie de buenos propósitos, sino que serán en verdad un apoyo importante para la recuperación económica. El pacto económico de 1987 fue todo un éxito porque logró frenar de forma efectiva una inflación que había alcanzado el escandaloso nivel de 160%. Sin embargo, también es evidente que el principal obstáculo hoy día para que estos acuerdos tengan éxito, es la falta de credibilidad. Si los rumorólogos tienen eco es justo porque no hay confianza.

-

Desafortunadamente, la confianza se pierde muy rápido y cuesta mucho tiempo recuperarla. Y sólo se recuperará con hechos concretos y buenas noticias que demuestren que ya inició la ansiada recuperación.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

La autora es licenciada en Periodismo especializada en temas financieros. Actualmente es columnista del diario -Excélsior.

Ahora ve
Donald Trump despide a Steve Bannon, su estratega en jefe
No te pierdas
×