Fondos: el negocio que todos quieren

Una compañía sueca llega a México por una tajada del apetitoso mercado de las sociedades de inver
Guillermo García Espinosa

Los suecos están decididos a tomar un pedazo del mercado de servicios financieros en México. Skandia, una emblemática compañía nórdica con siglo y medio de vida, ya plantó sus banderas en Polanco y San Ángel para atraer una parte de los $30,000 millones de pesos de ahorradores mexicanos que cada año aumentan la estadística sobre nuevas cuentas en sociedades de inversión.

- Con la experiencia adquirida en Chile y Colombia –donde lleva 50 años de operación–, la firma inició un plan para expandir en el país sus Investor’s House (casas del inversionista) en Monterrey, en abril, y en Guadalajara a fines de 2004. Su propósito: llegar a las familias dispuestas a ahorrar desde $1,500 pesos, pero que carecen de suficiente capital para entrar en casas de Bolsa y reciben bajos rendimientos en los pagarés bancarios.

- “En este país no hacen faltan productos. Se necesitan personas o instituciones capaces de llegar a la clase media para darle consejo y orientación sobre cómo hacer una inversión y cumplir con una meta”, dice Marten Andersson, director general de Skandia México.

- Desde 2001, la Ley de Sociedades de Inversión permite las opciones individuales de ahorro, que incluyen los fondos de deuda y de capital. Operadoras y distribuidoras de fondos son las encargadas de captar ese dinero.

Ahora ve
No te pierdas