Foro Económico Mundial. Sin aplausos pa

Inquietud e incertidumbre fueron la tónica de los países participantes en el último Foro Económi
Mariela Reynaud

En la reunión 1995 del World Economic Forum (WEF) se apagaron los aplausos para México. De "estrella de los países en vías de desarrollo", en 1994, se convirtió en el ejemplo de lo que no se debe hacer. De hecho, las naciones que acudieron a este foro en busca de inversiones, dejaron perfectamente sentado que no les sucedería lo mismo que al "país que confió en los capitales de corto plazo".

- El Foro Económico de Davos, en Suiza, reúne anualmente a unos 900 lideres del mundo. Los hombres que deciden en materia de política y negocios se sientan a debatir sobre el devenir del planeta, sobre sus prioridades y problemas.

- Este año, el tema general fue: "¿Cómo administrar la nueva etapa de bonanza que llega  para el mundo desarrollado y cómo compartirá éste los beneficios con el bloque en subdesarrollo?"

- La inauguración corrió a cargo del secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, Boutros Ghali, quien hablo sobre los riesgos de la globalización, "que de todas formas ya era irreversible". Conminó a los países del primer mundo -aquellos que dejaron atrás la recesión- a compartir experiencias con las naciones en vías de desarrollo. Dijo también que este era el año de la democracia para el mundo: "Urge que ésta se diversifique, que eche raíces en todas las naciones, sin importar el régimen político que las sustente".

- En el ámbito concerniente a México, sin embargo, las cosas se perfilaron mucho más complejas y menos filosóficas.

- Esquivando golpes
Un año atrás, en 1994, la economía mexicana se mantenía con notas sobresalientes ante los ojos del mundo, y el Foro Económico Mundial así lo reconoció.

- Entonces, el representante de México en el WEF fue el ex presidente Salinas de Gortari, quien se ocupó de convencer al auditorio -a un mes de haber estallado el conflicto armado del Ejército Zapatista de Liberación Nacional- de que el país seguía fuerte: “Chiapas es una entidad pobre habitada por campesinos cafetaleros inconformes", sostuvo. Muchos cuestionaron su falta de sensibilidad sobre el trasfondo del conflicto. Pese a ello, convenció.

- Este año, la delegación mexicana fue pequeña. Junto al secretario de Comercio, Herminio Blanco, quien la comandaba, asistieron el director general de Fonatur, Jacques Rogozinsky y el gobernador de Aguascalientes, Otto Granados Roldán. Entre el equipo de empresarios mexicanos estuvieron presentes, entre otros, Claudio X. González, Ricardo Guajardo Touché, Ernesto Rubio del Cueto y Carlos Eduardo Represas.

- Los mensajes de Herminio Blanco fueron contradictorios. En sus participaciones oficiales y ante la prensa extranjera, aseguró que desconocía el futuro de las líneas de apoyo por $40,000 millones de dólares que entonces negociaba México con Estados Unidos. En momentos en que él jaloneo con el Congreso estadounidense estaba a punto de ebullición, Blanco sostuvo que "no especularía", y no hizo comentarios sobre el grado de avance en la obtención de los recursos.

- Se negó a responder si el gobierno zedillista tenia alternativas adicionales al paquete de garantías. En definitiva, el discurso del gobierno mexicano versó sobre la capacidad del país para seguir adelante: "Somos un país con grandes perspectivas ya que los indicadores macroeconómicos siguen presentando resultados favorables", apuntó el secretario. Reconoció que estaba claro que en México hubo errores de cálculo, tanto en la forma de estructurar la deuda de corto plazo, como la evolución de la cuenta corriente: "Creo que debimos hacer otra cosa, sin embargo, tenemos un programa económico de emergencia que es congruente con lo que podemos lograr, y tenemos también el respaldo del Fondo Monetario Internacional. La crisis de México es un incentivo, un acicate para hacer mejor las cosas en el futuro".

- Apremios
El lunes 31 de enero las cosas se habían complicado mucho mis para México. En la primera plana del diario The Herald Tribune, la nota principal destacaba: "Desesperado por ayuda, México al borde de la suspensión de pagos". En sus notas, la publicación ya dejaba por sentado que el Congreso estadounidense rechazaría el paquete de ayuda financiera a México por $40,000 millones de dólares y apuntaba también que las reservas internacionales sumaban sólo $2,000 millones de Dólares.

- Inversionistas y funcionarios de los diferentes bloques económicos preguntaban constantemente a los escasos miembros de la delegación mexicana si eran o no ciertas estas afirmaciones. El Banco de México guardó silencio. La Secretaría de Hacienda, por su parte, aseguró que muy pronto se daría a conocer nuevamente el nivel que tenían los activos del banco central en el exterior.

- En Davos comenzó a circular la palabra menos oportuna: moratoria. Por primera vez, durante la reunión, empezó a hablarse también de que los países ricos resultaría tan afectados como América Latina si México no era capaz de resolver su crisis en el corto plazo.

- George Soros, presidente de Soros Fund Managment y uno de los financieros internacionales más prestigiados y poderosos, aseguró: “Estamos en el umbral de una crisis financiera mundial que podría asemejarse a la registrada en 1929". Ese día, el tipo de cambio en México alcanzó una paridad de N$6.2 nuevos pesos por dólar.

- Currency board: un salvavidas
Las presiones hacia México se dejaban sentir por todos los frentes. Domingo Cavallo y Steve Hanke, ministro de Economía de Argentina y asesor económico de dicho gobierno, respectivamente, manifestaron la conveniencia de crear en México un currency board.

- La traducción de este concepto no queda clara aún. Para algunos debe llamarse Consejo de Compensación, para otros Consejo Monetario, y en Argentina le llaman Caja de Compensaciones. En pocas palabras, es una organización que sustituye al banco central y tiene por objeto respaldar con dólares cada peso (o la moneda del país de que se trate) que es emitido para circular en la economía.

- Hanke sostuvo que todos los bancos centrales, incluso los de países industrializados, se dedican a "imprimir billetes" cuando sus gobiernos así lo requieren. Monitorear la evolución de las políticas monetarias es la función de los "chicos del Fondo Monetario Internacional", según el funcionario pero, opinó, esto es poco práctico.

- "Cuando vemos crisis como la que atraviesa México no resta más que pensar y expresar que los bancos centrales de los países en desarrollo no son capaces de promover la estabilidad de sus monedas, por lo tanto, deben ser reemplazados por un currency board", señaló. Resaltó que el mecanismo no es novedoso y que operó en muchas naciones durante los 40 y comenzó a eliminarse en la década de los 50 por presiones absurdas del Fondo Monetario Internacional".

- Algunos currency board sobreviven, como el de Hong Kong. Aunque el gobierno mexicano no ha planteado ninguna posición concreta al respecto, funcionarios del Banco de México y la Secretaría de Hacienda han expresado extraoficialmente que es un "mecanismo totalmente inviable para México. Según ellos, seria adquirir nuevas amarras con el dólar, más de las que ya existen; seria regresar al patrón de oro de los tiempos de Bretton Woods, "que ya probó que no es la mejor opción para el mundo".

- Estabilidad: la clave
En el foro, Ricardo Guajardo Touché, director general de Grupo Financiero Bancomer, sintetizó con sencillez la prioridad de México a partir de 1995: "La única forma de promover en adelante las inversiones nacionales y extranjeras en México es la estabilidad; convencer de que, tras los apoyos financieros, no habrá nuevas sorpresas".

- Consideró que México no afronta un problema de agotamiento del modelo económico y que, las prioridades de la administración de Ernesto Zedillo deben centrarse en lo económico, pero no pueden dejar de lado lo político y lo social; según él, es la única forma de generar un nuevo circulo virtuoso que se traduzca en capitales y en confianza.

- Para los bancos, apuntó, esta coyuntura sería el momento ideal para poner en marcha el proyecto -detenido por el Banco de México- de bursatilización de carteras hipotecarias, ya que seria una forma eficaz de dotar de liquidez al sistema financiero y de ampliar el margen de maniobra de instituciones de crédito y clientela.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

- Al referirse al momento que vive México, Guajardo aseguró que si bien el panorama no es sencillo, "siempre que concluye una crisis observamos que las cosas no eran tan complejas como las observábamos". Sostuvo que los problemas actuales del país son más manejables que los de 1982. "Entonces verdaderamente no era posible pagar la deuda y frenar la crisis. Hoy se vive un resbalón derivado de falta de planeación en los vencimientos de los Tesobonos."

- Así, en un clima de desconfianza, en Davos se apagaron los aplausos para México, pero se abrieron también oportunidades para acicatear la competitividad.

Ahora ve
Periodista hispana vivió en carne propia la intolerancia de integrante del KKK
No te pierdas
×