¡Fuego!

-
Andrés Piedragil Gálvez

En la imagen de portada de la edición número 355 de Expansión (con fecha 8 de diciembre de 1982), los editores manifestaron claramente su preocupación por la situación del país. La nación se estaba incendiando. El sexenio de Miguel de la Madrid Hurtado (Presidente de la república de 1982 a 1988), arrancaba con pocas señales que convocaran al optimismo: devaluación de la moneda nacional, balanza comercial terriblemente desequilibrada, deuda externa cada vez más asfixiante, precios del petróleo a la baja y empresarios muy enfadados con el gobierno por la nacionalización de la banca.

-

¿Cómo salir de semejante atolladero (que la edición de noviembre de 1982 de la revista Fortune calificó como “la locura mexicana”)? En términos de política económica, las sugerencias que escuchaba el sucesor de López Portillo apuntaban, fundamentalmente, en dos direcciones: “consolidar un crecimiento con inflación” o “fijar un desarrollo dentro de los confines de la estabilidad”.

-

A poco más de dos décadas de distancia, el país quizá no esté en llamas. Aunque los resultados de la administración de Vicente Fox están lejos de complacer plenamente a todos los actores sociales, no se puede dejar de reconocer que la economía nacional mantiene un sutil nivel de estabilidad.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Pero sería absurdo negar la existencia de varias columnas de humo. De hecho, la falta de voluntad política para sacar adelante las reformas propuestas por el Ejecutivo representa un peligro de incendio que nadie debería ignorar. Las chispas de la intransigencia y la irresponsabilidad bastarían para alimentar una fogata que no necesitamos.

Ahora ve
Así luce la ciudad siria de Raqqa: libre de ISIS, pero en ruinas
No te pierdas
×