Fuga de la productividad. <br>Complement

En breve, el país será testigo de la &#34fuga de la productividad&#34: la necesidad de los empresa

Las empresas mexicanas se enfrentan hoy a una competencia feroz a causa del Tratado de Libre Comercio suscrito con Estados Unidos y Canadá. Tienen necesidad imperiosa de ampliar sus líneas de producción, comprar maquinaria y promover su área de ventas.

-

Sin embargo, se encuentran en una gran desventaja, porque las condiciones del crédito que existen en Norteamérica son muy diferentes a las mexicanas. Gracias a la crisis, en México las compañías obtienen créditos cercanos a 80% de interés anual, mientras sus competidores encuentran financiamiento en aquellas naciones hasta por menos de 10%.

-

Para resolver este problema, los empresarios mexicanos buscan en la actualidad una solución natural: financiarse en los países de origen de sus competidores. Sin embargo, esto es extremadamente difícil: las instituciones de crédito extranjeras se niegan a asumir lo que llaman el "riesgo México".

-

El riesgo México. Este riesgo no existe en los países de los potenciales prestamistas, ni en ningún otro en donde la carga de la deuda externa no es tan onerosa como en México. Este país es un problema para las instituciones de crédito porque tiene una economía inestable. Una reserva extraordinaria de capital es necesaria para protegerse del riesgo que esto representa. Por eso se niegan a asumirlo.

-

Según Michael Christian y Carlos Angulo, asesores de la sucursal en San Diego de Baker & McKenzie, las instituciones de crédito anulan el "riesgo México" o lo transfieren a un tercero, mediante tres esquemas de financiamiento:

-

1.- El depósito en la institución de crédito de la cantidad que se pide como préstamo.

-

2.- La búsqueda de un socio extranjero que compre acciones de la compañía mexicana -("alianza estratégica"), o la aceptación de un joint-venture, en el que el socio mexicano se haga totalmente responsable de los créditos que se otorgan.

-

3.- La apertura de una filial de la compañía mexicana en el extranjero y el manejo de los préstamos a través suyo.

-

El primer esquema anula el riesgo. La empresa recibe el dinero y deposita una suma igual en la cuenta de la institución. Al final, cubre además intereses, gastos y comisiones.

-

Este mecanismo, sin embargo, es inútil la más de las veces. Si una compañía puede autofinanciarse, no necesita pagar a un intermediario. El esquema sólo es atractivo cuando la compañía busca deducir los impuestos al gasto financiero y al valor agregado (IVA). También si quiere pagar 15% por el dinero que recibe en vez de 35%, en caso de que la institución de crédito esté registrada en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

-

Los dos últimos esquemas buscan transferir el riesgo a un tercero, ya sea un accionista, afiliado o alguien que tenga interés en asegurar que la firma pagará.

-

Parámetros legales. La forma legal que asume el financiamiento de las empresas mexicanas en el extranjero también hace difícil conseguir un crédito. Se trata de firmar dos contratos simultáneos.

-

En el contrato principal se establece el pago en una moneda fuerte u otras -securities, como papeles de deuda del gobierno mexicano. El contrato accesorio especifica los bienes que serán garantía del crédito, como maquinaria, inmuebles y acciones. Además, exige avales y fianzas, y también que el tercero asuma por escrito el "riesgo México" y de manera incondicional la obligación de pagar en caso de insolvencia del beneficiario.

-

Una vez que la fuente de pagos está controlada, el tercero se asegura de que la compañía mexicana haga buen uso del dinero prestado. En caso de incumplimiento del beneficiario, tiene derecho de actuar sobre sus bienes y protegerse con una afianzadora para cubrir incluso -lo sacts of God and force majeure (actos de Dios y de fuerza mayor).

-

Los contratos se hacen en dos columnas (inglés y español), bajo las leyes del país de origen de la institución de crédito.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

-

Si logra hacer todo esto, para financiarse una compañía tiene como únicas opciones ceder el control de la empresa a un extranjero o establecer el control de ésta en el exterior y pedir el préstamo a través suyo. Es decir que los empresarios mexicanos hoy en día tienen que venderse al extranjero o volverse extranjeros para competir a nivel internacional. Por eso, en breve el país será testigo de la "fuga de la productividad", un complemento a la "fuga de cerebros".

Ahora ve
Tiroteo en hospital de Guatemala deja seis muertos
No te pierdas
×