Garibaldi. Noche de copas

-

¿Recuerda usted que en el centro de la Ciudad de México, a unos metros del Palacio de Bellas Artes, se encuentra la plaza de Garibaldi? ¿Hace cuánto que no va? No disimule, a usted también le gustan los mariachis.

-

Claro que para escuchar música no es necesario salir de casa. Una simple llamada telefónica le puede resolver la serenata. Pero nada como un tequila en el Tenampa después de un paseíto por la plaza… aunque sólo sea para observar el espectáculo: parejas de enamorados, amantes desengañados, extranjeros desafinados intentando seguir las melodías, y un largo etcétera.

-

Si lo que le preocupa es la inseguridad, aunque no anda del todo perdido, sepa que hay forma de evitarla. Para su auto, Garibaldi le ofrece un estacionamiento propio que está a la altura de los mejores. Y a donde vaya, compruebe la cuenta con la lista de precios... no sería raro que le cobrasen unas copitas de más. Pero no se desanime: el folklore y la música compensan de sobra, y si no se convence, el tequila hará el resto.

-

Newsletter
Ahora ve
Mario Molina está en contra de las políticas ambientales de Trump
No te pierdas