Gases versus verdes

Las empresas de gas natural de la frontera podrán cabildear dentro del Congreso y grupos de presió
David Shields

Nació el Grupo Fronterizo de Asuntos de Energía (Border Energy Issues Group, BEIG), un nuevo organismo binacional Estados Unidos-México que coordinará la política energética y resolverá controversias en algunos de los 12 proyectos de electricidad y gas natural en la línea divisoria entre California y Baja California.

- Las polémicas no son pocas. Greenpeace y otras organizaciones ecologistas acusan a empresas como Sempra Energy, InterGen y Marathon de ubicar sus proyectos energéticos del lado mexicano de la frontera, donde la normatividad ambiental es menos estricta. Eso, a pesar de que tendrán impactos en la calidad del aire, agua y el uso de tierras en ambos países.

- Las compañías argumentan que sus centrales eléctricas y plantas de importación de gas natural licuado (GNL) tendrán beneficios en las dos naciones, en una región que comparte recursos energéticos importados, sobre todo, gas natural. Marathon, ChevronTexaco y Sempra-Shell tienen proyectos que totalizan inversiones por $2,000 millones de dólares para traer GNL desde Indonesia o Perú hasta terminales de regasificación en Tijuana o Ensenada, con el fin de abastecer a la unión americana y a México.

- El caso más contencioso es el de la central eléctrica perteneciente a InterGen, en Mexicali, que implicó $700 millones de dólares de inversión para dotarla con la capacidad de generar 1,065 megawatts. Aunque cumple con todos los requisitos ambientales de México y los recomendados por el Banco Mundial, senadores de California amenazaron con legislar para cortar el suministro de gas a plantas en México o frenar exportaciones de electricidad a Estados Unidos, si en las instalaciones mexicanas no se incorporan nuevos dispositivos anticontaminantes.

- El Grupo Fronterizo está integrado por autoridades locales, empresarios y académicos de los dos lados de la línea divisoria. “Podría llegar a ser una institución binacional con un estatus legal reconocido por ambos países”, dice Alan Sweedler, presidente de la Oficina Regional de Energía de San Diego. Eso será casi un requisito para lograr un desarrollo armónico en uno de los puntos de crecimiento más dinámicos del hemisferio.

Ahora ve
La historia de Coca-Cola Zero llegó a su fin
No te pierdas
×